jueves, 16 de octubre de 2014

Espirales de Queso y Vainilla


Hoy os traigo una creación que he encontrado en pinterest, hace tiempo que conocía esta red y llevaba un par de años que no pasaba mucho por allí, pero desde hace un mes lo he retomado con mucho gusto, claro que hay de todo, pero disfruto mucho viendo las fotos tan cuidadas. Es verdad que a veces haces una receta que no te queda igual, pero otras veces aciertas y de que manera.

Estas galletas desde que las vi me encantaron, por su pinta y por lo fácil y rápido de su preparación, es verdad que tiene cuatro pasos, pero es importante seguirlos  para conseguir la forma, el domingo andaba con la cabeza en otros mundos y casi estropicio su presentación. Importante la temperatura fría de la masa y su corte.


 
Idea tomada del blog Ma Petite Boulangerie, desde aquí gracias por compartirla. Es curioso porque la masa como tal no lleva azúcar, va en el empanado y además por algunas partes se carameliza durante la cocción. A veces detectas el contraste entre la masa y su cobertura crujiente, que hace que la galleta sea especial, ya me imagino añadiendo limón a la receta o granitos de anís. Con creatividad

Espirales de queso y vainilla

  • 100 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200  grs. de queso crema tipo Philadelphia
  • 250  grs. de harina de trigo
  • 1 pizca de sal
  • Vainilla
  • Azúcar la que se necesite

Elaboración

En un recipiente batimos la mantequilla con el queso, la sal y la vainilla, de esta última no pongo cantidad, al gusto, yo prefiero con bastante aroma para que contraste con el queso. Cuando está todo bien integrado añadimos la harina y con las manos se termina de amasar e incorporar todo.
Ahora con la ayuda de dos papeles vegetales para que no se quede pegado ni a la mesa ni al rodillo hacemos una plancha rectangular como de dos  centímetros de grosor. Y así lo llevamos a la nevera por media hora, mi error fue enfriarla hecha una bola y pasado el tiempo estirarla, no, es importante primero hacer la plancha para que se enfríe más y cuando esté en el horno mantenga su forma enrollada y no se desfigure, como he visto en otras publicaciones.

Pasado ese tiempo se saca de la nevera y se espolvorea azúcar por encima no hace falta gran cantidad. Se enrolla sobre si misma y con un cuchillo bien afilado, otro punto importante, se cortan porciones como de un dedo de grosor, hay que intentar hacer un corte limpio para no deformarlo, cada disco se empana en azúcar y se coloca sobre la bandeja del horno, éste debe estar precalentado a 210ºC y se cuecen durante 20 minutos, veréis que los bordes se doran, enfriar sobre una rejilla para extraer la humedad.

Son una auténtica delicia que sorprenden por su sutileza y aroma, os la recomiendo.

 

3 comentarios:

  1. Buenas noches. Una cucharita de café de vainilla estará bien? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!! Si con 1 cucharita es suficiente, primero echa la mitad y luego vas viendo como te gusta.
      Ya me contarás

      Eliminar
  2. Vaya pinta! Me parece que deben de estar buenísimos los tendré que probar. Un beso desde http://comederepanis.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar