jueves, 11 de junio de 2015

Bizcocho con Piña y Guindas





La entrada de hoy es el segundo intento de esta receta, la suelo ver en muchos blogs y revistas y tenía ganas de probarla. Hace dos domingos la preparé bajo las indicaciones de un video que vi con buen resultado, pero una vocecilla dentro de mi decía ¿Esa masa? En mi opinión eran imposible obtener una buena masa con esas cantidades. El resultado no fue el esperado, en una escala del 1 al 10 se quedaba en un 4.
Así que para no quedarnos con las ganas, lo repetí la semana siguiente, para el cumpleaños de mi madre, iba a ser una comida familiar por lo que quería un sabor exquisito.

Varié la receta a mi gusto, como masa tomé los ingredientes y elaboración de un bizcocho que me enseñó mi madre, yo le incorporé separar las claras de las yemas y montar las primeras a punto de nieve.
El fondo de piña y guindas lo mantuve de las recetas que había visto por internet y me gustaban. 

Para mí el resultado fue de 10. Un bizcocho bien hecho siempre triunfa y si encima lo acompañas de una piña caramelizada con guindas ni te digo.

Fue la mejor tarta para el día cumpleañero.

Bizcocho con Piña y Guindas
 
Ingredientes

Para la cobertura
  • Piña en almíbar para cubrir el molde
  • 40 ml. del zumo de la piña
  • Guindas
  • 70 gr. azúcar blanca

Para el bizcocho
  • 40 ml. de zumo de piña
  • Ralladura de un limón
  • 110 gr. aceite de oliva suave
  • 3 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 270 gr. de harina
  • 1 cucharadita de las de moka de bicarbonato sódico
  • 112 gr. de leche

Elaboración

Lo primero de todo será hacer el caramelo, para ello usaremos una fuente de cristal Pirex, que pueda ser usada para la vitrocerámica y para el horno; aseguraos bien de ello, porque existe una gama más "baja" que no sirve para vitro. En ella colocamos el azúcar y el zumo de piña indicado para la cobertura. A fuego medio dejamos que se caramelice el azúcar y entonces con ayuda de un paño de cocina movemos el molde para cubrir de caramelo no sólo la base sino también las paredes del molde. Se deja enfriar.

Para hacer el bizcocho se separan las claras de las yemas, se montan a punto de nieve y se reservan. El resto de ingredientes del bizcocho se mezclan con la ayuda de la batidora, cuando esté todo bien homogeneizado se incorporan las claras y se integran con movimientos envolventes.

Para decorar la base de la tarta, habremos tenido escurriendo la piña y las guindas un tiempo antes. Las rodajas de piña se pincelan con un poco de mantequilla por la cara que va a dar con la fuente. La forma de decorar será en función del tamaño del recipiente y de las rodajas, en mi primer intento lo hice con ellas enteras y la segunda vez, que eran más grandes las tuve que cortar.


 












Se termina de decorar con las guindas y se vierte con cuidado de no descolocarlo la masa del bizcocho, se lleva al horno precalentado por 40 minutos a 250ºC con calor casi todo el tiempo sólo abajo.
Pasado el tiempo y después de comprobar que está cuajado con la ayuda de un pincho se saca del horno y cuando esté templado, no antes, se desmolda en un plato grande.

Ya veis el resultado bonita y rica.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario