jueves, 27 de noviembre de 2014

Tocinillos de Cielo



Esta semana presento una receta clásica dentro de la repostería española, que además cuenta con una curiosa historia que hasta ahora no conocía, pero gracias a internet este tipo de historias no se quedan en el olvido.

Por lo que se ve tiene procedencia andaluza, más concretamente de Jerez de la Frontera, invento de las monjas de allí del Convento de Espíritu Santo por el 1324. Durante la época de la elaboración y clarificación del vino se utilizaban muchas claras de huevo y había un excedente de yemas, los lugareños donaban dicho ingrediente al convento y las monjas con creatividad inventaron este postre. Luego también se habla de su expansión por toda la península.

Desde que tengo uso de razón los postres con el huevo como protagonista no eran de mi agrado, cierto es que a día de hoy las natillas de huevo me encantan pero entrar en repostería "tan anaranjada"... si tengo que reconocer que esta receta sale espectacular, pero ya va en gustos que los tocinillos de cielo entren en el top ten de tus dulces favoritos. Esta receta está hecha con todo el cariño por una petición familiar.

Tocinillos de Cielo

Ingredientes


  • 6 yemas de huevo
  • 250 gr. de azúcar
  • 125 ml. de zumo de limón rebajado en agua
  • Azúcar para el caramelo del molde


Elaboración

Como en otras recetas que llevan una decoración de caramelo lo primero será hacerlo, para ello se coloca un poco de azúcar en el molde de cristal tipo pirex (que sirva tanto para horno como para la vitro). Se pone a calentar hasta que se derrite y se tuesta. Se reparte por toda la base y se deja enfriar para que se cristalice.

Por otro lado, en una cazuela se coloca el azúcar, el zumo de un limón y agua hasta llegar a los 125 ml. de líquido necesario para hacer el almíbar.

Para su elaboración es importante no remover sobre todo al principio y que sea en una cazuela alta para evitar salpicaduras. Cuando está a punto de hebra (doy por hecho que recordáis lo que significa punto de hebra y sino os remito a esta otra receta) se retira del fuego y se deja templar.

Ahora se baten las yemas con las varillas manuales y cuando el almíbar está un poco menos caliente se vierte en un hilo sin dejar de batir las yemas, para evitar que se cuajen, si eso ocurriera tendríais que pasarlo por un colador. Cuando esté bien batido se coloca en el molde caramelizado y se pone al baño maría. Un apunte sobre el recipiente a usar, que no sea muy grande porque no es gran cantidad lo que sale, y os puede pasar como a mí en el primer intento, que no llegue ni a un dedo de grosor.

El horno tendrá que estar precalentado a unos 170C, en él estará 35 minutos. Tenéis que pincharlo con una aguja y que esta salga limpia. 

Dejar enfriar y desmoldar. 

Postre ideal para exquisitos paladares.

 


2 comentarios:

  1. Madre mía que receta más rica, me encanta además lo bien que lo haz explicado. Si te gusta publicar tus post en facebook te animo a que lo hagas en el grupo de recetas que he creado https://www.facebook.com/groups/comederepanisconmisamigos/

    ResponderEliminar
  2. Mira que me gusta este dulce, que rico y no le he hecho nunca, de hecho no tenía ni idea de como se hacía. Ahora ya tengo la receta y no tengo excusa para no hacerlo, jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar