lunes, 19 de marzo de 2012

Palmeritas de hojaldre

Hoy es el día del padre, día para recordar y honrar esa figura tan importante en nuestras vidas: el padre. Sigas viviendo con él, esté en otro país o ya no esté en este plano, sigue siendo un día especial, un día donde su recuerdo es fuerte y por ello hay que celebrarlo.
Yo todavía no me acostumbro a no tenerle al otro lado del teléfono, de la puerta... no ha pasado un solo día sin que no haya notado su ausencia, hay días que se lleva mejor y otros simplemente estás más nublado.

Pero hoy vamos a celebrar su día, no será un día triste, porque él no nos educó en la tristeza, nos enseñó a celebrar la vida, a disfrutar cada segundo de ella rodeados de la gente que nos quiere, a disfrutar de una buena comida acompañada del vino adecuado y sobretodo de un buen dulce!!!! Por eso he hecho para desayunar palmeritas de hojaldre.

Con un buen vaso de leche fría comienzo este día de celebración, porque todos tenemos un padre y el 50% nos viene de él y eso nadie lo puede negar tengas o no buena relación con él, esté o no contigo. Para mí es un orgullo ser su hija y cada día que pasa se me ensancha más el corazón sintiéndolo.

Palmeritas de hojaldre
Ingredientes:
  • 1 plancha de hojaldre rectangular
  • Azúcar blanca

Elaboración:

En una superficie limpia y diáfana colocar una capa de azúcar blanca bien repartida. Poner encima la plancha de hojaldre y con un rodillo adherir el máximo posible de azúcar. Quitar la plancha de hojaldre, volver a colocar más azúcar en la superficie y hacer la misma operación con el otro lado del hojaldre.
Si queréis las palmeritas pequeñas cortar el hojaldre a la mitad por el ancho de la plancha.
Para realizar las palmeritas hay que ir doblando el rectángulo hacia dentro siempre en partes simétricas, normalmente da para tres o cuatro dobleces. Debéis aplastar bien la masa cada vez que la vayáis cerrando. Al final os debe quedar como una especie tubo de masa de hojaldre y con un cuchillo bien afilado debéis cortar rodajas cómo mucho de centímetro y medio.

A continuación se colocan las palmeritas en la bandeja del horno (con su papel antiadherente), entre palmerita y palmerita hay que dejar bastante separación porque rápidamente crecen, como mínimo 5 o 6 centímetros de separación. Introducirlo al horno precalentado.
En esta receta lo ideal es que estén tostaditas puesto que el azúcar se carameliza y las hace más crujientes y sabrosas, pero tenéis que estar muy atentos porque pronto se queman. Lo más recomendable es un horneado arriba y abajo en todo momento para que la masa crezca de igual manera por todos los lados y jugar con una temperatura  máxima entre 200º y 175º, es decir, constantemente vigiladas. Además es muy divertido ver su cocción, cuando colocas la masa en la bandeja no da aspecto de palmeritas y luego rápidamente crecen y se expanden (como el amor...). En el horno pueden estar unos 10-15 minutos.

Si queréis cobertura de chocolate hay que dejar enfriar las palmeritas y a... desayunar!!!!

 Esta fotografía es de las últimas tomadas con mi padre, para mí está cargada de fuerza y significado.
¡Felicidades papá!


2 comentarios:

  1. Que foto tan entrañable! Me gustó mucho tu blog, lo encontré buscando la receta de mi dulce favorito, los cortadillos de cidra. Te animo a que sigas publicando...tambien perdí a mi padre cuando era jovencita, pero siento siempre su ayuda y su animo en mi vida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Florecilla!!! Muchas gracias por tu comentario. Espero que la receta de los cortadillos te sea útil, ya sabes que aquí estamos para dudas, comentarios y compartires...
      En cada acto qe hago en mi vida, veo la esencia de mi padre, sobretodo cuando hago dulces!!!
      Un abrazo!!!

      Eliminar