jueves, 1 de junio de 2017

Tarta Jerusalem Kodafa



 
Por este tipo de recetas cree especialmente este blog, recetas con tradición, cultura, sabor auténtico, recetas ancestrales que no se puede perder.

La tarta parece ser de origen judío típica de la zona de Israel, me hubiera encantado encontrar más información al respecto, pero no he tenido mucho tiempo, queda pendiente.

Yo tomé la receta de “Dulces Bocados”, pero es verdad que he variado algunas cantidades. Sobre el queso, poner queso crema es una adaptación, realmente tendría que ser con requesón; pero también os digo así queda espectacular, esta semana repetimos tarta.

Tarta Jerusalem Kodafa

Ingredientes

Para la masa
  • 400 gr. de cous-cous
  • 100 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
Para el relleno
  • 380 gr. de queso crema
  • 3 huevos
  • 80 gr. de miel
  • 25 gr. de azúcar
Para el almíbar
  • 50 gr. de azúcar
  • 25 ml. de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
Para la cobertura
  • Pistachos
Elaboración 

Yo recomiendo elaborar primero el relleno, para ello con unas varillas manuales mezclamos el queso crema, los huevos, el azúcar y la miel, sin dejar grumos, bien batido, reservamos.

Preparamos el cous-cous, en casa lo usamos precocido, así que cocemos la misma cantidad de agua que de cous-cous , lo vertemos encima de él y tapamos, que repose unos 5 minutos ( cada uno que siga las instrucciones de la sémola de trigo que compre). Acto seguido lo mezclamos con la mantequilla derrita y los huevos ya batidos.

Para hacer la tarta se puede usar un aro de pastelería, se coloca sobre la bandeja del horno con un papel vegetal en la base y se pone la mitad del cous-cous, con una cuchara se prensa bien para compactar la tarta. 

Colocamos el relleno y repetimos la operación con el resto de cous-cous. Volvemos a prensar la masa.
En el horno estará alrededor de los 30-40 minutos, tenéis que controlar que no se queme; ya que el calor del horno lo ponemos arriba y abajo, a 220ºC.

Mientras preparamos el almíbar , en un cazo se coloca el zumo de limón, el agua y el azúcar, se deja cocer unos 15 minutos sin remover, se quedará con una textura de jarabe.

Cuando se saca la tarta del horno se vierte con cuidado el almíbar por toda la superficie, ya sólo queda cubrirla con pistacho picado y listo.

Nosotros el primer día la tomamos templada y estaba de vicio, al relleno de queso le va muy bien esa temperatura, pero vamos el resto de días también ha sido espectacular.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario