jueves, 7 de enero de 2016

Tarta Cremosa de Turrón




Primera entrada del año y ya cerrando las navidades, son muchas las recetas que ahora se ven cuyos ingredientes principales son productos típicos de las fiestas y  su reciclaje.


Esta tarta de turrón de almendra es una propuesta para terminar el turrón blando que se ha podido quedar en casa o simplemente porque sois amantes de su sabor y lo hacéis especialmente para degustarla.



Tarta Cremosa de Turrón



Para la base

  • 75 gr. de mantequilla
  • 20 gr. de azúcar blanca
  •  pizca de sal
  • 20 gr. almendra molida
  • 100 gr. de harina
  • 10 ml. de brandy



Para la crema

  • 400 gr. de turrón de Jijona (del blando)
  • 40 gr. de harina
  • 1 pizca de sal
  • ½ litro de leche
  • 3 yemas de huevo
  • 350 gr. de queso crema





Para la decoración

  • 50 gr. almendra picada
  • 2 cucharadas de azúcar



Elaboración 

 Primero haremos la base, se derrite la mantequilla, se mezcla con el azúcar y la pizca de sal, luego se añade la almendra molida y el brandy, cuando está todo mezclado se incorpora la harina, se termina de amasar y a la nevera por 30 minutos.


 Después forramos el molde con papel vegetal y colocamos la masa ya estirada, se cuece en el horno precalentado a 200ºC por lo menos 30 minutos, se deja enfriar.


 Vamos con la crema, con la batidora de mano se mezcla la leche, la harina y el turrón, hasta que este último está triturado y luego se pone en una cazuela, hay que remover hasta que rompa a hervir y tomé una textura de papilla retirar una taza del preparado y mezclar con las yemas que ya estarán batidas. 


 Volver a ponerlo en la cacerola con el resto y a fuego medio remover hasta que se integre y vuelva a hervir. Después de 8 minutos removiendo sin parar, apagar.


 En un bol batir el queso  para que lleve aire, incorporar la crema de turrón y remover bien. Así sola está espectacular.


 Sobre la base de la tarta colocar la crema. Ya sólo queda dejar que se temple y llevarlo al frigorífico al menos 12 horas.


 Para el decorado sólo hay que tostar en una sartén la almendra picada y cuando esté doradita añadir poco a poco el azúcar, para que tome una textura crocanti. Se deja enfriar y se decora la tarta en último momento para que esté crujiente la almendra.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario