jueves, 31 de marzo de 2016

Tarta de Naranja y Limón





La entrada de hoy es un tanto especial, ¡Es la receta número 200 que publico en el blog!!!
Parece mentira que semana tras semana el contador va subiendo y poco a poco voy creando una pequeño recetario, que quien sabe si un día se convierta en un libro, que gran proyecto también ese.

No todos los días se celebra la publicación de un número tan redondo,  y para festejarlo os traigo una tarta muy cítrica. Si sois amantes del Lemon Curd, esta es vuestra tarta y encima acompañada de una pasta muy fina y que le da el toque perfecto.

Este tipo de tartas es mejor hacerlas el día de antes, para que el sabor se asiente y podáis disfrutar de todas sus partes.

Muchas gracias por estar ahí y disfrutar conmigo la repostería.

Tarta de Naranja y Limón

Para la masa

  • 500 gr. de harina
  • 90 gr. de azúcar
  • 250 gr. de mantequilla
  • 1 huevo
  • 1 yema
  • 20 ml. de leche
  • 15 ml. de nata líquida

Para el relleno

  • 80 gr. de mantequilla
  • 4 huevos
  • El zumo de ½  limón  pequeño
  • El zumo de 2 naranjas medianas
  • 150 gr. de azúcar

Elaboración

Para hacer la masa, mezclamos en un bol la harina  con el azúcar, después añadimos los huevos batidos, trabajamos la masa, seguido añadimos la leche y la nata y por último la mantequilla a medio derretir.  Se amasa  bien hasta conseguir una textura moldeable.
Se coloca dentro del recipiente donde se va a hornear, yo lo hice en un aro, pero es más recomendable en fuente por si se filtrará el relleno. Es probable que os sobre algo de masa que podéis congelar para otra ocasión.

Para el relleno, batimos los huevos con el azúcar, al menos durante un par de minutos para que blanqueen un poco, luego añadimos la mantequilla, su temperatura será del tiempo, que se pueda partir fácilmente con las varillas.

Se remueve bien, pero sabiendo que no se integrará del todo, no pasa nada, al calor del horno lo hará; ahora añadimos los zumos y removemos, tendrá un aspecto “cortado”, no os preocupéis es normal.

La masa se hornea al menos 10 minutos ella sola con unos garbanzos encima para evitar que se abombe y luego se vierte el preparado se cuece con calor arriba y abajo a  250ºC durante 30-40 minutos.

Se deja enfriar y se desmolda, ahora a por 200 recetas más!!!!


 



jueves, 24 de marzo de 2016

Bollos de Arcos



 

Buscando por la red una receta de Semana Santa y que no sean las más típicas encontré en varios blog que hablaban de unos roscos o bollos tradicional de Arcos de la Frontera, Cádiz. Por su aspecto tenía la sensación de bollo de pueblo y de sabor rústico, así que fueron los elegidos para este año. 

Su sabor no desilusiona, mojados en cacao o café están buenísimos, es verdad que a mí me salieron grandes, así que con un trozo tienes suficiente para la merienda. 

Bollos de Arcos
 
Ingredientes

  • 86 gr. de aceite de oliva
  • 3 gr. de sésamo
  • 8 gr. de anís en grano
  • 25 gr. de azúcar
  • 250 gr. de harina de fuerza
  • 100 ml. de agua
  • 15 gr. de levadura fresca
  • 3 gr. de canela molida
  • 1 pizca de sal
  • 3 gr. de anís en grano (extra)
  • Almendra fileteada
  • Azúcar

Elaboración

Se calienta el aceite con la primera cantidad citada de anís en grano y de sésamo, con calor a media potencia para así evitar que se quemen las semillas. Se deja enfriar y se cuela.

Se coloca en una fuente honda el aceite aromatizado, el azúcar, la harina, el agua, la levadura desmigada, la canela y la sal con las manos o la ayuda de la amasadora se trabaja hasta conseguir una masa suave, ya casi al final se añade las semillas extras. Mi masa se quedó bastante dura, de hecho tuve que añadirle un poco más de aceite y de agua, lo digo por si os ocurre lo mismo.

