jueves, 14 de septiembre de 2017

Tarta de chocolate y crema de mantequilla





Estas son las típicas tartas que ves en una revista y te relames imaginándote cuan rica estará. Hacía tiempo que no elaboraba una así y además de chocolate, al final ves como poco a poco tus gustos van cambiando, pero hay que reconocer que estaba muy buena.

Deciros que el bizcocho lo he puesto bastante soso, para que haga contraste con la crema, ahí que cada uno rectifique las cantidades a su gusto.

Tarta de chocolate y crema de mantequilla

Ingredientes 
 
Para el bizcocho

  • 3 huevos
  • 90 gr. de azúcar
  • 40 gr. de chocolate en polvo
  • 30 ml. de café
  • 250 gr. de harina
  • 80 ml. de aceite suave
  • 250 ml. de leche
  • 10 gr. de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para la crema

  • 400 gr. de mantequilla
  • 150 gr de azúcar glass
  • 40 gr. de chocolate en polvo
  • 1 cucharada de brandy
  • 1 chorrito de leche

Elaboración 

Primero será hacer el bizcocho, si se puede hacer el día anterior, mejor, así podremos montar la tarta más comodamente.
Para el bizcocho tomamos los huevos y el azúcar, batimos con las varillas manuales, si usáis eléctricas cuidado que salpicarán mucho los ingredientes secos (harina y chocolate en polvo). Después añadimos el chocolate y seguimos removiendo, después el café, la leche, la vainilla y el aceite. Cuando estén todos integrados introducimos la harina, el bicarbonato y la sal.

Lo vertemos en una fuente o fuentes: para conseguir dos pisos y que el bizcocho se horneé a la vez, yo use la bandeja más grande que tengo y después la partí por la mitad, pero si tenéis dos recipientes iguales, también podéis usarlo.

El horno precalentado a 200ºC estará dentro unos 20 minutos, vais probando con la punta del cuchillo si está cocido. Cuando esté listo dejar enfriar hasta el día siguiente.

Para hacer la crema de mantequilla necesitamos que ésta esté a temperatura ambiente para poder batirla hasta conseguir textura de pomada. Con las varillas eléctricas la mezclamos con el azúcar glass, después se añade el chocolate, la leche y el brandy.

Montamos la tarta: en el recipiente de presentación colocamos la primera plancha de bizcocho, colocamos una capa de relleno y sobreponemos la otra plancha de bizcocho, ahora tenemos que cubrir los lados y la superficie de la tarta, con una espátula o una paleta vamos dándole la forma. Para decorar se puede usar virutas de chocolate.

Meter un ratito en la nevera para que acabé de tomar cuerpo la crema de mantequilla y listo, súper tarta de postre.


 

jueves, 7 de septiembre de 2017

Pan de soda irlandés



 
Con las pilas ya recargadas volvemos a la rutina, después de haber disfrutado de unos días de descanso y conocer un país increíble, no podía empezar de otra manera el curso repostero que trayendo una receta típica de allí: el pan de soda irlandés.

Dunfanaghy, Ireland
Además de unos paisajes alucinantes, donde se respira a la madre tierra, gente muy amable y cariñosa; hemos disfrutado de una gastronomía muy rica, mucho más natural y sin tanto aditivo como nos encontramos en nuestros supermercados. De hecho desde que hemos vuelto en casa no comemos pan del que habitualmente comíamos.

Lahinch beach, Ireland

Estos sólo son algunos de los ejemplos de los lugares que hemos conocido, ya sabemos que vamos a repetir, nos queda tanto que conocer y sobretodo volver a algunos lugares que nos han enamorado. Cada día me confirmo que viajar te abre la mente y el alma en todos los niveles, ya no sólo por conocer otros lugares, también por la cultura, gastronomía o simplemente la forma de hacer las cosas, por ejemplo el pan.


Cliff of Moher, Ireland
Llevábamos un tiempo sintiendo pesadez cada vez que comíamos algo de pan, ya fuera de barra, molde o más rústico. Los días que estuvimos en Irlanda comimos el pan de soda, que está hecho con bicarbonato sódico y para nosotros ha sido todo un descubrimiento. El sabor que da en la repostería y en este caso al pan, el bicarbonato sódico, es diferente a la levadura que habitualmente se usa para las elaboraciones, recuerda más a recetas antiguas.

Esta receta tomada de “Directo al paladar” nos ha caído del cielo, es muy rápida de hacer, en menos de una hora tienes uno o dos panes que te duran alrededor de 5 días, conservados en la nevera. No necesita tiempos de reposo  y en breve experimentaremos con otras harinas y con semillas. Allí es muy habitual encontrarlo con pasas.

La receta lleva “Buttermilk”, en España no es un producto fácil de encontrar, pero ya veréis qué fácil es hacerlo en casa.

Otra receta que en breve haré son los Scones, qué cosa tan rica!!!

Lo dicho ya estamos de vuelta con más ideas y ganas de seguir disfrutando de la vida en todos los sentidos.

Pan de soda irlandés

Ingredientes

  • 175 gr. harina de trigo
  • 155 gr. de harina de trigo integral
  • 5 gr. de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 260 ml de buttermilk

Para el Buttermilk

  • 250 ml de leche entera
  • 10 ml de zumo de limón

Elaboración

Lo primero de todo será preparar nuestro buttermilk casero, para ello en una jarra o vaso grande se coloca la leche y se le echa el zumo de limón, se remueve y tapado lo dejamos reposar 15 minutos.

Mientras en un bol grande colocamos todos los ingredientes secos y los removemos.

Transcurridos el tiempo vertemos el buttermilk y amasamos. Tiene la textura un poco pegajosa, de ahí que no dejéis muy lejos la harina, porque a lo mejor necesitáis un poco más, sobre todo para hacer la forma del pan y despegarlo de las manos, tiene que ser manejable pero con un punto pegajoso.

Lo colocáis en una fuente, nosotros elegimos una fuente alargada, tipo plumcake y lo forramos de papel de vegetal.

El horno tiene que estar precalentado, en mi caso lo cuezo 35 minutos con calor arriba y abajo a 200-210ºC, voy jugando con la temperatura.

Cuando ya los sacamos del horno los dejamos enfriar sobre una rejilla, fuera del molde, para que expulse el exceso de humedad.

Ya tenéis esta maravilla irlandesa para el desayuno, la merienda… o lo que gustéis.


 


jueves, 27 de julio de 2017

Bizcocho de manzana y chocolate blanco





Última receta de la temporada antes de las vacaciones y rompiendo promesa de no encender el horno, jejejeje como el domingo refrescó y tenía estos ingredientes a punto, no pude más que sucumbir a la idea de un buen bizcocho de aspecto rústico pero muy esponjoso.

Veis que no lleva en la mezcla ni azúcar ni mantequilla/aceite, la idea era suplir estos ingredientes con la presencia del chocolate blanco, ya que es muy mantecoso y bien dulce.

Bizcocho de manzana y chocolate blanco

Ingredientes

  • 250 gr. de manzana verde
  • 2 claras
  • 2 huevos
  • 225 gr. de chocolate blanco
  • 100 ml. de leche
  • 1 sobre de levadura (9.5 gr. aprox)
  • ½ cucharita de las de café de bicarbonato sódico
  • 250 gr. de harina
  • Azúcar para decorar la superficie

Elaboración

Lo primero de todo es lavar, descorazonar y rallar la manzana, yo opté por dejarle la cáscara, pero para gustos los colores.

Ponemos a derretir el chocolate con la leche y cuando esté completamente ligado introducimos las yemas, la harina y las levaduras, se hará una masa espesa.

Montamos las claras a punto de nieve e incorporamos a la mezcla anterior, integrando no removiendo.

Vertemos sobre el molde elegido, con su papel de vegetal. Espolvoreamos azúcar por la superficie y llevamos al horno precalentado a 250ºC con calor arriba y abajo, cuando lo introduzcamos dejamos sólo el calor abajo y lo tenemos unos 30-45 minutos, pinchar con un cuchillo para comprobar que está en su punto.

Listo para degustar.

 


jueves, 20 de julio de 2017

Fartons caseros








El Farton o Fartó en valenciano es un bollo que se elabora principalmente para acompañar a la famosa horchata valencia, bebida veraniega que os presenté la semana pasada como receta casera.

La casa Polo fue quien en los años 60 lo popularizó y empezó a comercializarlo, además en los años 90 hicieron una versión hojaldrada, pero vamos la clásica receta es de bollería fermentada y con aceite girasol en vez de mantequilla o aceite de oliva.

Fartons caseros
 
Ingredientes

  • 500 gr. harina de fuerza
  • 75 gr. azúcar
  • 100 ml. aceite girasol
  • 100 ml. agua
  • 40 gr. levadura fresca
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal

Para la cobertura

  • 75 ml. agua
  • 100 gr. azúcar
  • Azúcar glass

Elaboración 

Batimos los huevos con el azúcar y el aceite de girasol, bien mezclado; después se incorpora el agua templada con la levadura ya disuelta, seguimos batiendo. Se incorpora la harina y ya con las manos se trabaja al menos unos 7-10 minutos para conseguir una textura elástica. 

Dejamos reposar 40 minutos bajo un paño tapado, pasado ese tiempo se extrae el aire y se toman porciones de unos 70 gramos, en mi caso los quería gorditos, si los queréis más crujientes basta con hacer los fartons de menos peso. Con cuidado se les da la forma, este paso fue más complicado de lo que yo creía, pero no fue imposible.

Los volvemos a tapar y que reposen otros 40 minutos. Ahora con el horno precalentado los tenemos unos 10 minutos con calor arriba y abajo a 180ºC, se tienen que dorar un poco.

Mientras hacemos el almíbar, en un cazo ponemos el azúcar y el agua, sin remover, que cueza unos 5 minutos, no queremos que espese en exceso.

Cuando los fartons ya han salido del horno con la ayuda de una brocha untamos el almíbar y espolvoreamos el azúcar glass que se necesite para cubrirlos.

Dejar enfriar y listos para degustar, toda una delicia, no sólo con horchata, con un cacao fresquito yo tampoco me resistiría.