jueves, 12 de septiembre de 2013

Fingers o Shortbread

Hoy empiezo con una pregunta ¿Quién no se ha comido alguna vez una galleta de mantequilla de las cajas azules de lata? Jejeje eso si son recuerdos de infancia y digo recuerdos porque es verdad que de un tiempo a esta parte su sabor auténtico a mantequilla se ha ido transformando en un leve aroma, menos mal que tenemos horno en casa, porque desde la semana pasada en mi casa vuelve haber buenas galletas de mantequillas inglesas y seguro que en las vuestras también cuando realicéis esta sencilla receta.

Para ser más exacta este dulce viene de Escocia y su nombre es Shortbread, aunque en función de la forma que tenga tiene diferentes subnombres:
Petticoat tails, si es un círculo de pasta que se corta en triángulos, shortbreads rounds, si son pastas individuales y fingers si se corta en forma de rectángulo y con mayor altura.

Éstas últimas son mis favoritas y tras peticiones familiares la semana pasada me embarqué en la búsqueda de la receta y en su realización. No va hacer falta que apuntéis ni los ingredientes ni las cantidades, porque seguro que se os quedan grabados como me ha pasado a mí, es súper fácil.

¿Jugamos a las adivinanzas? ¿Qué necesitamos ….?
Para que sea galleta? HARINA
Para que sea de mantequilla? ….. mmm no se me ocurre jijiji
Y para que sea un dulce? Azúcar tal vez

Y sobre las cantidades también muy fácil: tres partes de harina, dos partes de mantequilla y 1 parte de azúcar.
Poniéndome más seria, decir dos apuntes básicos más sobre esta receta: es necesario que la mantequilla sea con sal, sino la llevara sería una simple pasta de mantequilla, le faltaría ese punto de contraste entre la sal y el azúcar tan característico. Y dos, el cocción debe ser a fuego lento para que mantenga ese tono amarillo y no se tueste en exceso.

Ya sea española o inglesa para los amantes de la mantequilla recetas como la que hoy presento son una tentación en toda regla, así que sin más dilación…. ¡¡¡A deleitarse!!!

 
Fingers o Shortbreads

Ingredientes

  • 300 grs. de harina
  • 200 grs. de mantequilla con sal
  • 100 grs. de azúcar blanca
Elaboración 
En un recipiente hondo se van a echar los tres ingredientes de la receta, la mantequilla en daditos y fría. Con las manos hay que amasar y trabajar bien la masa hasta que sea homogénea, su textura es como la miga de pan cuando se moldea, como veis no lleva ningún líquido, sólo harina, mantequilla y azúcar, por eso amasarla cuesta un poco más y al principio crees que no se va a unificar, sólo es cuestión de paciencia.
Antes de hacerle la forma dejaremos la bola de masa en la nevera unos 15-20 minutos para que se vuelva a enfriar y sea más cómodo moldearla.
En una superficie limpia y lisa se estira con la ayuda de un rodillo, es interesante que tenga buen grosor para que así mantenga la humedad propia durante la cocción.
Yo he elegido los fingers, rectángulos de unos 7 centímetros de largo por 2 de ancho. Para conseguir esa forma se partirá después de hornearlas, así que yo recomiendo hacer simplemente una plancha rectangular y colocarla sobre el papel vegetal de horno.

El horno estará precalentado y su cocción será a un fuego bajo, a 150ºC  durante 25 minutos aproximadamente, como no tienen que dorarse, mejor no poner el fuego superior y estar atentos.
Cuando se saque del horno con un cuchillo largo hacer las incisiones para separar los fingers y con un palillo chino (cuidadosamente) los agujeritos tan característicos suyos. En la receta que seguí decía de hacer estas marcar antes de hornear, pero realmente luego hay que repasarlos así que es preferible cocerlo en una sola pieza y luego darle la forma.

Ya sólo falta dejarlos enfriar bien antes de guardarlos en una caja de lata y así poder deleitarnos con un tentempié a media mañana o en la merienda.



2 comentarios: