jueves, 29 de octubre de 2015

Empanadillas de Nata y Cabello de Ángel



 

Esta receta podría ser perfectamente una receta navideña, ya que son muchos los dulces de esta época que llevan cabello de ángel y azúcar glass. Pero también es ideal para el otoño ya que el cabello de ángel se elabora a partir de un tipo de calabaza, así que está de plena temporada.

Es un dulce que lleva su tiempo, porque hay que hacer una a una las empanadillas y la masa es un poquito trabajosa.

Aun así el resultado es un bocado muy fino y merece la pena, con aires de cortadillos de cidra o dulces navideños.

Empanadillas de Nata y Cabello de Ángel

Ingredientes

Para la masa

  • 250 gr. de mantequilla
  • 200 ml. de nata
  • 600 gr. de harina de fuerza
  • 1 cucharita de las de moka de bicarbonato o levadura
  • Azúcar glass para decorar


Para el relleno

  • 1 lata de cabello de ángel
  • La ralladura de un limón
  • ½ cucharita de las de café de canela molida 


Elaboración 

Empezamos con la mantequilla a temperatura ambiente y la ayuda de unas varillas manuales, lo mezclamos con la nata, cuando se ha creado una crema muy esponjosa añadimos la harina con la levadura, se trabaja con las manos y una vez que está bien homogeneizada, se tapa con papel film y a la nevera por lo menos 40 minutos para que se enfrie bien.

Mientras rallamos la piel del limón, lo añadimos a la canela y al cabello de ángel, con la ayuda de una cuchara removemos bien. Este toque aromático se lo he añadido yo, considero indispensable añadir estos dos ingredientes al cabello de ángel para realzar su sabor.

Para hacer las empanadillas, con la ayuda de un rodillo estiramos la masa y con un corta pastas se hacen las obleas, del tamaño que deseéis, se rellenan con el preparado de cabello de ángel y se cierra con la ayuda de un tenedor.

Colocamos papel vegetal en la bandeja y sobre éste disponemos las empanadillas, se llevan al horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo durante 20 minutos, tienen que dorarse, sino dejarlas más tiempo dentro.
Una vez sacadas del horno y ya templadas, se le espolvorea el azúcar glass.

Buen provecho.









 


















Receta tomada de “Cocina compartida”

jueves, 22 de octubre de 2015

Bizcocho de Yemas





Mira que soy una fanática de los bizcochos y creía que ya había probado las mejores recetas, no digo que no, pero el bizcocho que hice este fin de semana ha entrado en el “Top five” de super recetas. Qué sabor a pueblo, artesano, familiar, natural… podría pasarme así un rato.

Su peculiaridad es que no lleva claras de huevo, sólo yemas, en total 8, si una pasada, pero mínimo una vez en la vida hay que probarlo. Yo estaba un poco reacia porque no me gusta que la yema sea muy protagonista en la repostería, pero estaba equivocada y el resultado final apoteósico. No tiene peso en el sabor, es un bizcocho muy esponjoso y la cobertura se queda crujiente, para nada empalagoso. Recomendable 100%.

Bizcocho de Yemas

Ingredientes

  • 6 yemas
  • 250 gr. de harina
  • 150 gr. de azúcar blanca
  • 200 ml. de leche
  • 150 gr. de mantequilla
  • 2 cucharadas de vainilla
  • 1 sobre de levadura de repostería
  • 1 pizca de sal


Para el almíbar (opcional)

  • 150 gr. de azúcar blanca
  • 150 ml. de agua
  • 20 ml. de brandy


Para la cobertura

  • 150 gr. de azúcar
  • 150 ml. de agua
  • 2 yemas


Elaboración

Para hacer el bizcocho se baten las 6 yemas con 200 ml. de leche y la vainilla líquida, yo utilicé para este paso la batidora, pero con las varillas también se puede hacer.

Por otro lado se mezclan todos los ingredientes secos y después la mantequilla derretida, cuando está todo casi integrado se vierte la mezcla anterior, es una masa muy fácil de remover, con las varillas no encuentras dificultad, recuerda a la masa de las pastas de mantequilla. Se coloca en un molde engrasado que no sea muy grande.

Ahora se cuece en el horno precalentado a 200ºC durante 40 minutos como mínimo con calor abajo, sabrás que está cuando salga limpia la punta de un cuchillo. Se deja enfriar y desmoldar.
Ahora haremos el almíbar que lleva dentro, éste es opcional, yo lo puse en medio bizcocho, la otra parte iba sin ello y estaba fantástico.

Se coloca el agua y el azúcar en un cazo, se lleva a hervir durante 5 minutos y después se incorpora el brandy, dejamos que evapore el alcohol con unos minutos más de hervor y listo, lo dejamos templar.

Para la cobertura, hacemos otro almíbar con el agua y el azúcar y lo dejamos a punto de hebra, se deja templar y entonces añadimos las yemas bien batidas, muy poco a poco y batiendo al tiempo, para que la yema no se cuaje y se convierta en huevo hilado jejeje. Este preparado lo llevamos a ebullición y dejamos que espese la crema, siempre removiendo.
Montamos el bizcocho: lo emborrachamos con el primer almíbar y la ayuda de un pincel para ello se abre por la mitad y se impregna con él. Se vuelve a colocar la parte de arriba del bizcocho y se cubre con la crema de yema, principalmente por la superficie no los lados.
Si tenéis un soplete de cocina, yo lo tenía hasta la mitad de esta receta, donde se le ocurrió romperse, quemáis la parte de arriba, para caramelizar la cobertura y si no, lo ponéis en la parte de arriba del horno unos minutillos para que se dore.

Seguro que no os deja indiferentes.




 












Idea tomada de “Divina Cocina”, gracias.


jueves, 15 de octubre de 2015

Tarta Buen Día de Manzana




Hoy os presento una tarta de manzana de creación propia, tenía en casa unas cuantas manzanas de nuestra cosecha y tenía que pensar en un dulce con ellas, las grandes tartas como el Apple Pie o la Tarta Tatín ya las había publicado, así que pensamos en mezclar lo mejor de diferentes recetas, nos basamos en la tarta imperial de frambuesa e hicimos los cambios oportunos, así nació esta tarta que a mi me recuerda a la manzana asada y lleva el toque de caramelo de la crema catalana. 

Está deliciosa, pero es mejor consumirla al día siguiente, los ingredientes toman más aroma, la capa de caramelo se recomienda hacerla casi en el momento de comerla, para así disfrutar de su punto crujiente.

Espero que os guste.

Tarta buen día de manzana

Ingredientes
Para la masa

  • 330 gr. de harina de trigo
  • 70 gr. de almendra molida
  • 60 gr. de azúcar blanca
  • 20 ml. de brandy
  • 200 gr. de mantequilla
  • Vainilla en polvo

Para el relleno

  • 750 gr. de manzanas
  • 5 yemas de huevos
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 1 cucharita de postre de maicena
  • 1 rama de canela
  • 1 piel de limón

Para la cobertura

  • Azúcar blanca


Elaboración 

Lo primero de todo será hacer la compota de manzana, lavamos y descorazonamos la fruta, se parte a trozos grandes y se pone a cocer con 1 litro de agua, la canela y la cáscara de limón, al menos 40 minutos, hasta que las manzanas se deshagan al aplastarlas con la cuchara. Se quita la canela y la cáscara de limón se deja, pero hecha trocitos pequeños.

Se vierte la leche condensada y las yemas de los huevos, se remueve bien, en un poco de agua se diluye la maicena y también se integra en el relleno, que hierva al menos 5 minutos más, entonces se apaga y se deja templar.

Mientras se prepara la masa, se mezclan todos los ingredientes en un bol grande, la mantequilla se puede derretir para ayudar en la integración, es una masa compacta, se envuelve en papel film y se deja reposar al menos 30 minutos en la nevera.

Esta tarta es mejor prepararla con aro de pastelería, para que así la presentación sea más bonita, con la ayuda de un rodillo se hace la base y se pone el aro encima, se termina de colocar los laterales de la tarta cubriendo el aro con la masa, este paso se hace más cómodamente con las manos.

Se vierte el relleno y se lleva al horno precalentado a 190ºC durante 40 minutos con calor arriba y abajo.

Pasado su tiempo de cocción, se deja enfriar y se coloca en el plato de presentación. Se hace la capa de caramelo poco antes de hincarle el diente, para ello usaremos un soplete de cocina, hay que cubrir la tarta de azúcar e ir quemándola poco a poco con la llama. Finalmente se retira el aro y ya tenemos una rica tarta de manzana.

 


jueves, 8 de octubre de 2015

Bocaditos de Zanahoria y Queso




Ya llega el tiempo de los productos de color naranja: la calabaza, las batatas, la zanahoria y nuestros grandes aliados los betacarotenos, ¿Qué haríamos sin ellos? Estos alimentos me encantan para cocinar y si los puedo incluir en postres, ni te digo. De por sí ellos son dulces así que vienen genial para bizcochos, tartas o galletas y combinan muy bien con la canela y con la nuez moscada.

Esta receta la vi en Facebook y como ya he probado otras recetas de esta web y me han gustado, sabía que serían un éxito este domingo y así fue. Menuda perdición la crema de queso con vainilla ¿Cómo puede algo estar tan rico?

Muy fácil de preparar, además si te paras analizarla un momento, te das cuenta que es una versión rápida de la tradicional tarta de zanahoria y queso, al no llevar harina es genial para celiacos. Buen provecho!!!

Bocaditos de zanahoria y queso


Ingredientes (para 25 bocaditos)

  • 110 gr. de zanahoria
  • 125 gr. de queso crema
  • 45 gr. de copos de avena
  • 70 gr. maicena
  • 4 claras de huevo
  • 30 gr. de azúcar moreno
  • ½ cucharita de postre de canela molida
Para el relleno
  • 225 gr. de queso crema
  • 1 cucharada sopera de extracto de vainilla
  • 1 cucharada sopera de azúcar

Elaboración

Lo primero es triturar los copos de avena casi a harina, se colocan en un recipiente grande y se mezclan con el azúcar, la canela y la maicena, después se añaden las claras de huevo y el queso crema, con las varillas manuales se integra todo, por último añadimos la zanahoria pelada y rallada.

Se precalienta el horno a 180ºC, sobre la bandeja y el papel vegetal, con la ayuda de una cuchara sopera, se reparte la masa haciendo la forma de pequeñas cookies, se cuecen durante 20 minutos mínimo con calor arriba y abajo. Es una masa que no sube y además su textura es blanda, aunque parezca que serán crujientes.

Dejar enfriar y mientras preparamos el relleno, que es muy fácil: batir el queso con el azúcar y la vainilla, como ya he dicho antes receta rápida y sencilla.

Ahora se coloca un poco del preparado de queso encima de una de las pastas y se cierra con otra y voliá, ya tenemos nuestro postre.

























Idea tomada de Labioguia.

jueves, 1 de octubre de 2015

Galletas de Caramelo y Manzana


Galletas de mantequilla, pastas de té, cookies, diferentes nombres para una misma receta y la peculiaridad de ésta es la preparación del azúcar y la mantequilla que lleva, he usado la técnica de la tarta Tatín: caramelizar el azúcar y derretir en él la mantequilla, dejando unos minutos de hervor.

Por ello toma este tono tostado y su sabor recuerda al caramelo, también le añadí manzana para emular más a la famosa tarta francesa.

No se tarda mucho en prepararlas y el aroma que se queda en casa es embriagador, fusión de dos recetas tradicionales y que siempre triunfan.

Galletas de caramelo y manzana

Ingredientes
  • 250 gr. de mantequilla
  • 140 gr. de azúcar
  • 2 huevos
  • 500 gr. de harina
  • 1 cucharita de las de café, rasa, de bicarbonato
Para el relleno
  • 2 manzanas maduras
  • ½ cuchara de mantequilla
  • 1 cuchara de azúcar
Elaboración

Lo primero de todo es "tatinizar" la mantequilla y el azúcar, para ello caramelizamos el azúcar en una cacerola, cuando está líquido y tiene su color característico lo apartamos del fuego y diluimos en ello la mantequilla a dados y temperatura ambiente, para no enfriar en exceso el caramelo y se que solidifique, cuando estén integrados lo volvemos a poner al fuego para que hierva unos minutos. Retirar y enfriar.

En un recipiente grande colocamos esta mezcla una vez templada y le añadimos los huevos batidos, inmediatamente la harina con el bicarbonato y con la ayuda de una espátula lo mezclamos bien, puede que necesitéis añadir algo más de harina si se os pega en los dedos. Cuando está suelta la masa taparla con papel transparente y dejarla en la nevera mínimo una hora.

Pelamos y partimos en daditos muy pequeños las dos manzanas, en una sartén derretimos la mantequilla y doramos la fruta, ya al final se añade el azúcar para caramelizarlo.

La masa hay que extenderla con la ayuda de un rodillo lo máximo posible, en forma de rectángulo, entonces se reparte encima el relleno de manzana y desde uno de los laterales más largos se enrolla sobre sí misma hasta conseguir una “barra” de masa, con un poco más de azúcar, en este caso puede ser moreno se empana levemente. Con un buen cuchillo de sierra se cortan discos de no más de 2 centímetros y se colocan ya sobre la bandeja de horno y papel vegetal.

El horno debe estar precalentado a 180ºC y estarán dentro 10-12 minutos con calor arriba y abajo, al sacarlas es mejor que se enfríen sobre una rejilla para que no conserven excesiva humedad.

Ideales para la merienda con un vaso de leche o una infusión.