jueves, 29 de junio de 2017

Fluffy japanese pancakes con nata de frambuesa








Esta receta de tortitas o pancakes tiene la distinción de montar las claras y hacer un merengue con ellas, así conseguimos esa esponjosidad y altura, las tortitas de las fotos estaban recién hechas, y por momentos se veía que bajaban de altura, como los soufflés.

Una gran idea para aportarle a las toritas más textura, el sabor está muy bien, creo que voy a tomar como referencia para otras veces esta proporción de ingredientes. Salieron 7 unidades.

La nata es un complemento ideal cuando no te gustan los siropes o chocolate para este tipo de recetas.

Ideal para las meriendas o desayunos con tiempo.
 
Fluffy  japanese pancakes con nata de frambuesa

Ingredientes
Para las Fluffys

  • 2 huevos
  • 40 ml. de leche
  • 1 cucharadita de las de café de bicarbonato sódico
  • 40 gr. de harina
  • 1 cucharadita de las de café de extracto de vainilla
  • 30 gr. de azúcar

Para la nata de frambuesa

  • 150 gr. de frambuesas frescas
  • 400 ml. de nata para montar (35% de grasa)
  • 50 gr. de azúcar

Elaboración

Primero vamos a preparar la nata para que se vaya enfriando y por último haremos las tortitas y así tomarlas calentitas.

Se lavan las frambuesas y con la ayuda de un colador extraemos su jugo, con una cuchara vamos presionando las frambuesas contra el colador, a fin de dejar sólo las semillas y algún resto de piel, en el recipiente que hayamos colocado debajo quedará una especie de puré de color muy vivo, reservamos.

La nata debe estar fría, o bien de la nevera o del congelador (unos 30 minutos) En un recipiente también frío, así ayudamos a montarla, batimos la nata con las varillas eléctricas, cuando esté completamente montada añadimos el puré de frambuesa con el azúcar integrado. Seguimos batiendo unos minutillos. Ahora la llevamos al congelador para que tome más cuerpo.

Para las Fluffys:

Lo primero de todo es separar las claras de las yemas y las primeras guardarlas en el congelador mientras preparamos la receta.

Batimos las yemas con la leche y la vainilla, añadimos la harina y el bicarbonato sódico.
Montamos las claras y a mitad del proceso le añadimos el azúcar, así conseguiremos un estupendo merengue.

Ahora unimos las dos mezclas con movimientos envolventes para no bajar la esponjosidad del merengue.
Calentamos una sartén con un poco de mantequilla, cuando esté caliente, con la ayuda de una cuchara de servir ponemos dos o tres montañitas de masa, según sea la sartén de grande, yo coloqué como tres pequeñas naranjas, para que os hagáis una idea del tamaño. Tapamos la sartén con su tapa y dejamos que se cocine a fuego medio durante 3 minutos. Luego con la ayuda de una espátula le damos la vuelta y hacemos la misma operación, otros tres minutos.

Ya las tenemos listas, sólo falta servirlas con la nata de frambuesa.



 

jueves, 22 de junio de 2017

Natillas de coco (sin lactosa)





Esta receta es ideal para intolerantes a la lactosa debido a que sólo se prepara con leche de coco y también podría ser ideal para vegetarianos sin se suprimen los huevos.

Es un postre sencillo y con la idea de tomarlo frío o congelado tipo helado, ideal para desayunos o meriendas dada su consistencia.

Con este calor el coco siempre te transporta a lugares paradisiacos y exuberantes.

Natillas de coco (sin lactosa)

Ingredientes

  • 40 gr. de maicena
  • 800 ml. leche de coco
  • 100 gr. de azúcar
  • 50 gr. de coco rallado
  • 3 huevos

Elaboración

Vertemos en una cacerola 650 ml. de la leche de coco, el azúcar y el coco rallado, lo ponemos a hervir; por otro lado disolvemos la maicena en el resto de leche de coco y también los huevos, bien batidos.

Cuando empieza a hervir el contenido de la cacerola vertemos el preparado de la maicena y removemos para que no se queme, pronto empezará a espesar.

Cuando cueza de nuevo apagamos y dejamos enfriar, se puede entonces colocar ya en el recipiente de presentación, cuando no esté caliente lo podemos meter en el congelador un par de horas para tomarlo bien frío.

jueves, 15 de junio de 2017

Cuajada de Piña







Ya llegó la época de postres fáciles y sin horno, para evitar más calor del que ahora ya estamos pasando en junio. A todo el mundo le apetece algo fresquito y no complicarse mucho en la cocina.

Un dulce de piña en almíbar y cuajada es la idea que os presento hoy como alternativa a los helados.

Cuajada de Piña

Ingredientes 


  • 400 ml. de leche condensada
  • 400 ml. de nata para montar
  • 420 gr. de piña en almíbar escurrida
  • 250 ml. de almíbar
  • 2 sobres de cuajada
  • 75 gr. Galletas saladas (al gusto)

Elaboración

Su preparación es rápida y sencilla, ponemos la leche condensada, la nata, el almíbar y la piña en una cacerola grande, se pasa todo por la batidora para triturar la fruta e integrar todos los ingredientes, se aparta un poco.

