viernes, 2 de mayo de 2014

Tarta Imperial de Frambuesa y Limón


Esta tarta sin duda es de las más bonitas y exquisitas que he hecho. Es fácil, vistosa y su sabor es sublime. Unimos la frescura del pie de limón con la delicadeza y exotismo de las frambuesas para obtener un bocado completo, sabroso y aromático.

Esta es mi tarta regalo para mi madre en este día tan especial como es el primer domingo de Mayo, día de la madre, es la tarta perfecta que pone el broche de oro a una comida de celebración.
Tarta Imperial de Frambuesa y Limón


Ingredientes
Masa Sablé:
  • 200 gr. mantequilla
  • 90 gr. azúcar blanca
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo
  • 50 gr. de almendra molida
  • 350 gr. harina
  • 20 gr. brandy
Relleno:
  • Mermelada de buena calidad de frambuesas
  • 1 lata de leche condensada (tamaño pequeño)
  • 5 yemas de huevo
  • El zumo de un buen limón y parte de su ralladura
  • Algunas frambuesas

Merengue:
  • 5 claras de huevo
  • una pizca de sal
  • 125 gr. azúcar
  • Crémor tártaro
Decoración:
  • 150 gr. de frambuesas frescas
  • Hojas de hierbabuena


 Elaboración: 

Lo primero en preparar es la masa sablé, se bate la mantequilla derretida con el azúcar y la sal, se añade la vainilla y luego las almendras molidas, finalmente la harina y el brandy. Se amasa todo y se lleva a la nevera durante mínimo una hora para que repose.


Mientras, hemos ido preparando la crema de limón y frambuesas, rallamos la cáscara limón, lo exprimimos y con la batidora lo mezclamos con el resto de ingredientes,  reservamos.
Tras el tiempo marcado se extiende la masa sobre el recipiente con la ayuda de un rodillo, se alisan los bordes. Se extiende una capa de mermelada batida y por encima la crema de limón y frambuesas. Se ajustan los bordes a la altura de la tarta y se lleva al horno, precalentado 180ºC durante 20 minutos aproximadamente arriba y abajo.




Por último preparamos el merengue, tiene que tener una textura dura para que permanezca en su lugar durante el tiempo necesario. Y en relación a esto ayer leía un truco: si quieres el merengue duro debes echar el azúcar al principio y si lo quieres blando echarlo al final del proceso. Además de un poco de crémor tártaro.

Con varillas eléctricas se comienzan a batir las claras con la sal y poco a poco sin dejar de batir el azúcar. Tiene que batirse bien para que tome la consistencia deseada, y eso se sabrá cuando coloques el recipiente donde lo estás preparando del revés y el merengue se mantenga en su sitio.



Entonces pasamos al montaje de la tarta, con un cuchillo pastelero colocar el merengue sobre la tarta y dejarlo con una forma irregular. Para dorarlo meterlo en el horno, sólo el grill.

Ya sólo queda decorarlo con las frambuesas y las hojitas de hierbabuena.

¡Feliz día de la madre!

3 comentarios:

  1. Te ha quedado preciosa, de escaparate!
    Pásate por mi blog, te he dejado un regalito. Espero que te guste.
    http://tapitasypostres.blogspot.com.es/2014/05/mi-primer-premio.html

    ResponderEliminar
  2. Una tarta preciosa, y tiene que estar riquísima.

    ResponderEliminar