jueves, 19 de septiembre de 2013

Tarta de Moras


Todo lo que somos se forja en la infancia, a partir de esta etapa vital tendremos unas actitudes y herramientas ante la vida y aunque sigamos incorporando más y vayamos evolucionando la base siempre es la misma. Así que mi base, muchos de mis recuerdos de infancia están forjados en la cocina, cómo no voy a amarla entonces, en mi madre elaborando todo tipo de platos y mi padre de pinche. Cuando era bien pequeña y me iba a la cama, la sensación de tranquilidad y de que todo estaba bien me lo daba el sonido que hacia mi madre utilizando las cacerolas en la cocina, si oía a esas cazuelas tan setenteras de marca Magefesa, esmaltadas en marrón y con flores rojas y hojas verdes, sabía que mis padres estaban en casa y me dormía tranquila, ¡Qué sencilla y amorosa es la mentalidad a esa edad!

Pues de esa época, entre finales de los ochenta  y  principios de los noventa es la receta que hoy presento, auténtica de mi madre. Primero íbamos a la sierra a coger las moras y pasábamos un feliz día, mi madre hacía la Mermelada de Moras, que ya el año pasado presenté y es necesaria para elaborar la receta de hoy. Y después elaboraba la tarta, y qué mejor que sus propias palabras para describir la receta: un buen  bizcocho que cuando está a media cocción se saca y se reparte la mermelada por encima que casi siempre se hunde formando a veces un relleno o cubierta, “un maridaje” perfecto donde los dos componentes se equilibran perfectamente, ésa es la definición, ni uno ni otro por separado están tan rico, que aún pasando los años sigue igual de exquisito. La mermelada aporta chispa y jugosidad y el bizcocho cordura y soporte.


Yo no lo podría definir mejor y vuelvo a repetir ¿Cómo no voy a amar la cocina?

Llevo unos días con el estómago delicado y muy ligado a ello una extraña tristeza, la sensación de no ser yo misma y esta mañana hablando con una nueva compañera de trabajo sobre aficciones y gustos, de repente me he emocionado hablando de la cocina y he reconocido esa alegría que estos días simplemente no estaba, se había silenciado. A pesar de las molestias que sigo teniendo esos escasos segundos recordando lo que es para mí cocinar me han devuelto la alegría.

Esta receta es de las más importantes de mi vida.


Tarta de Moras

Ingredientes
  • Zumo y ralladura de un limón entero
  • 110 grs. de aceite de oliva suave
  • 3 huevos
  • 235 grs. de azúcar
  • 270 grs. de harina de trigo
  • 1 cucharadita de las de moka de bicarbonato
  • 112 grs. de leche
  • 1 tarro de mermelada casera de moras


Elaboración

Lo primero de todo será poner el horno a precalentar, frase que ella dice siempre, jijiji. Se ralla y extrae el jugo del limón que se bate con el aceite y los huevos, mejor batidora que varillas, porque así mezclamos y trituramos a la vez.

Seguidamente el azúcar y  la leche y por último la harina (incluido ya el bicarbonato). Se bate bien y se vierte en un recipiente de barro previamente engrasado.

En el horno estará alrededor de 40 minutos a 250ºC, sólo con calor desde abajo.  Cuando esté a medio hacer, con una textura de flan y  se reparte la mermelada con una cuchara, por el peso ésta se introducirá por la masa y quedará parte de relleno y parte de cobertura, en las fotos queda bien reflejado.
Pasado su tiempo de horno se saca de él y se deja enfriar, eso si podéis resistiros a empezar a pellizcarla.

2 comentarios:

  1. exquisitass!!! me encantan las moras y en este tipo de preparaciones quedan maravillosas!
    Estás invitad@ a participar en el sorteito de cumpleblog que estoy celebrando! un besote ahi te espero!! Adela http://eldulcepaladar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adela!!!!!! Y que lo digas!!! Las moras quedan bien como las prepares jejejeje sobretodo cuando lo haces con mucho amor!!!!

      Ahora mismo me paso por tu blog para ver tu concurso!!!

      Muaaa

      Eliminar