Se divide la masa en 4 o 5 partes iguales y se le dan forma de bola, se aplastan un poco y se hace un agujero en el medio. Se colocan sobre la bandeja del horno y el papel vegetal para que fermenten, al menos 3 horas, yo sólo las dejé 2 horas, pero cuanto más tiempo, mejor fermentación.

Se humedece el azúcar, como en el roscón y se espolvorea por encima, al igual que la almendra fileteada.

Al horno 12-14 minutos con calor arriba y abajo y a 200ºC de temperatura.
Dejar enfriar y disfrutar de ellos en la Semana Santa.


 


















Receta tomada del blog: Al calor del horno. Muchas gracias!!!

jueves, 17 de marzo de 2016

Ensaimada de Mallorca





Las primeras referencias que se conocen de este típico dulce balear son del siglo XVII. Dicen que la más típica no lleva relleno, pero a mí me encanta con cabello de ángel y así la he preparado.

Se cuenta extraoficialmente, que fue el general  Issam al-Khawlani, en el periodo de la invasión árabe de nuestra historia, quien introdujo este dulce en la isla y que su forma recuerda a los turbantes que ellos usaban. El nombre lo tomaría del término “saim”, que en árabe significa manteca, aunque yo creo que esto son más bien leyendas, ya que el Corán prohibe la ingesta de cerdo…
También dicen que había un dulce judío de la época llamado bulema y que se hacía con los mismos ingredientes, sólo cambiaban la manteca de cerdo por mantequilla hecha a base de leche de oveja.

La receta que yo he elaborado es de Xavier Barriga, de su libro "Bollería" la verdad es que tengo una relación amor/odio con este libro, jejejeje, todo lo que he hecho ha salido de lujo, riquísimo, pero hay que decir también que su elaboración ha llegado a ser exasperante, siempre me digo: “Nota mental: no volver a hacer nada de este libro”, pero luego lo pruebas y … ya estás pensando en la próxima aventura.


 Ensaimada de Mallorca

Ingredientes (para 4 ensaimadas medianas)


  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 20 gr. de levadura fresca
  • 230 ml. de agua fría
  • 4 gr. de sal
  • 1 huevo grande
  • 100 gr. de manteca de cerdo

Para el relleno

  • 1 lata de cabello de ángel
  • Ralladura de un limón
  • 1 cucharita de las de café de canela molida
  • Azúcar glass para decorar


Elaboración

Se toman todos los ingredientes de la masa, menos la manteca de cerdo y la levadura y se trabajan o bien con la amasadora, o como en mi caso, a mano. Cuando falten unos minutos para terminar, se le añade la levadura desmigada.

Se quedará una masa brillante y muy lisa, la verdad es que da gusto con este tipo de masas. Ahora se deja reposar sobre la encimera, ligeramente enaceitada, mejor ponerle por encima papel transparente para que no se reseque.

Transcurridos 20 minutos se divide la masa en partes iguales, se hace una bola con cada una y volvemos a dejarlas reposar 30 minutos de la misma manera.

Con el relleno, sólo hay que mezclar los tres ingredientes y listo, a reservar.

Ahora toca el momento de añadir la manteca, que estará a temperatura ambiente, la verdad es que es un paso muy curioso, sobre la encimera engrasada se coloca una bola y con un pellizco de manteca, no más de 20 gramos por bola, vamos a ir estirando la masa con las manos. Te repartes la manteca por las manos y con cuidado vas intentando hacer un rectángulo lo más grande posible.

Cuando ya tiene la forma en uno de los lados más largos del rectángulo colocas una fila de relleno, en este caso de cabello de ángel aromatizado y luego con cuidado vas enrollándolo sobre sí mismo hasta conseguir un rollo de masa que tiene el relleno en el centro.
Con mucho cuidado se le da la forma enroscada, dejando un poco de espacio entre la masa, porque ahora fermentará y subirá. Se tapa con papel transparente y se deja pasar toda la noche en un lugar sin corrientes.

Al día siguiente veréis que han subido de tamaño, ahora sólo falta cocerlas durante 17 minutos a 200ºC, el horno previamente precalentado, con calor arriba y abajo.
Cuando tomen su característico color tostado están listas para sacarlas y espolvorear por encima azúcar glass.

Es un dulce que se recomienda comer pronto, porque tiende a secarse, si esto os ocurre, con calentarlas un poquito en el horno, vuelven a su forma original.

Que aproveche.
 

 
















Información histórica tomada de www.ensaimada.com

jueves, 10 de marzo de 2016

Tarta de café y caramelo salado





Después de probar la tarta de chocolate y caramelo salado, fueron varias las opciones que experimenté, fusionando también otra tarta de este otoño que era a base de una crema de queso. Este postre es ideal para días donde no hay reglas ni dietas. Todo está rico, lo puedes comer en conjunto o capa a capa.


Se puede hacer con café descafeinado para las personas que no tomen cafeína, no interfiere nada al sabor.

Receta ideal para hacerla de un día para otro y así respetar sus tiempos de enfriar y que no llegue tarde a la cita: su degustación. Un toque frío le va genial.

Espero que os guste.

Tarta de café y caramelo salado

Para la base

  • 75 gr. de mantequilla
  • 20 gr. de azúcar blanca
  •  1 pizca de sal
  • 20 gr. almendra molida
  • 100 gr. de harina
  • 10 ml. de brandy

Para el caramelo

  • 240 gr. de azúcar
  • 85 ml. de agua
  • 100 ml. de nata 35% m.g.
  • 50 gr. de mantequilla salada

Para la crema

  • 100  ml. de café sólo
  • 50  ml. nata líquida
  • 350 ml. de leche
  • 40 gr. de harina
  • 1 pizca de sal
  • 3 yemas de huevo
  • 350 gr. de queso crema



Elaboración 

Primero haremos la base, se derrite la mantequilla, se mezcla con el azúcar y la pizca de sal, luego se añade la almendra molida y el brandy, cuando está todo mezclado se incorpora la harina, se termina de amasar y a la nevera por 30 minutos.

Después forramos el molde con papel vegetal y colocamos la masa ya estirada, se cuece en el horno precalentado a 200ºC por lo menos 30 minutos, se deja enfriar.

Ahora preparamos el caramelo, en una cacerola de pared alta se coloca el agua y el azúcar, se pone a un fuego medio y sin remover, dejamos que se torne al color característico del caramelo, entonces, lo retiramos del fuego y le añadimos con cuidado de no salpicar la nata  líquida, removemos con una cuchara de palo, verás que sube de tamaño, se vuelve muy espumosa, lo colocamos al fuego por 2-3 minutos sin parar de remover. 

Se vuelve a retirar y añadimos la mantequilla salada, se disuelve con la cuchara y se pone al fuego, la textura ahora cambia, ya baja de altura y se vuelve más cremosa, añadimos la cucharita de sal y dejamos otro par de minutos removiendo al fuego, apagamos y dejamos reposar 5 minutos.

Vertemos sobre la masa preparada, se deja enfriar en la nevera un par de hora mínimo, yo lo dejé unas 5 horas.

Vamos con la crema, con la batidora de mano se mezcla la leche, la nata, el café negro y la harina, hasta que todos los ingredientes estén integrados y luego se pone en una cazuela, hay que remover hasta que rompa a hervir y tomé una textura de papilla retirar una taza del preparado y mezclar con las yemas que ya estarán batidas. 

Volver a ponerlo en la cacerola con el resto y a fuego medio remover hasta que se integre y vuelva a hervir. Después de 8 minutos removiendo sin parar, apagar.

En un bol batir el queso  para que lleve aire, incorporar la crema de café y remover bien. Así sola está espectacular.

Sobre la base de la tarta ya con el caramelo frío colocar  la crema. Ya sólo queda dejar que se temple y llevarlo al frigorífico al menos 12 horas.