jueves, 22 de enero de 2015

Corazones de Cabello de Ángel




“Love is in the air” diría John Paul Young si viera estos coranzoncitos, yo por lo menos me enamoré de ellos, me parecieron muy bonitos y aunque es simplemente una masa fermentada puede quedar un bollo muy rico y con tintes amorosos.
A la receta original le añadí vainilla a la masa, para que fuera más aromática y cuando salieron del horno los cubrí con un poco de cabello de ángel y ralladura de limón que me había  sobrado de una receta anterior y la verdad es que fue el complemento ideal, tendría que habérselo puesto antes de entrar a cocer.

 
Con las cantidades salen unos 12 corazones y de sabor sosito, por eso si los acompañáis con mermelada o hasta chocolate derretido les iría muy bien. Ya sabéis que cambiar las recetas es lo mío jejejeje, rara vez no cambio ingredientes o sus cantidades.

Os dejo ya con la entrada de hoy para ir abriendo boca de cara a San Valentín.

Corazones de Cabello de Ángel

Ingredientes


  • 300 gr. harina de fuerza
  • 13 gr. levadura fresca
  • 80 ml. leche templada
  • 40 gr. de azúcar blanca
  • 1 huevo
  • 30 gr. de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • ½ cucharita de vainilla en polvo
  • Cabello de ángel con ralladura de limón o mermelada o chocolate… opcional


Elaboración

Los primeros pasos me recuerdan mucho a la elaboración del roscón, pero con menos tiempo de fermentación. Templamos la leche y le diluimos la levadura, batimos el huevo y lo incorporamos a este preparado.

Por otro lado en un bol  grande colocamos la harina, el azúcar, la sal y la vainilla, es decir todos los ingredientes secos, mezclamos y añadimos aquí los líquidos, amasamos, yo lo hice a mano, pero si tenéis en casa amasadora lo podéis hacer así sin problemas. Cuando es una masa compacta y casi se despega de las paredes del recipiente añadís la mantequilla un poco derretida, ahora mismo se volverá pegajosa, pero ahí tenéis que veniros arriba y seguir amasando, primero tendrá una textura un poco ruda pero después de unos 15 minutos será tersa y suave, ese es el punto que se necesita.

Ahora se coloca un paño encima y se deja reposar al menos una hora en un lugar cálido de la casa, pasado ese tiempo se amasa un poco para extraer el aire y con la ayuda de una báscula hacemos porciones de 50 gramo, le damos con forma de bola y se dejan reposar otros 10 minutos tapados con el paño.

Ya toca darle la forma de corazón, aunque os lo explique con palabras también os dejo unas fotografías para que se entienda mejor. 1º con un rodillo se aplana la bola dejando una forma ovalada, 2º se enrolla sobre sí misma como si fuera una canutillo, 3º se junta los extremos, 4º con una tijera se hace un corte por el lado contrario a los extremos sin llegar al final, y 5º para colocarlas sobre el papel de horno y la bandeja se abre el corazón hacia arriba.

Le sigue otra hora de reposo y después sólo queda barnizarlos con huevo batido e introducirlos al horno, previamente calentado a 180ºC, con calor arriba y abajo por 15 minutos, no hace falta más tiempo, como os he dicho podéis añadir cabello de ángel o mermelada antes de cocerlos o después, será un complemento perfecto para el sabor.

Listos para ser degustados en buena compañía.


 














Gracias Kanelaylimon por la receta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario