jueves, 10 de julio de 2014

Sabayón o Zabaione



 
Parece mentira pero creo estar de vuelta, a la normalidad bloguera si se puede llamar así, entre la época fuerte de trabajo y circunstancias familiares especiales esta pequeña gran pasión ha tenido que ser aparcada unas semanas. Y no sólo de escribir y publicar sino también de hacer dulces… eso es lo que más pena me ha dado, es un placer cada semana pensar en la receta, elaborarla y comerla;  en estas últimas semanas sólo hemos tenido tiempo para un Tatín de Manzana, hecho entre todos, que si no imposible de elaborar, pero como el tatín siempre sale perfecto, valió la pena.
A veces no nos damos cuenta de lo importante que es llevar una vida en paz contigo misma y con el entorno, una vida de pequeños  y sencillos detalles que hacen más placentero el día a día y sobretodo la convivencia con los tuyos.  Hay épocas de la vida que son más de aprendizaje y otros de contemplación y superación, yo ahora mismo estoy en la fase de aprendizaje 24 horas, tener un familiar cercano enfermo y que requiere cuidados y atención todo el tiempo es una master de amor, paciencia, fuerza y superación. Son muchos los sentimientos encontrados, los recuerdos evocados y sobretodo el cansancio acumulado lo que hace que por 15 minutos libres que tengas ni te pongas a pensar en escribir y preparar entradas, pero la vida es sabia, sólo te da lo que tú necesitas, así que ahora mismo necesito esto. 

También es importante tomar distancia, darte tu pequeño espacio para poder seguir estando al pie del cañón e intentar no dejarte ser arrastrada por la marejada, de ahí el tiempo que hoy me tomo para redactar estas letras y sentirme bien conmigo misma.

Introduciendo ya la receta: Sabayón o Zabaione es postre típico italiano que también fue exportado a Latinoamérica con las grandes migraciones del siglo XX. Como siempre no se sabe el origen concreto y son varias las regiones italianas quienes se la atribuyen. Dentro de la historia se habla de un capitán caprichoso y de un cura que lo usaba como reconstituyente. Sea cual sea su procedencia sabemos que es un dulce que se toma caliente, templado o frío, yo prefiero la última opción y que se acompaña de frutas para aportarle contraste.

Sabayón o Zabaione

Ingredientes

  • 8 yemas de huevo
  • 70 gr. de azúcar blanca
  • 240 gr. de vino dulce tipo moscatel
  • Fruta variada: piña, melocotón y fresas




Elaboración

En una fuente honda se echan las ocho yemas de huevos y todo el azúcar marcado, con unas varillas manuales se baten hasta conseguir una mezcla de color claro y de textura espumosa, cuando está en ese punto vamos vertiendo en un hilo fino el vino, sin dejar de batir con la otra mano. Así hasta homogeneizar la masa. Un apunte sobre el vino, como es una receta italiana el vino suele ser Marsala, pero como no tenía use nuestro moscatel que también es dulce.

 
Ahora toca ponerlo al baño María sobre un cazo, el fuego a una temperatura baja, constantemente debe removerse, pero ya con una cuchara de madera para que vaya ganando densidad. Por lo menos tiene que estar unos 12 minutos así, hasta que tome un color tostado y tenga la espesura de unas natillas, eso nos indicará que la crema está en su punto.
 

Ya digo que se puede tomar directamente caliente, pero dado la estación en la que estamos recomiendo dejarlo enfriar y luego llevarlo a la nevera por unas horas para que esté frío cuando se tome.

Sobre la fruta, yo usé piña y melocotón en almíbar, lo escurrí bien de su jugo lo troceé y junté con fresa también lavada y troceada. Ya en el momento de servir, coloqué la fruta sobre las copas ya preparadas para la presentación.

Ideal para estos días de julio donde ya se nota el calor, con su buena siesta después!!!


2 comentarios:

  1. Una receta riquisima y me encanta me alegro que todo valla mejor pero siempre hay que desconectar aunque sea por un ratillo un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nati, todo va mejor!!! Llevas razón!!!
      Muaa

      Eliminar