domingo, 22 de abril de 2012

Bizcocho de Huevo

¿Porqué hay tantas recetas de bizcochos? Porque creo que para cada persona del planeta hay una receta de bizcocho, es como una marca de identidad, siempre que pruebas el bizcocho de una persona lo reconoces al instante ¿Por qué? Pues es difícil de extraer la respuesta, pero creo que va relacionado con la personalidad.
Cada uno de nosotros cuando mezclamos los ingredientes de una receta le estamos incorporando nuestra forma de ser. Hay gente que lo necesita todo medido y ordenado, hay gente que no le gusta innovar, en cambio están los que son incapaces de seguir una receta al pie de la letra... y así se van creando los millones de recetas de bizcochos que existen.

Yo he emprendido el camino de encontrar mi bizcocho y con esta receta creo que estoy cerca, pero todavía no lo he encontrado ¿Me encontrará él a mí?

Quisiera una receta de bizcocho clásico, con aroma a limón y a huevo, que cuando te lo comes parece que recuperas el sabor tradicional de los dulces de antaño. Así que esta entrada se acerca a  mi idea de bizcocho, pero seguiré investigando.

Después  a partir de “tu bizcocho” inventas variaciones: con frutas, chocolate, frutos secos...

Éste tiene de especial su esponjosidad, al incorporarle los huevos por separado y las claras montadas, hace que suba más en tamaño y al llevar tantos huevos crea una corteza crujiente alrededor que le hace característico.

Me gusta la idea de que cada uno busque el suyo propio, os animo a que compartáis estas recetas y así endulcemos nuestro día a día.

 Bizcocho de huevo

Ingredientes:

  • 250 gr. de mantequilla
  • 100 gr. de azúcar
  • 4 huevos
  • 250 gr. harina tamizada
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 pizca de vainilla
  • Ralladura de un limón

Elaboración:

Colocar en un recipiente la mantequilla (reblandecida), batirla con las varillas eléctricas para que tome una textura espumosa, incorporarle 2/3 del azúcar y seguir batiendo. Añadirle poco a poco, sin dejar de batir, las yemas de los cuatro huevos y la harina de manera paulatina, la ralladura de limón, la vainilla y el bicarbonato.

En otro recipiente montar las claras con el resto del azúcar hasta dejarlo a punto de nieve. Cuando tenga ya esta consistencia añadir a la otra masa, pero ya no usar las varillas, con una cuchara grande de madera mezclar con movimientos envolventes pero no por mucho tiempo, ya que sería contraproducente para la esponjosidad del bizcocho.

Colocar la masa en un recipiente rectangular ya engrasado e introducirle al horno precalentado.

Es un bizcocho que debéis hacerlo preferentemente de abajo a arriba, es decir que sólo se pondrá el grill en los últimos minutos y si hace falta, ya que él va creando una costra, crujiente y que poco a poco toma color. La temperatura del horno: 180ºC , para saber que está en su punto, debe salir limpia la punta del cuchillo que se le introduce.
 
Sacarlo del horno y colocarlo en una rejilla para que termine de enfriarse en un ambiente seco.

Espero que os guste y ya os iré contando mis avances en la búsqueda de mi bizcocho!!!!


2 comentarios:

  1. Hola Aida! me ha gustado mucho lo que comentas de los bizcochos..y es que hay tantos!! que cuando te pones a mirar alguna receta no sabes cual elegir!! quedara esponjoso?? sera pesado?y de sabor? todo esto y mucho más son las preguntas que me hago, jejeje y solo es un bizcocho!! estaré pendiente para que me aconsejes...un besuco!! :)

    ResponderEliminar
  2. Elena, te entiendo perfectamente, parece sólo una receta de bizcocho..., pero tú dignidad va entre esos ingredientes!!!! Jejejejejeje, lo bueno es que siempre salen ricos.
    También acepto tus consejos profesionales eh????

    Un dulce beso

    ResponderEliminar