jueves, 26 de febrero de 2015

Pan Brioche de los 80 golpes



 


La receta de hoy es genial para liberar energía, ya que como su nombre dice lleva 80 golpes o más en su elaboración, es la manera de activar a la levadura; impresiona cómo cambia su textura según va siendo golpeada.

Yo la he rellenado esta primera vez de mantequilla y azúcar, pero puede elaborarse de los que se quiera: chocolate, mermelada, canela… y también de salado: queso, jamón… me imagino que seguiré experimentando con ella, seguro que la próxima vez será de cabello de ángel, ya os contaré.

Es una receta que lleva mucha levadura en proporción a la cantidad de masa, me imagino que por eso no hace falta respetar  los tiempos de reposo típicos para que leve. El tiempo que tardé desde que le di los golpes y preparar el relleno hasta estirarla con el rodillo, la masa subía sola en la mesa de la cocina que parecía mentira. Por eso, apuntaros esta receta entre vuestras favoritas para cuando el tiempo vaya contra reloj y no podáis esperar a su fermentación, será ideal.
Pan Brioche de los 80 golpes

Ingredientes
Para la masa

  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 75 gr. de levadura fresca
  • 40 gr. de azúcar blanca
  • 10 ml. de aceite de oliva
  • 250 ml. de leche
  • 1 huevo

Para el relleno

  • 150 gr. de mantequilla
  • 180 gr. de azúcar blanca

Elaboración 

Para realizar la masa colocaremos en un bol la harina con el azúcar y reservaremos, en un cazo entibiamos la leche y le añadimos el huevo batido, el aceite y por último la levadura desmigada, remover bien hasta integrar todos los ingredientes. Vertemos este preparado sobre la mezcla anterior de harina y azúcar.

Con las manos trabajamos la masa hasta homogeneizarla, se coloca sobre una superficie enharinada y se integran todos los ingredientes.  

Llegados a este punto vamos a golpear la masa contra la mesa de trabajo, en una serie de 80 golpes, tienen que ser con energía, así que retirar los posibles objetos que se puedan caer, con las dos manos se toma y se lanza contra la superficie; no se tarda mucho, alrededor de un minuto y medio o dos. Según la vais lanzando, ir cambiado la parte de masa que va a impactar contra la mesa, para así repartir el efecto del golpe por toda ella.

Se deja reposar el tiempo que se tarda en derretir un poco la mantequilla y mezclarla con el azúcar, la receta original llevaba más cantidad de mantequilla y azúcar, pero creo que no es necesario tan dulce, con estas cantidades está muy rico.

Con la ayuda de un rodillo tenéis que alisar la masa en forma de rectángulo con un grosor de medio centímetro. Cubrís toda la superficie con el relleno de mantequilla y azúcar y enrolláis sobre sí misma, consiguiendo un churro alargado. Con un cuchillo cortáis rodajas de unos dos/tres centímetros de grosor y se van colocando en una fuente ya engrasada. 

Se introduce al horno precalentado a 170ºC y se cuece durante 30 minutos con calor abajo y los últimos minutos también arriba para que se dore. Se tiene que dejar enfriar para que se potencie más el sabor y el relleno no sea líquido.

 







Gracias a la cocina de Vero por la receta


No hay comentarios:

Publicar un comentario