jueves, 27 de octubre de 2016

Panellets o Empiñonados





Los panellets son un dulce típico de primeros de noviembre, cuando se festeja el día de los difuntos y de todos los santos.

Con este nombre se conocen por toda la parte de Cataluña, Valencia, Aragón, Baleares… y parece que datan del siglo XVIII, hay dos teorías, una que viene del norte de Europa donde el mazapán también se usa mucho para los dulces típicos. La otra teoría habla de un legado árabe. Cualquiera de las dos opciones serían lógicas.

Aquí en Madrid siempre se han conocido como empiñonados, así lo recuerdo yo de ver en las pastelerías para esta época y también para Navidades.

Creo que nunca lo había probado, pero me lancé a hacer esta receta después de una petición familiar y hay que reconocer que están muy ricos.

Aprovechando que se acerca la fecha aquí os dejo su sencilla receta.
 
Panellets o Empiñonados

Ingredientes (para 16 unidades)

  • 125 gr. de almendra molida
  • 90 gr. de azúcar blanca
  • Ralladura de un limón
  • 50 gr. de patata cocida
  • 1 clara de huevo
  • 125  gr. de piñones pelados


Elaboración

Lo primero de todo es cocer una patata pequeña con cáscara, dejarla enfriar y pelar. Tomar los 50 gramos que se requieren. Después se coloca en un bol y con un tenedor se aplasta para conseguir una masa, se añade el azúcar y la ralladura de limón, por último la almendra molida.
Con la ayuda de las manos trabajamos la masa para que todos los ingredientes se integren. Se tapa con plástico transparente y a la nevera hasta el día siguiente.
Pasado su tiempo de reposo, tomamos pequeñas porciones y con las manos se hacen bolitas. Se pasan por la clara batida y se dejan sobre un papel de horno que se seque un poco la clara.
Ahora sólo falta empanar las bolas con los piñones, yo como mejor lo hice fue poniendo piñones en la palma de una mano y con la otra iba moviendo el empiñonado para cubrir toda su superficie.
5-8 minutos al horno precalentado a 250ºC  con calor arriba y abajo, vigilando que no se quemen y listos!!!

 


Receta tomada de la repostería de Paqui.



jueves, 20 de octubre de 2016

Tiramisú (free style)





Este postre italiano suele ser todo un éxito cuando preparas una cena o una comida entre amigos, con su sabor a café y la cremosidad del mascarpone es un triunfo.

Sé que la auténtica receta lleva huevo, esta es mi propia versión y además de los comienzos en el mundo de la repostería; así que es ideal para principiantes o simplemente personas que no se quieran complicar en exceso.
 
Que la disfruten.

Tiramisú (free style)

Ingredientes

500 gr. de queso mascarpone
15 gr. de azúcar blanca
30 ml. de leche
270 ml. de café cargado
17 ml. de brandy
30 gr. de azúcar
Cacao en polvo
Bizcochitos suficientes para dos capas 

Elaboración

Se bate el queso con su azúcar y la leche, así conseguimos una textura más manejable, reservamos.

Se hace el café y se deja enfriar. Después se le añade el brandy y el azúcar.

En la fuente donde lo vayamos a presentar se coloca la primera capa de bizcochos, que cubran toda la base. Se empapan con el preparado de café y se cubre con parte del mascarpone, más o menos la mitad del queso.

Se vuelve a repetir la operación de colocar los bizcochos cubriendo toda la superficie, se vuelven a empapar con el café y se coloca encima el resto de queso, hay que intentar que no se manche el blanco del mascarpone con el café de los bizcochos, por eso con una espátula se hace genial.

Por último cuando ya está bien repartido y plano, se espolvorea el cacao en polvo y a la nevera!!! Que este postre siempre se toma fresquito.


 


jueves, 13 de octubre de 2016

Torta de Anís






La torta de aní es un dulce muy típico de los pueblos en España, rara es la vez que no visites uno y no tengan una versión de dicha torta. Más fina, gordita, blanda, crujiente… son cientos las variedades que puede haber, y ya no digo si encima se le añaden chicharrones … qué perdición.

Esta masa es una versión libre, adaptando una masa salada de empana y dándole el toque con la ralladura de limón. Ideal para las meriendas, mojada en leche o café. Todo un clásico.


Torta de Anís

Ingredientes


  • 600 gr. de harina de trigo
  • 140 ml. de aceite suave de oliva
  • 200 ml. de agua
  • 2 sobres de levadura de panadería (11 gramos)
  • Ralladura de un limón
  • 20 gr. de anís en grano
  • 30 ml. de anís (licor)
  • 140 gr. de azúcar blanca


Para decorar

  • Azúcar
  • 1 huevo batido


Elaboración 

Por un lado, mezclamos la harina con la levadura, reservamos; por el otro batimos el azúcar con la ralladura, el anís líquido y el aceite hasta integrarlo todo.

