jueves, 24 de septiembre de 2015

Tarta de Tres Chocolates






Ya por fin he sucumbido a la famosa tarta de tres chocolates, tenía mis reticencias: pensaba que su sabor sería muy contundente y además no soy muy amiga de usar gelatina, por eso no me había planteado prepararla. De sabor hay que reconocer que es intenso, abstenerse los no-amantes del chocolate y al final la he preparado porque encontré una receta que usaba la cuaja en vez de la gelatina; así que como estaba con mono de chocolate, este domingo fue el postre de la comida familiar.


Está buenísima y me divertí mucho preparándola, es muy fácil, apta para principiantes, además toda tu casa toma un aroma a chocolate que es irresistible. Me gustó mucho ir viendo la diferencia de cada chocolate en su olor y sobretodo en su comportamiento, el chocolate negro fue la crema más espesa que empezó a cuajarse casi el en mismo instante en que apague el fuego, el chocolate con leche ya no tenía tanto cuerpo pero aun así era consistente y al final el chocolate blanco, el más graso era como unas natillas líquidas, cada chocolate se comportó de una manera diferente en función de la cantidad de cacao y de grasa que tenía cada uno.

Mi tarta llevaba base de magdalenas, la receta original ponía de galletas y mantequilla, pero mi opinión personal: sin base está exquisita, no necesita complementos, así que no lo voy a poner en la receta.

Se sirve fría y en porciones pequeñas para no saturar, sino degustar.

Tarta de Tres Chocolates

Ingredientes 

Para la base de chocolate negro

  • 200 gr. de nata líquida
  • 200 ml. de leche
  • 150 gr. de chocolate negro de repostería
  • 1 sobre de preparado de cuajada


Para la base de chocolate con leche

  • 200 gr. de nata líquida
  • 200 ml. de leche
  • 150 gr. de chocolate con leche de repostería
  • 1 sobre de preparado de cuajada


Para la base de chocolate blanco

  • 200 gr. de nata líquida
  • 200 ml. de leche
  • 150 gr. de chocolate blanco de repostería
  • 1 sobre de preparado de cuajada



Elaboración

Este procedimiento se repite tres veces, cada una de las ocasiones con un chocolate distinto.
Se calienta los 200 gr. de nata con 100 ml. de leche y cuando está calentito se derrite el chocolate, con una cuchara de madera integrar bien la mezcla, en los otros 100 ml. de leche que hemos reservado diluimos el sobre de cuajada, cerciorándonos que no quedan grumos.
Cuando el chocolate está bien mezclado, vertemos el preparado de la cuajada y removemos hasta que rompa a hervir, a fuego medio, y una vez que hierva lo tenemos unos 2 minutos al fuego sin parar de remover para evitar que se pegue.

Esta tarta es recomendable hacerla con un aro de pastelería o un molde desmontable, para que luego la presentación sea perfecta. En mi caso puse el aro sobre la fuente de presentación y vertí el preparado de chocolate negro, es ideal empezar por éste, al ser el más espeso no se cuela por el molde. Dejar enfriar al menos una hora.

Repetir la operación con el chocolate con leche y después con el blanco. Cuando esté frío meterlo en la nevera al menos 7 horas o toda la noche, ideal hacerlo un día antes para que las capas estén perfectamente cuajadas.

A disfrutarla fanáticos del chocolate.



 



















Receta tomada y variada de “Directo al paladar”.





4 comentarios:

  1. Me encanta, en casa la disfrutan muchisimo, un abrazo! Adela http://eldulcepaladar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Desde que hace años empezó en mundorecetas los experimentos hasta crear esta tarta la he probado siempre con cuajada, no la hago a menudo pero si que es de sabor intenso a chocolate. La original lleva una base de masa brisa y la verdad Aida es que opino como tu: le sobra. Me gusta hacerlas individuales en copas. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca la había hecho y ahora ya llevo unas cuantas, pero siempre sin base ;)

      Eliminar