La cacerola se pone a hervir, mientras en la parte que hemos reservado se disuelve los dos sobres de cuajada (sabor lácteo), cuando empiece a hervir lo añadimos, removemos sin parar y así hasta que vuelva  a hervir, entonces lo retiramos de fuego y dejamos que se enfríe un par de minutos.

Las galletas se muelen con las manos, no en trozos muy pequeños y se colocan en la fuente donde se va a enfriar. Ahora vertemos el preparado caliente y removemos para que las galletas se repartan de la manera más igualitaria.

Ahora solo falta que se enfríe y luego tenerlo en la nevera al menos 4 horas más para que tome su textura y esté fresquita cuando se consuma.

 


jueves, 8 de junio de 2017

Tarta ligera de manzana






Qué pocos ingredientes tiene esta tarta y qué sabor tiene tan rico y natural, a veces parece que estás tomando una compota caramelizada de manzana. Al no llevar huevo o ningún tipo de grasa puede ser altamente recomendable para alérgicos o simplemente si no quieres una receta muy rebuscada.

Como siempre recomiendo para este tipo de tartas, la variedad de manzanas para utilizar sería las Reinetas, siempre aportan ese dulzor y sabor característico de esta variedad.

Tarta ligera de manzana

Ingredientes

  • 6 manzanas de tipo Reineta
  • 180 gr. de harina
  • 200 gr. de azúcar blanca
  • 1 sobre de levadura
  • Mermelada de albaricoque


Elaboración

Lo primero de todo será pelar y descorazonar las manzanas, luego las picamos que no triturar, me explico, no tenemos que hacer un puré con las manzanas sino un picadillo muy minucioso, lo podéis hacer bien con la picadora o a mano.

Hecho este paso, que es el más laborioso, mezclamos las manzanas con la harina, la levadura y la mitad del azúcar. 

En un recipiente redondo y engrasado con mantequilla vertemos el preparado y con una cuchara aplanamos la superficie para alisarla. Ahora espolvoreamos el resto del azúcar por encima.

El horno estará precalentado al máximo con calor arriba y abajo, cuando metamos la tarta estará los primeros 30 minutos sólo con calor abajo y después de este tiempo pondremos el calor arriba (apagando el fuego de la parte inferior) así estará otros 10 minutos, de este modo caramelizamos el azúcar de la superficie.

Una vez retirada la tarta del horno la cubriremos con mermelada de albaricoque, mejor hacer este paso con el postre aún caliente, así queda bien asentada y muy apetitosa.

Tarta sencilla y ligera de manzana además de exquisita.


 

jueves, 1 de junio de 2017

Tarta Jerusalem Kodafa



 
Por este tipo de recetas cree especialmente este blog, recetas con tradición, cultura, sabor auténtico, recetas ancestrales que no se puede perder.

La tarta parece ser de origen judío típica de la zona de Israel, me hubiera encantado encontrar más información al respecto, pero no he tenido mucho tiempo, queda pendiente.

Yo tomé la receta de “Dulces Bocados”, pero es verdad que he variado algunas cantidades. Sobre el queso, poner queso crema es una adaptación, realmente tendría que ser con requesón; pero también os digo así queda espectacular, esta semana repetimos tarta.

Tarta Jerusalem Kodafa

Ingredientes

Para la masa
  • 400 gr. de cous-cous
  • 100 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
Para el relleno
  • 380 gr. de queso crema
  • 3 huevos
  • 80 gr. de miel
  • 25 gr. de azúcar
Para el almíbar
  • 50 gr. de azúcar
  • 25 ml. de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
Para la cobertura
  • Pistachos
Elaboración 

Yo recomiendo elaborar primero el relleno, para ello con unas varillas manuales mezclamos el queso crema, los huevos, el azúcar y la miel, sin dejar grumos, bien batido, reservamos.

Preparamos el cous-cous, en casa lo usamos precocido, así que cocemos la misma cantidad de agua que de cous-cous , lo vertemos encima de él y tapamos, que repose unos 5 minutos ( cada uno que siga las instrucciones de la sémola de trigo que compre). Acto seguido lo mezclamos con la mantequilla derrita y los huevos ya batidos.

Para hacer la tarta se puede usar un aro de pastelería, se coloca sobre la bandeja del horno con un papel vegetal en la base y se pone la mitad del cous-cous, con una cuchara se prensa bien para compactar la tarta. 

Colocamos el relleno y repetimos la operación con el resto de cous-cous. Volvemos a prensar la masa.
En el horno estará alrededor de los 30-40 minutos, tenéis que controlar que no se queme; ya que el calor del horno lo ponemos arriba y abajo, a 220ºC.

Mientras preparamos el almíbar , en un cazo se coloca el zumo de limón, el agua y el azúcar, se deja cocer unos 15 minutos sin remover, se quedará con una textura de jarabe.

Cuando se saca la tarta del horno se vierte con cuidado el almíbar por toda la superficie, ya sólo queda cubrirla con pistacho picado y listo.

Nosotros el primer día la tomamos templada y estaba de vicio, al relleno de queso le va muy bien esa temperatura, pero vamos el resto de días también ha sido espectacular.