jueves, 8 de septiembre de 2016

Waffles de avena con Brunost




 



Ya estamos de vuelta y con grandes descubrimientos. Hoy quería comenzar recordando las vacaciones de este año y sus tesoros gastronómicos que he descubierto.

Gambas y Salmón Noruego
Iglesia de Madera de Gol
El Brunost es un producto muy típico de los países escandinavos que ya podían haber exportado jejejeje, tiene además otros nombres “Geitost” (geit significa cabra), “Gudbrandsdalen” (haciendo referencia al valle de origen de su inventora), “Cheese Brown” (sencillo: queso marrón) y el propio termino Brunost (traducido queso moreno).

Desde el primer día que lo probé me enamoré de su sabor, es una sucesión de dulce, salado, hasta con un punto de crema de cacahuete. Entiendo que a este queso o se le quiera o se le aborrezca, sin duda la familia nos hemos hechos del primer grupo, en los días que estuve en Noruega  de vacaciones era desayuno obligado jejejeje, de hecho nos lo trajimos como regalo para la familia. Teníais que ver la cara del chico que nos atendió en el aeropuerto, creía que nos llevábamos toda la producción de la zona. Menos mal que rebuscando por internet ya he descubierto una tienda en Madrid que lo venden, la vida no sería la misma si una vez que lo he probado ya no pudiera tenerlo en mi nevera. Así soy.

Investigando su origen parece que su creadora se llamaba Anne Hov y vivía en el valle de Gudbrandsdalen en el siglo XIX, con afán creativo o por error creó este queso a base de suero de leche cocida, parece ser que el truco está en introducir antes de cocer el suero lentamente, la nata y leche de cabra fresca. Los ingredientes se caramelizan de manera natural dando ese aroma dulce, recordando al dulce de leche y su color tostado. Todo un manjar.

Claro que en mi viaje he probado otros productos de la zona riquísimos, como las cerezas y las frambuesas de la parte de Laerdal, el Cangrejo Real en Bergen o el salmón en todas sus versiones a través de la geografía del país, pero sin duda me quedo con el Brunost.

 
Cerezas y Frambuesas de Laerdal

Para poder presentároslo en condiciones hice el domingo para desayunar unos waffles con receta noruega, de trigo y avena, es un buen acompañamiento para el queso, aunque también en pan normal, crakers o sólo está riquísimo.

Mirador de Stegastein

Fiordos Noruegos
 
Unos días geniales en la zona de los fiordos Noruegos donde comprendes porqué le llaman el país del agua, qué belleza, qué tranquilidad a los pies de los fiordos, todo tan verde, tan fresco… muy recomendable. 
 

Waffles de avena con Brunost

Ingredientes

  • 100 gr. de avena molida
  • 100 gr. harina de trigo
  • 50 gr. de azúcar
  • 250 ml de leche
  • 2 huevos
  • 60 gr. de yogurt natural
  • ½ cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Esencial de vainilla
  • Queso brunost



Elaboración 

Verter todos los ingredientes menos el queso en el vaso de la batidora, triturarlo todo hasta que queda una masa líquida.
Dejarlo reposar toda la noche en la nevera.

Encender y engrasar la gofrera, hacer los waffles y servirlos caliente con el queso Brunost, que previamente habremos cortado en forma de lascas con la herramienta que ellos inventaros muy acertadamente.



 













Info sobre el queso Brunost de “Cocinando con Catman”

No hay comentarios:

Publicar un comentario