jueves, 9 de mayo de 2013

Técula-Mécula




Técula-Mécula o “Para ti, para mí”, así se llama esta antigua receta que fue parte del gran menú del día de la madre, este domingo pasado.

Hace muchos años en una revista, mi madre se encontró con este reportaje, lo recortó y guardó. Cuenta que esta receta es árabe y que lo encontró una mujer de Olivenza en 1930 en un baúl que era de su madre.
Con el tiempo se abrió una pastelería en el pueblo y registró este nombre y la receta. La verdad es que nunca he ido al pueblo ni he probado la tarta de esa pastelería, pero en varias ocasiones mi madre ha mostrado interés por cómo sería el sabor de tan peculiar historia y eso es un buen reto para mí, jejeje.

Investigando por internet vi que en el blog de Asopaipas, que os recomiendo enormemente, tenía una receta de una mujer de ese mismo pueblo, bueno no será la receta original pero me imagino que en el propio pueblo será una receta que habrá pasado de generaciones en generaciones.

Con la información de dicho recorte y la receta que encontré en el blog mencionado, me dispuse el domingo por la mañana a realizar el mejor postre para la comida del día de la madre. Todos quedaron encantados y realmente, su sabor es muy tradicional, los ingredientes básicos son la almendra molida y las yemas de huevo ¿Qué postre antiguo de nuestra cultura no lleva alguno de esos dos ingredientes? Su sabor es entre yemas de Santa Teresa, Turrón de Jijona… con un último toque a hojaldre, artesano claro.

Técula-Mécula

Ingredientes

Para el hojaldre
  • 250 grs. de harina
  • 125 grs de agua
  • 30 grs. de mantequilla
  • 2 grs. de sal
  • 175 grs. de mantequilla
Para el relleno

  • 500 grs. de azúcar blanca
  • 250 grs. de agua
  • 9 yemas de huevo
  • 1 huevo completo
  • 250 grs. almendra molida
  • 2 cucharadas de manteca de cerdo
  • 3 cucharadas de harina


Elaboración


Lo primero de todo será hacer la base de hojaldre, se puede comprar ya hecha, pero si queréis un sabor más auténtico se puede hacer, para ello os dejo el enlace de la Bayonesa de Cabello de Ángel y allí claramente se explica paso a paso.

El siguiente paso será realizar el relleno, lo primero será preparar el almíbar, para ello utilizaremos los 500 gramos de azúcar y 250 gramos de agua. Sé que es gran cantidad de azúcar, pero a la hora de realizar un almíbar es necesario duplicar la cantidad de azúcar en relación a la de agua y estas cantidades para el tamaño de la tarta está bien proporcionado.
Para hacer el almíbar el azúcar tiene que estar a punto de hebra y eso ¿Qué es? Bueno pues lo voy a explicar yo y la ampolla que me salió en el dedo anular de la mano izquierda, vamos, principios básicos que yo no cumplí jejejejeje. Se coloca en un cazo el azúcar y el agua, apenas se remueve y se deja que llegue a ebullición y reduzca en tamaño. Para comprobar que el azúcar está a punto mi dedo os diría que lo importante es mojaros dos dedos en agua fría y tocar la punta de la cuchara que esté manchada, si al separar los dos dedos se forma una hebra y al querer juntar juntarlos otra vez pincha un poco, ya está en su punto. Parece fácil y lo es, sólo que el paso del agua fría hará que vuestros dedos no se quemen. Os lo prometo, he aprendido la lección y mi dedo también.

Cuando ya está el almíbar, se apaga y se deja enfriar, mientras en una fuente se echan las 9 yemas y el huevo completo y se baten ligeramente. Removiendo el almíbar se echan los huevos batidos y se mezcla bien, luego poco a poco se incorpora la almendra molida, la manteca y la harina. Se remueve con unas barillas para que quede una masa homogénea y de color amarillo.

Todo este tiempo el hojaldre puede estar ya como base en la fuente donde se va a hornear y en la nevera, recordamos la importancia de la temperatura fría para la creación de las capas de la masa. Se vierte el relleno y se moldean los bordes.

El horno debe estar precalentado y estará en él entre 40-50 minutos a unos 170ºC. Yo el calor se lo puse sólo abajo y como veis se le creo una costra por encima y se doró perfectamente, si observáis que no se dora lo suficiente los últimos 10-5 minutos podéis darle también calor por encima.

Finamente se saca del horno y se deja enfriar, nosotros lo tomamos un poco templada y estaba genial, pero fría tampoco se queda atrás en sabor e historia.

Como siempre fue un placer hacer una receta de nuestros antepasados.


11 comentarios:

  1. Había escuchado un montón de veces eso de tecula mecula pero no sabia ni el porqué ni lo que significaba, no me acostare sin haber aprendido algo nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii estas recetas con historia es lo que tienen!!!

      Eliminar
    2. Uno de los postres más exquisitos que he tomado, y fue en Trujillo.

      Eliminar
    3. uno de los mas exquisitos postres que he tomado.

      Eliminar
    4. Es un dulce de "Olivenza " típicamente Oliventino con raíces portuguesas por su cercanía con Portugal

      Eliminar
  2. pues esto debe estar de lujo!!! me gusrdas un cacho??... muaskkk gracias!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro!!! Si hay que acercarlo a Cádiz no me importa eh????
      Muaaaa

      Eliminar
  3. Impresionante tarte, me muero por probarls

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta, impresionante

    ResponderEliminar