jueves, 16 de mayo de 2013

Yogurt Casero

La entrada de esta semana es de lo más sana y natural, un yogurt casero es ideal para estos días donde el calor ya va siendo más protagonista, si lo acompañamos con fruta y cereales puede ser una gran idea para el desayuno o la merienda.
Tenemos la creencia que para hacer yogur casero se necesita una yogurtera y ahora curiosamente puedo demostraros que podemos ahorrárnosla, además ¿cómo obtenían el yogurt antiguamente sino había electricidad?... Esta receta es fácil, divertida y un buen experimento para que los pequeños de la casa puedan participar y aprendan los procesos de fermentación de leche.
Hace muchos años tuve una, pero después de descubrir la receta de hoy que está sacada de un maravilloso libro llamado “El libro del Yogur”, me deshice de ella, sobretodo por el tamaño de los recipientes que vienen, que son pequeñitos. Con esta técnica se puede hacer perfectamente un litro o más, por si tienes que hacer luego una crema de aguacate o un batido de fresas. Aquí la cantidad la determinas tú, sólo necesitas un recipiente, una toalla y un armario, nada más ¿curioso verdad?
El yogurt es un alimento que desde tiempos inmemorables de la historia nos acompaña, tras investigar en algunos libros que tenemos en casa, cito textualmente un párrafo de uno de ellos: “El poder curativo del Yogur” de Rose-Marie Nöcker.
“Es posible que los hombres del Neolítico descubrieran el queso cuando cazaban cachorros que poco antes habían ingerido leche materna. Se cree que el yogur pudo ser descubierto después de que aquellos cazadores y recolectores se hicieran sedentarios y adoptaran las costumbres de guardar las provisiones en cestas de junco o vasijas de arcilla. Valga decir que antes utilizaban estómagos y tripas para conservar los productos alimenticios”.
Luego en cada país hay un tipo de yogurt y de espesor, por ejemplo el griego, el turco, kefir…. Y en función de qué leche usas tendrá más sabor o menos, no es lo mismo yogurt de leche de vaca que de cabra, os lo aseguro.
Aquí os dejo escrita y fotografiada la receta, importante saber que necesita 12 horas de fermentación, más 4 de refrigeración, así que tenéis que tenerlo en cuenta en su elaboración.
Yogurt casero
Ingredientes 
  • 1 litro de leche entera de vaca
  • 1 yogurt natural
  • Opcional: 3 cucharadas soperas de leche en polvo
Elaboración
En el recipiente donde vayáis a prepararlo, vertéis un yogurt, como es un fermento vivo, siempre necesitamos uno como base para nuestra receta casera. Para obtener más cremosidad le añadiremos las tres cucharadas de leche en polvo y removeremos.
En un cazo se calienta el litro de leche, sólo hay que templarla, cuando introduzcáis un dedo tiene que ser una sensación cálida y agradable. Entonces poco a poco vais vertiendo la leche sobre la mezcla anterior y con un tenedor lo mezcláis. Tiene que ser de forma manual, puesto que con la batidora o varillas eléctricas se interrumpe el proceso, simplemente es para que se disuelva el yogurt.
Un vez que la leche está mezclada con el yogurt, se cierra el recipiente y se envuelve con una toalla, como aparece en la fotografía, lo que vamos hacer así es mantener por más tiempo su temperatura. En un armario lo colocáis por 12 horas, no tenéis que hacer más, ni vigilarlo ni removerlo, sólo dejarlo en un sitio oscuro y también cálido para que la fermentación suceda.
Pasado este tiempo meterlo en la nevera varias horas para que tome la consistencia del yogurt y entonces estará listo para consumir. Si lo hacéis de manera continúa de este mismo yogurt se puede reservar la base del siguiente que hagáis.
Cada cuatro veces que elaboremos yogurt casero con nuestra propia base, habrá que sustituir ésta por un nueva, ya que se va acidificando y pierde su capacidad de fermentar la leche.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si!!!!! Ademñas hace mucha ilusión hacerlo!!!
      Muaa

      Eliminar
  2. Yo solía hacer algo parecido con el yogur, pero utilizaba el calor residual del horno para acelerar el proceso.
    Si ese día, por ejemplo, había hecho un bizcocho, esperaba a que el horno atemperase un poco y metía mis yogurcitos (ya en el vaso de cristal, y bien tapaditos con una toalla) en el horno. Cerraba y lo dejaba así toda la noche. Al día siguiente a la nevera.

    Hace cosa de un año que me compré una yogurtera, porque encontré una muy baratita y porque ahora los preparo con más frecuencia.
    Mi último experimento fue hacerlos ¡de stracciatella!

    Un saludo,
    Laura (Una dieta para glotones)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena idea Laura lo del horno!!! Yo siempre he hecho así y también queda genial!!!!
      Un saludo!!!!

      Eliminar
  3. Estupenda la idea, supongo que ira mejor en verano que en invierno por lo de mantener la temperatura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verano y en invierno!!! Cuando hace frío busca un armario en la casa donde haga más calor y listo!!!
      Un dulce saludo

      Eliminar
  4. nunca hice yogur, un dia de estos me lanzo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo!!!!!! Seguro que te sale genial!!!!
      Muakk

      Eliminar
  5. curioso, yo hago así la leche presa: http://lasdeliciasdepilar.blogspot.com.es/2013/03/leche-presa-leche-perdida-leche-prendada.html
    que no deja de ser un yogur o queso hecho de forma natural, los yogures los hago en el calor residual del horno, los puedes ver en el blog en estas dos entradas: http://lasdeliciasdepilar.blogspot.com.es/2012/07/yogur-casero.html y aqui tambien: http://lasdeliciasdepilar.blogspot.com.es/2012/10/magdalenas-de-calabaza-pan-y-yogures.html. un abrazo fuerteeeeeeeeeeeee guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la verdad es que el proceso es parecido
      Gracias por tus enlaces son muy buenos!!!!
      MuakkK!

      Eliminar