jueves, 10 de marzo de 2016

Tarta de café y caramelo salado





Después de probar la tarta de chocolate y caramelo salado, fueron varias las opciones que experimenté, fusionando también otra tarta de este otoño que era a base de una crema de queso. Este postre es ideal para días donde no hay reglas ni dietas. Todo está rico, lo puedes comer en conjunto o capa a capa.


Se puede hacer con café descafeinado para las personas que no tomen cafeína, no interfiere nada al sabor.

Receta ideal para hacerla de un día para otro y así respetar sus tiempos de enfriar y que no llegue tarde a la cita: su degustación. Un toque frío le va genial.

Espero que os guste.

Tarta de café y caramelo salado

Para la base

  • 75 gr. de mantequilla
  • 20 gr. de azúcar blanca
  •  1 pizca de sal
  • 20 gr. almendra molida
  • 100 gr. de harina
  • 10 ml. de brandy

Para el caramelo

  • 240 gr. de azúcar
  • 85 ml. de agua
  • 100 ml. de nata 35% m.g.
  • 50 gr. de mantequilla salada

Para la crema

  • 100  ml. de café sólo
  • 50  ml. nata líquida
  • 350 ml. de leche
  • 40 gr. de harina
  • 1 pizca de sal
  • 3 yemas de huevo
  • 350 gr. de queso crema



Elaboración 

Primero haremos la base, se derrite la mantequilla, se mezcla con el azúcar y la pizca de sal, luego se añade la almendra molida y el brandy, cuando está todo mezclado se incorpora la harina, se termina de amasar y a la nevera por 30 minutos.

Después forramos el molde con papel vegetal y colocamos la masa ya estirada, se cuece en el horno precalentado a 200ºC por lo menos 30 minutos, se deja enfriar.

Ahora preparamos el caramelo, en una cacerola de pared alta se coloca el agua y el azúcar, se pone a un fuego medio y sin remover, dejamos que se torne al color característico del caramelo, entonces, lo retiramos del fuego y le añadimos con cuidado de no salpicar la nata  líquida, removemos con una cuchara de palo, verás que sube de tamaño, se vuelve muy espumosa, lo colocamos al fuego por 2-3 minutos sin parar de remover. 

Se vuelve a retirar y añadimos la mantequilla salada, se disuelve con la cuchara y se pone al fuego, la textura ahora cambia, ya baja de altura y se vuelve más cremosa, añadimos la cucharita de sal y dejamos otro par de minutos removiendo al fuego, apagamos y dejamos reposar 5 minutos.

Vertemos sobre la masa preparada, se deja enfriar en la nevera un par de hora mínimo, yo lo dejé unas 5 horas.

Vamos con la crema, con la batidora de mano se mezcla la leche, la nata, el café negro y la harina, hasta que todos los ingredientes estén integrados y luego se pone en una cazuela, hay que remover hasta que rompa a hervir y tomé una textura de papilla retirar una taza del preparado y mezclar con las yemas que ya estarán batidas. 

Volver a ponerlo en la cacerola con el resto y a fuego medio remover hasta que se integre y vuelva a hervir. Después de 8 minutos removiendo sin parar, apagar.

En un bol batir el queso  para que lleve aire, incorporar la crema de café y remover bien. Así sola está espectacular.

Sobre la base de la tarta ya con el caramelo frío colocar  la crema. Ya sólo queda dejar que se temple y llevarlo al frigorífico al menos 12 horas.

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario