jueves, 28 de noviembre de 2013

Maamoul o Pastas Árabes Rellenas de Higos




Dentro de la extensa repostería que nos encontramos en el mundo árabe, la receta que hoy os traigo es mi favorita, los maamouls. Ideal para acompañar un rico té con hierbabuena y de dulzura no excesiva.
Recuerdo en los años noventa que se empezaron a poner de moda las pastelerías árabes, y en especial recuerdo una que había en la Calle Montera… siempre que entraba elegía un maamoul de pasta de higo, dependiendo de la zona su relleno puede ser de higo, dátiles u otros frutos secos.
Su característica es la delicadeza de la masa hecha a base de mantequilla con el contraste del relleno, en este caso hecho a base de higo triturado.
Cuando descubrí esta receta, también descubrí sus moldes que en varios blogs ya he visto, pero me ha sido imposible encontrar. Yo lo hice de manera artesana, con un cazito para darle la forma ahuevada y con un palillo chino la decoración.
Es una receta que necesita tiempo, ya que hay que hacer uno a uno, por eso es perfecto hacerlo en grupo. Cuando estaba en mi casa preparándolas me imaginaba un grupo de mujeres (madres, hijas, tías, primas…) todas colaborando y con mucho amor y alegría… así lo sentía. Suelen ser dulces que se hacen para celebraciones, así que no debo ir muy desencaminada en la idea de hacerlas en familia.
Otra semana más os invito a meteros en la cocina, esta vez con compañía y realizar esta deliciosa receta.

Maamoul o Pastas Árabes Rellenas de Higo

Ingredientes para la masa
  • 460 gr. de harina
  • 250 grs. de mantequilla
  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr. azúcar glass
  • 1/3 cucharadita de las de moka de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de vainilla en polvo

Para el relleno
  • Agua
  • 300gr. de higos turcos
  • 1 cucharadita de agua a azahar
  • 1 cucharadita de canela

Elaboración 
La noche de antes trocear los higos turcos y cubrirlos casi por completo con el agua, la canela y el azahar. He elegido esta variedad de higos, los turcos, porque son muy jugosos y no llevan harina por fuera, en cualquier tienda de frutos secos tienen diferentes tipos de higos y ésta suele ser muy común de encontrar. Se dejan tapados en un recipiente para que se hidraten y tomen el aroma deseado.
A la mañana siguiente se trituran con el jugo que han soltado, si fuera mucha agua retirar un poco antes de pasarles la batidora y reservar.
Para realizar la masa dispondremos de la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar, las yemas de huevo y la vainilla, se mezcla bien con las manos y seguidamente se añade la harina con el bicarbonato incorporado. Tiene que quedar una masa homogénea y suelta, es decir, que no esté pegajosa, tal vez tengáis que añadir un poco más de harina, así que no dejéis el paquete muy lejos por si necesitáis. Cuando la masa se despega de las manos y tiene dicha consistencia se la deja reposar unos 15 minutos.
Ahora toca sentarse en la mesa de cocina, con una infusión y buena música porque llega la parte más tranquila y laboriosa, hacer las pastas.
Primer paso, tomar una bolita de la masa del tamaño de una nuez o un poco más grande y con el dedo hacerle un agujerito hasta el centro. 
Segundo paso, con un cucharita se toma un poco de relleno de higo y se coloca en el interior, sin llegar a rebosar, porque necesitamos parte de esa masa para cerrar la bolita. Si queda un poco justa de cantidad podeís hacerle un “parche” con más masa y cerrar la parte de abajo.
Tercer paso introducir la bolita rellena en el molde de maamoul (son como una cuchara de madera con muescas para hacer la decoración) o en un pequeño cazito o cuenco como hice en mi caso al no tener el molde, lo tenéis que forrar con un poco de papel film de cocina para facilitar luego su extracción. Presionáis con cuidado de no reventar la pasta hasta que tenga la forma deseada. 
Cuarto paso, sacáis la pasta del molde y con un palillo u otro utensilio que os sea cómodo hacerle unas muescas o motivos decorativos.

Una vez que están todas las pastas se colocan en una bandeja de horno con un papel vegetal y se introducen al horno, éste previamente calentado. La temperatura de cocción será 200 ºC con calor principalmente abajo, en algunos momentos podéis poner calor también arriba. ¿El tiempo? No sabría decir con exactitud, 10-15 minutos tal vez, quién os lo dirá mejor es la propia masa, tiene que dorarse levemente.
Cuando se sacan del horno se espolvorea azúcar glass por encima y listo, a disfrutar de los dulces del mundo!!!


8 comentarios:

  1. ¡Qué originales!
    No soy muy fan de los higos (me como uno y ya me aburro de ellos) así que esta idea para usarlos en pastitas puede venirme que ni pintada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te lo recomiendo al 100%!!! Son un vicio!!!
      Saludos!!!!

      Eliminar
  2. Que buenos tienen que estar no los conocia asi q me los apunto bsss

    ResponderEliminar
  3. Tienen un aspecto increíble. No conocía estos dulces, habrá que probar a hacerlos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii son un poco laboriosos pero merece la pena!!!
      Muaaa

      Eliminar
  4. Ay ¡qué ricos! ,y hacía tiempo que estaba detrás de una receta árabe.

    ResponderEliminar