jueves, 9 de noviembre de 2017

Pan de Especias



De un tiempo a esta parte en la tv están poniendo un programa francés: "Las recetas de Julie", donde se va descubriendo la geografía gala y sus recetas más tradicionales, ya he tomado nota de unas cuantas. Entre ellas está este pan de especias, es una dulce que siempre me ha encantado, con su humedad característica y su sabor especiado, aunque tengo que decir que esta vez sólo le he puesto anís molido como hacían ellos.

Es típico de la zona de Dijon y Reims, allí suelen usar harina de trigo o de centeno, de ahí también que se oscure su color.

Pan de Especias

Ingredientes
  • 250 gr. de harina de trigo
  • 150 ml. de leche
  • 150 gr. de miel
  • 60 gr. de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 cucharita de las de café (rasa) de anís en grano molido
  • 1 y ½ cucharita de las de café de bicarbonato sódico
Elaboración

En un bol se echan la harina, el azúcar, el anís (ya molido) y el bicarbonato, con una cuchara se mezclan bien estos ingredientes.

Por otro lado se calienta la miel con la leche, que se entibie, se añade a la mezcla anterior con una espátula, cuando esté integrado introducimos el huevo batido.

Ya están todos los ingredientes, recordar que a esta receta lo tradicional es añadirle canela y jengibre molido, cardamomo y nuez moscada, éstos habría que integrarlo al principio, cuando añadimos el anís molido.

Se vierte en el recipiente de “Plum Cake” para que le de esa forma de pan, primero hemos colocado un papel vegetal.

Se lleva al horno, precalentado a 200ºC, con calor arriba y abajo y se cuece al menos durante 40 minutos, podéis pincharlo como si de un bizcocho se tratara para averiguar si está hecho por dentro.

Se deja enfriar fuera del molde, sobre una rejilla y por último se corta en rebanadas, con mantequilla para el desayuno está espectacular. 

 

jueves, 2 de noviembre de 2017

Ponche Segoviano


 
Este postre es muy típico de la provincia de Segovia y principalmente de su capital de mismo nombre, parece ser que fue en 1926 cuando se empezó a comercializar de la mano de un confitero llamado Frutos Martín.

Según algunas fuentes dicen que el propio Rey Alfonso XIII era un gran fan de este postre y fomentó que lo presentaran en la Exposición Universal de Barcelona del año 1929, donde obtuvo la medalla de oro.

Raro es pasear por Segovia y no ver en los espcarates de sus pastelerías tan famoso dulce.
Decir que su elaboración es complicada y larga, yo lo realicé en dos días consecutivos para hacerlo con tranquilidad.

Ponche Segoviano

Ingredientes
Para el bizcocho
  • 250 gr. de harina
  • 10 huevos
  • 80 gr. de azúcar
Para la crema de huevo
  • 750 ml. de leche
  • 75 gr. de azúcar
  • 15 gr. de maicena
  • 4 yemas de huevo
  • Extracto de vainilla
  • Canela molida
Para el almíbar
  • 150 gr. de azúcar
  • 150 ml. de agua
  • 50 ml. de anís dulce
Para el mazapán
  • 125 gr. de almendra molida
  • 75 gr. de azúcar glass
  • Ralladura de un limón
  • 40 gr. de patata cocida

Elaboración

Primer día, vamos a preparar el bizcocho, la crema, el mazapán y el almíbar. Primero el bizcocho: batimos todas las yemas y 7 claras con el azúcar y la harina, por otro lado montamos las tres claras restantes y cuando estén a punto de nieve las incorporamos al resto de la mezcla. Se coloca en la plancha del horno con papel vegetal y se cuece a 180ºC con calor arriba y abajo durante 10-12 minutos. Se reserva.

Vamos con la crema: se vierte en un cazo toda la leche menos un vaso, donde se disuelve la maicena, junto con el resto de leche ponemos el azúcar, la vainilla, la canela y las yemas batidas. Antes de que rompa a hervir vertemos la maicena y sin parar remover dejamos que se cauje. Reservamos.

Por último vamos con el mazapán, se cuece una patata y se deja enfriar, se toman los gramos que se necesitan y se mezclan con el azúcar, la ralladura de limón y la almendra molida. Se trabaja con las manos y cuando están todos los ingredientes integrados se tapa con papel film y se lleva a la nevera hasta el día siguiente.

El almíbar: en una cacerola se colocan todos los ingredientes y sin remover se deja cocer unos 7-10 minutos, se deja enfriar.

Ahora vamos con el montaje del ponche.

La plancha de bizcocho se corta en tres trozos alargados de igual tamaño, para poder hacer los pisos de la tarta. Con un pincel vamos empapando todas las capas con el almíbar, este paso es muy importante, que queden bien mojadas las capas del bizcocho para que luego nos resulte jugoso.
En la bandeja de presentación colocamos la primera capa de bizcocho, repartimos la mitad de la crema y colocamos otra capa, repetimos el paso de la crema y cerramos el ponche con la última parte del bizcocho.

Ahora le toca el turno al mazapán; entre dos papeles vegetales o papel transparente vamos a estirar con un rodillo y crear una fina lámina de mazapán que va a cubrir todo el ponche, si se os rompe, podéis ir haciendo la cobertura a poquitos y con los dedos difuminar las uniones. Así puede resultar más fácil.
Ya solo queda cubrir con azúcar glass la parte de arriba del ponche y con un quemador hacerle el dibujo. Como en casa nos gusta lo tostadito de la cobertura, opté por quemar toda la superficie y luego hacer las líneas con más azúcar glass.

Ya está hecho el ponche segoviano, guardar en la nevera. Cuando vayamos a tomarlo lo sacamos 30 minutos antes.

 


jueves, 28 de septiembre de 2017

Tarta de soda y manzana

 

Estamos comenzando la temporada de manzanas y resulta una delicia decantarse por el sabor de las tartas que podemos hacer con ellas.

Hay tantas variedades como clases de manzana, dicen por ahí que hay más de 7500 varidades, vamos algo más de 20 años probando una diferente cada día. Espero que os sintais atraídos por esta receta de creación propia.

Tarta de soda y manzana
Ingredientes
Para el relleno
  • 1 kg. manzanas golden de tamaño medio-grande
  • 200 gr. de mantequilla
  • 170 gr. de azúcar moreno
  • 63 ml. zumo de limón
Para la masa
  • 350-400 gr de harina
  • 4 huevos y 1 clara
  • 7 gr. de bicarbonato sódico (soda)
  • 5 gr. de canela molida
  • 1 pizca de sal
Para la cobertura
  • 1 yema
  • Azúcar moreno
Elaboración
En una cacerola grande se derrite la mantequilla y cuendo esté disuelta se echan las manzanas ya peladas, descorazonadas y finamente partidas.
Se rehogan durante 10 minutos y después se añade el azúcar y el zumo de limón. Se sigue removiendo al fuego al menos otros 10 minutos más. Ya tenemos el relleno, enfriar.

Para la masa, vertermos en una fuente la harina, yo mezclé harina normal e integral, pero podéis hacerlo como queráis. Se añade la sal y el bicarbonato, se remueve y por último se añaden los huevos batidos. Si está muy pegajosa la masa, tenéis que añadir más harina, por eso no preciso la cantidad exacta.

Se divide por la mitad y con un rodilo se estira la masa dándola la forma del recipiente elegido. Se coloca sobre papel vegetal.

Una vez preparada la base se vierte todo el relleno y se pone encima la otra plancha de masa.

Con un pincel se barniza la superficie con la yema de huevo batida y se espolvorea azúcar al gusto.

El horno debe estar precalentado a 210ºC con calor arriba y abajo, debe cocerse durante 35 minutos.

Transcurrido ese tiempo ya sólo queda dejarla enfriar para degustarla al máximo.



jueves, 21 de septiembre de 2017

Mermelada de zanahoria y naranja







Dentro de las mermeladas caseras que he degustado a lo largo de mi vida, la mermelada de naranja y zanahoria, junto con la mermelada de moras de zarza, son las que más aprecio y a las que más recuerdos tengo enlazados.

Siempre recordaré a mi madre preparando tarros de esta fabulosa receta y después saboreándola en tostadas para desayunar.

Su color muy otoñal y natural, sin colorantes y su sabor es dulce pero con un punto cítrico, también podéis añadirle especias como clavo, cardamomo o anís estrellado; por si queréis añadir un punto más exótico.

Os animo a preparar esta sencilla receta para los desayunos de esta estación.

Mermelada de zanahoria y naranja

Ingredientes

  • 1 kilo de zanahorias
  • 1 naranja grande
  • 500 gr. de azúcar (la receta original marca 1 kg)

Elaboración

Se lavan bien, raspando la piel con un estropajo, las zanahorias y la naranja (con su cáscara), se cortan en trozos pequeños y se colocan en una cacerola  grande y con tapa para evitar salpicaduras. Se añade 500 ml. de agua, tal vez haya que incorporar algo más durante el proceso; también ponemos el azúcar.

Debe estar cociendo por lo menos una hora, removiendo de vez en cuando; controlando que haya líquido para que no se queme.

Se tritura con la batidora y se coloca en los tarros donde se vaya a guardar, dejamos enfriar y a la nevera.

Suelo conservarla en tarros pequeños y así congelo una parte y luego más adelante disfruto de ella.