Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Galletas Caseras

Rosquillas de mi Abuela

Receta de Semana Santa, familiar y especial donde las haya; a la receta que hoy presento le tengo un especial cariño y recuerdo, el de mi abuela trayendo a casa su caja de rosquillas caseras, era blanca por fuera y dorada por dentro. Cuando llegaba y decía: “Os he traído rosquillas” todos en casa nos poníamos felices, su sabor a limón, su color tostado y su forma tan perfecta… todo eran alabanzas a esta tradicional receta. 
Mi abuela paterna fue una gran cocinera, sobre todo recuerdo platos muy finos y no muy típicos para su época. Ella aprendió de su madre, que fue cocinera de un médico en Alcázar de San Juan a finales del siglo XIX. Siempre que llegaba Navidad o cuando los “miércoles” íbamos a comer a su casa nos preguntaba que íbamos a querer comer: “Huevos Villaroy, tus sándwich vegetales, croquetas, empanadillas, leche frita, rosquillas…imposible enumerar todas las recetas que preparaba” y ella nos lo hacía. Siempre le gustó las delicatesen y nos enseñó a degustarlas; de ella ta…

Bollitos de Cabello de Ángel

Aquí estamos de nuevo con otra receta de Xavier Barriga, a este paso me voy hacer fan total de su libro, lo que más me gusta es que es profesional pero no lo hace difícil, sólo se necesita tiempo y buenos ingredientes.

Además de esta receta lo que destaco es su diseño, muy sencillo de hacer y supervistoso, de hecho lo he pensado ya para otras recetas.

Ya a las puertas de la Semana Santa con sus dulces típicos quiero presentar este bollo que tiene como ingrediente principal el cabello de ángel o dulce de calabaza, como se denomina en algunos lugares. Este es un producto de pastelería tradicional y costumbrista, así que también encaja en esta época de torrijas, monas y arroz con leche.

No es la primera vez que  lo utilizo, de hecho la primera receta de este blog: cortadillos de cidra lo llevan y también la bayonesa, justo dos recetas que tengo muy asociadas a mi padre, pufff seguro que esta receta también le encantaría, me le imagino comiéndoselos “doblaos” con un vaso de l…