jueves, 27 de julio de 2017

Bizcocho de manzana y chocolate blanco





Última receta de la temporada antes de las vacaciones y rompiendo promesa de no encender el horno, jejejeje como el domingo refrescó y tenía estos ingredientes a punto, no pude más que sucumbir a la idea de un buen bizcocho de aspecto rústico pero muy esponjoso.

Veis que no lleva en la mezcla ni azúcar ni mantequilla/aceite, la idea era suplir estos ingredientes con la presencia del chocolate blanco, ya que es muy mantecoso y bien dulce.

Bizcocho de manzana y chocolate blanco

Ingredientes

  • 250 gr. de manzana verde
  • 2 claras
  • 2 huevos
  • 225 gr. de chocolate blanco
  • 100 ml. de leche
  • 1 sobre de levadura (9.5 gr. aprox)
  • ½ cucharita de las de café de bicarbonato sódico
  • 250 gr. de harina
  • Azúcar para decorar la superficie

Elaboración

Lo primero de todo es lavar, descorazonar y rallar la manzana, yo opté por dejarle la cáscara, pero para gustos los colores.

Ponemos a derretir el chocolate con la leche y cuando esté completamente ligado introducimos las yemas, la harina y las levaduras, se hará una masa espesa.

Montamos las claras a punto de nieve e incorporamos a la mezcla anterior, integrando no removiendo.

Vertemos sobre el molde elegido, con su papel de vegetal. Espolvoreamos azúcar por la superficie y llevamos al horno precalentado a 250ºC con calor arriba y abajo, cuando lo introduzcamos dejamos sólo el calor abajo y lo tenemos unos 30-45 minutos, pinchar con un cuchillo para comprobar que está en su punto.

Listo para degustar.

 


jueves, 20 de julio de 2017

Fartons caseros








El Farton o Fartó en valenciano es un bollo que se elabora principalmente para acompañar a la famosa horchata valencia, bebida veraniega que os presenté la semana pasada como receta casera.

La casa Polo fue quien en los años 60 lo popularizó y empezó a comercializarlo, además en los años 90 hicieron una versión hojaldrada, pero vamos la clásica receta es de bollería fermentada y con aceite girasol en vez de mantequilla o aceite de oliva.

Fartons caseros
 
Ingredientes

  • 500 gr. harina de fuerza
  • 75 gr. azúcar
  • 100 ml. aceite girasol
  • 100 ml. agua
  • 40 gr. levadura fresca
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal

Para la cobertura

  • 75 ml. agua
  • 100 gr. azúcar
  • Azúcar glass

Elaboración 

Batimos los huevos con el azúcar y el aceite de girasol, bien mezclado; después se incorpora el agua templada con la levadura ya disuelta, seguimos batiendo. Se incorpora la harina y ya con las manos se trabaja al menos unos 7-10 minutos para conseguir una textura elástica. 

Dejamos reposar 40 minutos bajo un paño tapado, pasado ese tiempo se extrae el aire y se toman porciones de unos 70 gramos, en mi caso los quería gorditos, si los queréis más crujientes basta con hacer los fartons de menos peso. Con cuidado se les da la forma, este paso fue más complicado de lo que yo creía, pero no fue imposible.

Los volvemos a tapar y que reposen otros 40 minutos. Ahora con el horno precalentado los tenemos unos 10 minutos con calor arriba y abajo a 180ºC, se tienen que dorar un poco.

Mientras hacemos el almíbar, en un cazo ponemos el azúcar y el agua, sin remover, que cueza unos 5 minutos, no queremos que espese en exceso.

Cuando los fartons ya han salido del horno con la ayuda de una brocha untamos el almíbar y espolvoreamos el azúcar glass que se necesite para cubrirlos.

Dejar enfriar y listos para degustar, toda una delicia, no sólo con horchata, con un cacao fresquito yo tampoco me resistiría.


 



jueves, 13 de julio de 2017

Horchata de chufas casera




 
La horchata de chufas es una bebida de lo más típica en España durante el periodo estival, al tomarse fría y ser muy reconstituyente la horchata es todo un clásico de terrazas y chiringuitos.

Las chufas son un pequeño tubérculo de tono marrón que se encuentran en las raíces de una planta llamada  juncia avellanada. 

Si buscamos un poco de historia, parece ser que ya en el antiguo Egipto se utilizaba la chufa dentro de la gastronomía del momento, en la antigua Persia y durante la invasión árabe en la península hay numerosos escritos sobre los beneficios de estos tubérculos, llegándolo a considerar bebida medicinal.  

Pero realmente hasta el 1792  no se tiene constancia de una receta de horchata de chufa escrita, fue de la mano de D. Joseph Quer. Parece ser que antes de esta fecha la horchata era de almendras, pero poco a poco fue tomando fama la de chufas por una simple razón: su precio, parece ser que 13 kilos de chufas equivalían a 1 kilo de almendras, el ser humano siempre ha buscado economizar.

Sobre sus propiedades decir que tiene grandes cualidades; sus componentes principales: carbohidratos, grasas (tipo ácido oleico Omega 9), fibra y proteínas. Ayuda en procesos digestivos tales como acidez, flatulencia, favorece la digestión y es prebiótico. Es astringente, contiene vitamina E y C. Además es una fuente natural de arginina, por ejemplo evita la desnutrición en enfermos.

Toda una receta para aprender a preparar en casa, recomendación a la hora de comprar la chufa, intentar que sea Valenciana, por lo general es de mejor calidad.

Horchata de chufas casera

Ingredientes


  • 500 gr. de chufas secas
  • 2 litros de agua mineral
  • 100-140 gr. de azúcar (la receta original contaba con más cantidad, pero en el Consejo regulador de denominación de origen de la chufa dice 100-150 gr. por litro, yo aun así pondría 90 gr.)

Elaboración 

El día anterior se lavan bien las chufas, con abundante agua fría hasta que el agua salga clara, se deja en remojo al menos 24 horas, para hidratarlas bien, las que floten después de este proceso, desecharlas. 

Se vuelven a lavar bien, es verdad que es una receta que requiere mucho gasto de agua, cuando el agua sale limpia se colocan en la batidora, poco a poco, con algo de agua mineral, se tritura hasta dejar una pasta blanca, finalmente se añade todo el agua mineral y se deja reposar en la nevera unas 2 o 3 horas.

Ahora tenemos que colar la leche de chufas, en un colador grande hay que poner una gasa o tela fina que nos ayude a no dejar pasar ninguna partícula de los tubérculos, poco a poco vamos prensando la gasa para extraer el máximo posible de líquido.

Ya tenemos la horchata, ahora sólo falta dejarlo en la nevera para que tome un buen punto de frío. Consumir en 2-3 días máximo para que no se eche a perder.

Por cierto, en Valencia es típico tomarla con Fartons, ¿Los veis en las fotos? Pues la semana que viene os traigo la receta para que lo toméis junto.


 







Fuente de información: valenciabonita.es

jueves, 6 de julio de 2017

Melocotones al vino tinto




  
Hace unos meses pasé un fin de semana en Zaragoza y en una de las cenas que tuvimos de postre nos pusieron melocotones al vino tinto, estaban deliciosos. Desde entonces me picó la curiosidad de realizarlos en casa. 

Es una receta sencilla, antigua, de toda la vida, cuando la fruta y la verdura era de temporada y sólo se tomaba en verano, en el caso de los melocotones; y entonces se tenían que inventar métodos de conserva: mermeladas, confituras, almíbares, desecación… la creatividad que nunca falte.

Normalmente en casa conocíamos esta receta con vino blanco, pero quería hacerlos tal y como los degusté en tierras aragonesas.

Ahora fresquitos como postre son una delicia, importante que tanto el vino como la fruta sea de buena calidad y sabor, para que aporte personalidad al postre.

Melocotones al vino tinto

Ingredientes

  • 1100 kg. de melocotones
  • 1 litro de vino tinto
  • 230 ml. de brandy
  • 150 gr. de azúcar
  • 1 rama de canela

Elaboración

Lavamos y pelamos los melocotones, intentando quitar la menor carne posible, el hueso se lo dejamos. En una cacerola grande colocamos los melocotones, el vino, el brandy, el azúcar y la rama de canela, vamos, todos los ingredientes.

Se pone a cocer a un fuego medio, unos 30-45 minutos, cuando veáis que los melocotones estén blandos se sacan en una fuente, mientras cocemos el vino otro ratito más, en mi caso fue 20 minutos, así conseguimos reducir el vino con los demás ingredientes, y además de eliminar el alcohol se espesa un poco la salsa.

Cuando todo esté frío se coloca en un tarro y a la nevera, para disfrutar de estas tardes veraniegas.