Vertemos el agua tibia sobre la mezcla de harina y levadura, amasamos y cuando haya tomado un poco de forma le añadimos la otra mezcla de ingredientes. Se amasa al menos 20 minutos a mano para que tome su textura y ayudemos a suba la levadura. Se añaden los anises y se mezclan bien.

Tapada la masa con un trapo se deja en un lugar cálido al menos 25 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, se aplana la masa con la ayuda de un rodillo y se coloca en una bandeja de horno con papel vegetal. Con los dedos se le hacen pequeños pinzamientos a la masa, se barniza con el huevo batido y se espolvorea con azúcar para decorarla.

El horno tiene que estar precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo. Yo la cocí unos 40-45 minutos casi todo el tiempo sólo con el calor abajo y al final un poco por encima para dorar, tal vez un poco menos de tiempo le quede también bien.

Dejar enfriar y listo.

 

jueves, 6 de octubre de 2016

Rosquillas “mini” de Alcalá




Hoy os presento una receta tradicional de Madrid, más en particular de Alcalá de Henares, dicen que la receta llegó a la capital en el siglo XVII y que se ha mantenido intacta con el paso de los años.

La verdad es que estas rosquillas suelen ser más altas, yo no tenía hojaldre suficiente y me subieron menos de lo normal, pero he decir que de sabor están buenísimas y hasta más cómodas de comer. Seguro que me entienden los que han probado las rosquillas de Alcalá, comer un hojaldre alto siempre implica llenarse de migas jejejeje.

Espero que las disfrutéis, a mí me encantó elaborar una receta con tanta historia.

Rosquillas “mini” de Alcalá


Ingredientes

  • 4 planchas de buen hojaldre

Para la crema de yema

  • 4 yemas de huevo
  • 80 ml. de agua
  • 240 gr. de azúcar

Para el glaseado

  • 35 ml. de agua
  • 200 gr. de azúcar glass

Elaboración

Si hacéis vosotros el hojaldre, perfecto; sino es así, con un buen hojaldre de supermercado saldrán muy bien.

Se toman las cuatro planchas de hojaldre y se superponen una encima de otra, con un rodillo CASI SIN ROZAR lo pasamos por encima para unificarlas. Por favor, lo mínimo, sino el hojaldre no subirá. Normalmente estas rosquillas miden entre 6 y 8 centímetros, a mí me quedaron “mini” porque no tenía suficiente hojaldre y puse menos capas, pero con 4 y poca presión del rodillo os tienen que salir genial.

Con la ayuda de un aro de emplatar hice la forma de la rosquilla y con una boquilla de la manga pastelera hice el círculo interior. Se colocan, con algo de espacio entre ellas, en una bandeja de horno con papel vegetal, antes de meterlas en el horno, salpicarlas con un poco de agua, dicen que eso ayuda a que leven más. El horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo; durante el tiempo de cocción hay que controlar que no se quemen por lo que habrá momentos que sólo pongamos el calor inferior. Yo las tuve unos 25 minutos, hasta que se doraron.

Se sacan del horno y se colocan en una rejilla para que no retengan humedad, durante los últimos minutos del horno hemos ido haciendo la crema de yema. En un cazo se coloca los 80 ml. de agua junto con los 240 gramos de azúcar, sin remover, se cuece durante 3 minutos, se apaga y se deja enfriar unos 5 minutos. En otro recipiente tenemos las yemas batidas a mano. Ahora vertemos el almíbar que hemos preparado en forma de hilo sobre las yemas, sin dejar de remover, así creamos la crema de yema tan famosa de la tarta San Marcos, por ejemplo. Cuando esté bien integrado se coloca en el cazo de antes y se cuece 5 minutos a fuego medio sin parar de remover para que no se queme. Después dejar enfriar alrededor de 7 minutos.

Ahora se bañan las rosquillas, yo me ayudé de unas pequeñas pinzas, sujetaba la rosquilla desde la base y las introducía en la crema, después las escurría un poco y las colocaba sin que se rozaran con las demás sobre una rejilla. Un truco, debajo colocar papel vegetal para los restos de crema y glaseado que se caen.
Cuando están todas bañadas se dejan secar unos 30 minutos.

Pasado este tiempo se prepara el glaseado en frío, se mezcla el agua con el azúcar glass y se repite la misma operación para bañar las rosquillas.

Este glaseado se seca pronto, en un par de horas estarán listas para ser consumidas. Buen provecho.
 

 








receta de "decoracióndemabel", gracias