jueves, 2 de enero de 2014

Stollen



En cada país hay una serie de dulces para celebrar la Navidad y tras ver uno de los dulces típicos de Italia, hoy nos trasladamos a Alemania y aprendemos a realizar un Stollen, o pan dulce de pasas y mazapán. Y con ello me doy cuenta de lo afortunados que somos en esta época pudiendo disfrutar de tanta variedad.
Buscando un poco su historia, parece que fue en 1329 cuando aparece el primer registro de su existencia, antiguamente lo llamaban Christstollen, su nombre, forma y color por el azúcar glass, pretenden asemejar a Cristo recién nacido envuelto en su toquilla. Por eso es uno de los dulces navideños por excelencia de la cocina germana.

Ya el año pasado me quedé con ganas de realizar uno, pero me faltó tiempo para ello, más tarde encontré esta receta perteneciente a una familia que vivió en 1900. En ese mismo blog había un enlace a un video, ya más actual de una pastelería que los realiza, era muy interesante ver la cantidad de “panes” que hacían por momentos, digo panes, porque cuando salían del horno y antes de que le dieran el baño de mantequilla y azúcar eso es lo que eran.
En mi caso lo he hecho lo más tradicional posible al contar con ventaja de tener un hermano viviendo en Berlín jijiji, ya que me trajo el mazapán alemán, que es más amargo que el español y el zitronat (que es limón verde confitado que ellos utilizan). Aunque sin estos ingredientes podéis confeccionarlos igualmente, con nuestro mazapán y naranja o limón confitado a vuestro antojo.

Esta masa es más rápida y fácil de hacer que otras que últimamente os he presentado, pues aunque lleva levadura en polvo no necesita reposar, de hecho un stollen es más bien una masa compacta, que no fermenta, porque entonces subiría la masa y se convertiría en algo más esponjoso como un brioche.

Primera receta del 2014, sencilla y con raíces europeas que sirve para un buen desayuno o merienda.

Stollen

Ingredientes
  • 500 gr. de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 1 pizca de vainilla
  • 2 cucharadas de ron
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1/3 de cuchara de nuez moscada
  • 1/3 de cuchara de semillas de cardamomo
  • 2 huevos
  • 40 gr. de mazapán
  • 175 gr. de mantequilla
  • 250 gr. de queso quark o queso batido
  • 250 de pasas sultanas
  • 50 gr. de zitronat
  • 50 gr. de almendra en dados
  • 75 gr. de azúcar blanca
Para el glaseado
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Azúcar glass (la que se necesite)

Elaboración
En un recipiente grande ponemos la harina y la levadura, lo removemos para integrar y en medio echamos: el azúcar, las especias ya nombradas, el ron, la vainilla, el zumo de limón y los huevos, lo amasamos con las manos para conseguir una masa pegajosa; seguimos añadiendo la mantequilla a daditos y el queso batido. Si al seguir amasando sigue con una textura pegajosa, añadir más harina hasta que se os despegue de las manos.
Ya tenemos la masa lista, ahora hay que incorporar las pasas, las almendras y el zitronat, que es parte del relleno, se vuelve a amasar para repartir bien estos ingredientes. Sobre una superficie plana lo estiráis con las manos hasta conseguir un rectángulo de no más de 20 centímetros de ancho.
Ahora tomamos el mazapán y le damos forma de barrita igual de larga que la masa, la colocáis de la mitad hacía un extemo. Entonces plegáis éste sobre si mismo y le daís la vuelta, los dobleces quedarán en la parte de abajo del pan. Lo colocáis sobre la bandeja del horno y un papel vegetal y lo horneáis a 200ºC unos 40 minutos, atentos con el tiempo de cocción, ya que la receta que yo ví hablaba de 70 minutos en el horno, si yo hubierta dejado mi stollen ese tiempo tendría un trozo de carbón, por eso he rebajado a 40 minutos, pero sería bueno que estuvieráis al tanto de cómo se hornea.  Y ya sabéis que tenemos que precalentar el horno antes de meter el bollo.Se cuece durante sus 40 minutos y cuando introducís un cuchillo y sale limpio, debéis sacarlo del horno y colocarlo sobre una rejilla para que se vaya enfriando por la parte inferior.
Ponéis a calentar la mantequilla, cuando esté líquida y con ayuda de un pincel bañaís al stollen por la parte de arriba y por los lados, en el video ví que lo sumergían en un cazo de mantequilla, pero para nuestro caso que sólo es uno, con un pincel podemos perfectamente cubrirlo, eso sí ser generosos en la cobertura, rápidamente espolvoreamos bien de azúcar glass, mientras la mantequilla no se ha enfriado y así conseguiremos que se adhiera mejor al pan y no se caiga.
Se deja enfriar por completo y se sirve a rebanadas, creo que su sabor aumenta de un día para otro, el resultado os va a encantar.










Fuente: blog.elcorreo.com/cuadernosdelcairo

2 comentarios:

  1. vaya no conocía este pastel, tiene que estar buenísimo

    feliz 2014

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está buenísima!!!!
      Feliz 2014 para tí también

      Eliminar