lunes, 1 de octubre de 2012

Mermelada de Higos

Esta entrada lleva su propia historia: En la zona noreste de Madrid, en la sierra se encuentra un embalse llamado Pontón de la Oliva, fue construido en el siglo XIX , pero está en desuso debido a su mala ubicación. Tras construirlo, los ingenieros descubrieron que debido a la piedra de la zona se producían muchas filtraciones, llegando a ser un peligro, como solución tuvieron que construir otra presa más arriba para subsanar tal error. Como decía mi bisabuela Nicolasa: "El español acuerda bien, pero tarde".

Hoy en día es una zona muy frecuentada por escaladores y senderistas que pasean por sus alrededores y entre esos alrededores se encuentra un antiguo monasterio e iglesia románica derruida. Os preguntaréis que tiene que ver todo esto con la mermelada de higos, verdad? Pues muy sencillo, entre las ruinas de la iglesia y el monasterio se encuentra una higuera centenaria, la cual año tras año nos regala sus ricos y sabrosos higos. Es curioso porque ya nadie la cuida, ni la poda, ni la riega y ella sigue allí entre los dos muros que quedan en pie. 
Hará por lo menos diez años que descubrimos tal tesoro y durante muchos meses de septiembre nos acercábamos hasta allí para recolectar sus frutos, regarla y podar las partes estropeadas, era como en pago a su dulce servicio, unos higos exuberantes que se convertían en mermelada casera. Finalmente un año cuando fuimos con la idea de continuar la tradición nos encontramos que tal lugar estaba rodeado de un campo de cardos bien altos y punzantes que no nos dejaron acceder hasta la higuera. Y ahí terminó nuestra colaboración, ella nos daba higos y nosotros la cuidábamos. 

Ahora hace tiempo que no paso por allí así que no se deciros cómo anda el lugar, pero en casa seguimos haciendo mermelada de higos, esta vez del mercado jejeje, hasta que tenga mi propia producción de higos, que ya la tengo pero es pequeña para elaborar un dulce con ella. En la terraza entre varias higueras que tenemos plantadas, hay una que todos los años nos da alrededor de una veintena de higos, con los cuales hacemos una fiesta y los degustamos uno a uno. Me encanta seguir su proceso de crecimiento en el árbol y de su recolección también, jejeje.

Pasamos ya a la entrada de hoy estrenando mes que nos seguirá trayendo ricas recetas!!!

Mermelada de Higos

Ingredientes:
  • 600 gramos de higos, en este caso verdes ya maduros
  • 200 gramos de azúcar
  • El zumo de un limón
  • Agua

Elaboración:

Se lavan los higos y se les quita los rabitos y sus posibles imperfecciones. Cuando ya están listos, en una cacerola se colocan ya troceados con el azúcar, el zumo del limón y agua ¿Cuánta agua? Pues no hay que llegar a cubrirlos y si luego necesitamos más, se irá añadiendo. 

Ponerlos al fuego e ir removiendo periódicamente. Unos 45 minutos después, gran parte de la fruta se tiene que haber diluido y el resto tiene que estar muy blandita, si al probarla ya está buena de sabor y no hay que corregir ni la cantidad de azúcar ni la cantidad de agua, se tritura con la batidora y a fuego lento se le deja un par de minutos removiendo, no más, porque ahora su textura homogénea salpicará mucho en la cocción, por eso sólo se tritura cuando ya estamos seguros de que la mermelada está en su punto.

Ahora ya sólo queda que se enfríe para envasarla y congelar para tener el rico sabor de los higos durante el invierno.
Aprovechar que todavía quedan higos en las tiendas que luego será tarde!!!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario