miércoles, 2 de enero de 2013

Corazones de Mazapán

Lo primero de todo: FELIZ 2.013!!! Hubiera querido subir esta entrada antes de acabar el año, pero si os digo la verdad es que hacer roscones es muy laborioso y deja poco tiempo para otras cosas, pero aquí estamos, empezando año con unos lindos corazones de almendra y azúcar, no hay mejor forma de comenzar!!!!

He investigado por la red para conocer la historia del Mazapán y me he sorprendido que tiene numerosas páginas web que sólo están dedicadas a este tradicional dulce y en cada una cuenta una maravillosa historia sobre su procedencia. Así que hoy no me decanto por ninguna de ellas, sólo puede decir que la almendra convertida en pasta y con algún ingrediente dulce nos ha debido acompañar toda la historia de la humanidad. Los persas, los griegos, los árabes…entre otras culturas que han vivido en la vieja Europa pueden ser sus creadores, así que todas las versiones pueden ser validas y aceptadas. Centrándome en mi país, diré que en España es un dulce muy típico de estas fechas y en algunos lugares como Toledo puede tomarse durante todo el año.

Además de los ingredientes básicos de la receta se le pueden añadir otros y entonces cambia de nombre: Pan de Cádiz (mazapán relleno de fruta confitada), Ánguilas (mazapán relleno de yema), Empiñonadas (mazapán empanado en piñones), Pasteles de Gloria (mazapán relleno de batata)… así un gran recetario con base de mazapán.

Pero yo me voy a centrar en la receta básica para degustar en esencia el sabor de la almendra.

Corazones de Mazapán

Ingredientes:

  • 300 gr. de almendra molida
  • 300 gr. de azúcar glass
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • 1 clara de huevo


Elaboración:

En una fuente se coloca la almendra molida, que podemos comprarla ya así y ahorrarnos algo de trabajo, junto con el azúcar glass (de ahí la finura de este dulce bocado, si fuera azúcar lustre quedaría una textura más basta) y las dos cucharadas de agua.

Con las manos, se amasan los ingredientes hasta que se queden homogenizados y no se peguen a las manos. Lo tapamos con papel transparente y lo dejamos reposar en la nevera durante un par de horas.
Cuando ha transcurrido el tiempo marcado, con un rodillo alisamos la masa dejando un grosor de 2 centímetros, más o menos y con un corta pasta pequeño hacemos las figuritas, también se pueden hacer a mano moldeando la pasta hasta conseguir una forma de tipo caracol o espiral. Se colocan sobre la bandeja del horno con un papel vegetal y se pincelan con la clara del huevo. Lo importante es que la clara esté a punto de nieve antes de usarla, mejorará el resultado final. Se introducen al horno, previamente calentado SÓLO en la parte superior, ya que el mazapán se puede considerar un producto semi crudo, realmente el horno le dará el tono tostado que le caracteriza, éste debe estar a 200ºC y estará entre 2-3 minutos, no mucho más, porque se cocería en exceso y endurecería.

Sacarlos de la bandeja y enfriar. Cuando ya no estén calientes uno a uno envolver en un poco de plástico transparente de cocina, para conservar mejor su textura y guardar en una cajita de metal. Pueden conservarse en muy buen estado durante semanas.

Espero que os gusten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario