jueves, 29 de septiembre de 2016

Bizcocho de cabello de ángel




 
“Este bizcocho es de los mejores que he comido”, seguro que habéis oído esta frase montones de veces, pero esta vez os aseguro que es 100% real. Éste y el bizcocho de huevo son las dos mejores recetas que yo he elaborado en lo que llevo de “repostera mayor del reino”, así es como me denomina mi abuelo de manera cariñosa cuando degusta alguna receta.

Es súper esponjoso, equilibrado en dulzura y aroma de limón, creo que es una receta que entrará al “top ten” de cualquier cocinillas cuando la prepare, yo es la segunda vez que lo hago y os prometo que habrá muchas más. Vamos a por la receta!!!!
 
Bizcocho de cabello de ángel

Ingredientes


  • 2 huevos
  • 100 ml. de aceite suave de oliva
  • Ralladura de un limón
  • ½ limón en zumo
  • 1 sobre de levadura (9.5 gramos)
  • 200 ml. de nata para montar
  • 200 gr. de harina de trigo
  • 370 gr. de cabello de ángel


Elaboración

Separamos las yemas de las claras, reservamos estas últimas. Junto a las yemas ponemos la nata, el aceite, la ralladura de limón y su zumo; con las varillas manuales lo batimos hasta que todo esté bien integrado, de aspecto totalmente me recordó a la mahonesa casera, tenía que decirle a mi cerebro que no me confundiera jejeje.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y después se añade a la masa anterior, removiendo bien para unificarlo todo. Por último añadimos el cabello de ángel, seguimos removiendo.

Ahora, en otro recipiente montamos las claras a punto de nieve, cuando estén listas se le incorpora al resto y con una espátula se hacen unos movimientos envolventes para no bajar a las claras.

En un recipiente con papel de horno se vierte el bizcocho y se introduce  al horno, previamente precalentado a 230ºC, los primeros 20 minutos con calor sólo abajo y los últimos 10 minutos con calor también arriba, pero estando atentos porque se puede quemar, si es así, dejamos el calor solo abajo.

Hacer la prueba con un palillo para ver que está bien cocido y listo!!! Sacar del horno y devorarlo!!!  

 


jueves, 22 de septiembre de 2016

Galletas de arroz y sésamo




La receta de hoy es ideal para celiacos, ya que se sustituye la harina de trigo por la harina de arroz, ésta tiende a ser un poco más basta en textura, pero el resultado está muy conseguido.

El sésamo le da un contrapunto muy bueno, pero también se le podría añadir algún tipo de fruta o chocolate, siempre experimentando.

Galletas de arroz y sésamo

Ingredientes

  • 500 gr. de harina de arroz
  • 50 gr. de azúcar moreno
  • 200 ml. de aceite suave
  • 1 huevo
  • Ralladura de un limón
  • 80 gr. de sésamo tostado
  • 1/3 de taza de agua (según la masa)

Elaboración
En una fuente honda se coloca la yema de huevo con el azúcar y la ralladura de limón, con las varillas manuales se baten bien y se añade el aceite y la harina. Ahora ya pasamos a trabajar la masa con las manos, tiende a ser un poco arenosa, pero estamos a mitad del proceso todavía.

Se monta a punto de nieve la clara y se incorpora en la masa anterior, si después de integrarla se observa la masa poco amalgamada se puede añadir algo de agua, pero no mucha para que no tenga excesiva humedad el preparado. Se deja en la nevera unos 30 minutos.

Pasado ese tiempo añadimos  el sésamo y le damos forma a las galletas, yo opté por hacer pequeñas bolas y aplastarlas con el sello de galletas, aquí imaginación al poder.

Se cuecen en el horno precalentado a 200ºC entre 15-20 minutos, siempre observando cómo se doran.

Listas para tomar en cuanto se enfrían.

 



jueves, 15 de septiembre de 2016

Pudin de tapioca y cítricos




Llevo tiempo con ganas de tomar tapioca, así que aprovechando que tenía mermelada de naranja rondando por la nevera, este finde nos tomamos un postre bien cítrico, ya que además le eché un tarro de lemon curd casero que había hecho en agosto, qué perdición.

La tapioca tiene muchas propiedades y en mi opinión se usa poco a nivel culinario, es apto para celíacos, es fuente de hidratos de carbono, lo cual nos aporta mucha energía. Por su contenido en almidón es recomendable para personas con el estómago delicado, a todas estas propiedades le añadimos vitamina B2, calcio, fósforo y potasio. Muy completito.
 
Pudin de tapioca y cítricos
Ingredientes


  • 160 gr. de lemon curd
  • 200 gr. de mermelada de naranja inglesa
  • 500 gr. de yogurt tipo griego
  • 300 ml. de leche de vaca
  • 50 gr. de azúcar blanca
  • 60 gr. de tapioca en escamas
  • 6 láminas de gelatina neutra
  • Fruta escarchada para decorar


Elaboración

Colocamos en un cazo: el lemon curd, la mermelada, los yogures, la leche y el azúcar, se remueve y se lleva a ebullición, entonces, vertemos las escamas de la tapioca en forma de lluvia, dejamos durante 7 minutos que hierva sin parar de remover.

Cuando haya pasado ese tiempo, apagamos el fuego sin retirar e introducimos la gelatina que ya ha sido hidrata en agua fría durante 4 minutos. Removemos para integrar y deshacer las láminas de gelatina.

Ya está listo, se vierte sobre el recipiente donde se va a enfriar y tomar forma, cuando se haya enfriado un poco lo llevamos a la nevera al menos 12 horas.

Antes de servir se desmolda y decora con la fruta escarchada, en mi caso con naranja y limón como sus principales ingredientes. Servir frío.



 



jueves, 8 de septiembre de 2016

Waffles de avena con Brunost




 



Ya estamos de vuelta y con grandes descubrimientos. Hoy quería comenzar recordando las vacaciones de este año y sus tesoros gastronómicos que he descubierto.

Gambas y Salmón Noruego
Iglesia de Madera de Gol
El Brunost es un producto muy típico de los países escandinavos que ya podían haber exportado jejejeje, tiene además otros nombres “Geitost” (geit significa cabra), “Gudbrandsdalen” (haciendo referencia al valle de origen de su inventora), “Cheese Brown” (sencillo: queso marrón) y el propio termino Brunost (traducido queso moreno).

Desde el primer día que lo probé me enamoré de su sabor, es una sucesión de dulce, salado, hasta con un punto de crema de cacahuete. Entiendo que a este queso o se le quiera o se le aborrezca, sin duda la familia nos hemos hechos del primer grupo, en los días que estuve en Noruega  de vacaciones era desayuno obligado jejejeje, de hecho nos lo trajimos como regalo para la familia. Teníais que ver la cara del chico que nos atendió en el aeropuerto, creía que nos llevábamos toda la producción de la zona. Menos mal que rebuscando por internet ya he descubierto una tienda en Madrid que lo venden, la vida no sería la misma si una vez que lo he probado ya no pudiera tenerlo en mi nevera. Así soy.

Investigando su origen parece que su creadora se llamaba Anne Hov y vivía en el valle de Gudbrandsdalen en el siglo XIX, con afán creativo o por error creó este queso a base de suero de leche cocida, parece ser que el truco está en introducir antes de cocer el suero lentamente, la nata y leche de cabra fresca. Los ingredientes se caramelizan de manera natural dando ese aroma dulce, recordando al dulce de leche y su color tostado. Todo un manjar.

Claro que en mi viaje he probado otros productos de la zona riquísimos, como las cerezas y las frambuesas de la parte de Laerdal, el Cangrejo Real en Bergen o el salmón en todas sus versiones a través de la geografía del país, pero sin duda me quedo con el Brunost.

 
Cerezas y Frambuesas de Laerdal

Para poder presentároslo en condiciones hice el domingo para desayunar unos waffles con receta noruega, de trigo y avena, es un buen acompañamiento para el queso, aunque también en pan normal, crakers o sólo está riquísimo.

Mirador de Stegastein

Fiordos Noruegos
 
Unos días geniales en la zona de los fiordos Noruegos donde comprendes porqué le llaman el país del agua, qué belleza, qué tranquilidad a los pies de los fiordos, todo tan verde, tan fresco… muy recomendable. 
 

Waffles de avena con Brunost

Ingredientes

  • 100 gr. de avena molida
  • 100 gr. harina de trigo
  • 50 gr. de azúcar
  • 250 ml de leche
  • 2 huevos
  • 60 gr. de yogurt natural
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Esencial de vainilla
  • Queso brunost



Elaboración 

Verter todos los ingredientes menos el queso en el vaso de la batidora, triturarlo todo hasta que queda una masa líquida.
Dejarlo reposar toda la noche en la nevera.

Encender y engrasar la gofrera, hacer los waffles y servirlos caliente con el queso Brunost, que previamente habremos cortado en forma de lascas con la herramienta que ellos inventaros muy acertadamente.



 













Info sobre el queso Brunost de “Cocinando con Catman”