jueves, 30 de abril de 2015

Tarta de Corazones de Fresa



Receta primaveral y festiva para el día de la madre, que celebramos este próximo domingo, ideal para preparársela a mamá y disfrutarla en familia.  Yo creo que las tartas de crema y fruta suelen tener el éxito asegurado, ésta es muy fácil de elaborar y la decoración es abierta a lo que queráis innovar, en mi caso la decoré con corazones para dar un toque más amoroso a esta tarta especial.

¿Qué seríamos sin esta gran mujer que está en nuestra vida? En mi caso me enseña de muchas maneras, con su forma de ser, de actuar, cuando la pido consejo o simplemente me abraza. Me quiere tal y como soy, algo muy importante para cualquier hijo y lo más importante confía en mí plenamente y en mis capacidades. Siempre está ahí apoyando y sosteniendo al sistema, haciendo de madre y de padre en algunos casos, ya que en mi caso  ya no está presente. No sólo en este día le doy las gracias por todo, se las doy cada día de mi vida porque es una persona muy importante y la quiero mucho. Feliz día mamá.

Tarta de Corazones de Fresa
 
Ingredientes

Para la masa (variación de la masa sablé)

  • 200 gr. mantequilla
  • 90 gr. azúcar blanca
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo
  • 50 gr. de almendra molida
  • 350 gr. harina
  • 20 gr. brandy


Para el relleno

  •  1/2 kilo de fresas
  • 1 vaso de los de vino de azúcar
  • 1 vaso de los de vino de leche entera
  • 1 sobre de preparado de flan o natillas
  • Tabasco (opcional y al gusto)


Elaboración

Lo primero en preparar es la masa sablé, se bate la mantequilla derretida con el azúcar y la sal, se añade la vainilla y luego las almendras molidas, finalmente la harina y el brandy. Se amasa todo y se lleva a la nevera durante mínimo una hora para que repose.

Mientras se lavan y cortan las fresas, se reservan. En otro recipiente lo suficientemente grande batimos con las varillas manuales la leche con el azúcar y el sobre de preparado; cuando esté bien espumoso agregamos las fresas y mezclamos. Este relleno de tarta es una invención de mi propia madre y el punto de tabasco es parte de su toque personal, marcar contrastes con el sabor, es importante ponerlo casi cuando lo vayáis a verter sobre la masa para evitar que se corte el relleno.

Ahora tomamos 2/3 de la masa y con la ayuda de un rodillo la estiramos hasta conseguir un grosor de 0.5 a 1 centímetro, con un aro de repostería ya engrasado marcamos la base, lo que se quede por fuera lo usamos para hacer las paredes de la tarta cubriendo el aro por dentro. Se vierte el relleno y con el tercio de masa sobrante se hace la decoración, enrejado o tapa para cubrir la tarta. Se pincela con un poco de leche y al horno.

Debe estar precalentado a 210ºC y con calor abajo principalmente todo el tiempo, estará unos 45-50 minutos, para tostar la parte de arriba darle en los últimos 15 minutos también calor en esa zona.

Dejar enfriar dentro del molde por si la masa está un poco blanda y así evitaremos que se quiebre. Pasado una hora o un poco más desmoldar ya sobre el plato de presentación.

Espero que tengáis un buen y dulce día de la madre.


 


jueves, 23 de abril de 2015

Papilla de Harina Tostada





Hay momentos en la vida en que te encuentras que un familiar o persona cercana por edad o enfermedad tiene problemas para masticar con normalidad y se debe controlar la deglución de sólidos con una determinada textura. 

Este es el caso que ahora se presenta en mi familia, cuando los abuelos se hacen mayores y por enfermedad no pueden comer con normalidad. Además de todo lo que conlleva un ictus que te afecta al área de lenguaje tienes que pensar ¿Qué come hoy la abuela?

Pues el domingo fue un día de esos donde sientes en primera persona que la familia es mucho más que las personas que tienes a tu alrededor, vivas,  sientes que la familia es una red que va más allá de lo físico, es una memoria, una sensación que está ahí apoyando en todo momento. 
 
Cuando mis abuelos eran pequeños no existían papillas comerciales, las madres de entonces se las tenían que ingeniar para preparar un alimento completo y rico para que sus bebés pudieran comer. En el caso de mis abuelos la papilla era de harina tostada, sencilla en ingredientes, amoroso sabor y aroma a polvorón (jijijiji así es como lo hemos denominado las nuevas generaciones al probarla).

Esta receta no la tenemos registrada en ningún lado, pero ahora que se ha necesitado la hemos obtenido. Era muy impresionante ver a mi madre la mañana del domingo estimar los ingredientes y su preparación, parecía que llevaba toda la vida haciéndola, sólo teniendo lejanos recuerdos de su abuela preparándola cuando ella era niña.

Cuando una persona está enferma y en este caso además es mayor, es muy importante trasmitir seguridad y sensación de tranquilidad, así que esta papilla cumplía dos funciones, nutrir el físico y alimentar el alma. Qué mejor qué evocar los sabores de la infancia para trasmitir amor. 

También he decir que cuando en casa la probamos, descubrimos lo rica qué está, así que no hace falta ser un bebé o estar enfermo para saborear esta receta tan antigua y sabia.
Gracias al sistema familiar por estar ahí apoyando y trasmitiendo nuestra historia.

Papilla de Harina Tostada 

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 70 gr. de harina de trigo
  • 50 ml. de aceite de oliva suave
  • 150 gr. de azúcar blanca

Elaboración

Lo primero de todo será tostar y tamizar la harina, en una sartén se coloca la cantidad indicada, si la queréis más espesa añadir algo más. A fuego lento y con la ayuda de una cuchara se va calentando y después tostando, muy importante: remover constantemente para evitar que se queme. Cuando tenga un color dorado oscuro se retira, se templa y después se tamiza con un colador para evitar grumos en la papilla.

Por otro lado en un cazo se calienta el resto de ingredientes, cuando está templado se incorpora la harina ya preparada y con la ayuda de unas varillas manuales se integra bien todo. Ahora tiene que llegar a punto de ebullición. Entonces se baja un poco el fuego y se sigue removiendo al menos unos 25 minutos, hasta que la harina esté bien cocida y espese en su punto y así pueda ser digerida por estómagos delicados.

Ya tenemos nuestra papilla de harina tostada preparada para dar mimos y alimentar.

 



jueves, 16 de abril de 2015

Galletas “Rústicas” de Miel




Hay dulces que requieren mucho tecnicismo y siempre me esmero para que queden profesionales, y luego están estas recetas que piden a gritos ser “rústicas” donde te relajas y entonces se apodera de ti un sentimiento de confianza, donde sabes que por poco esmero que le pongas van a salir bonitas y a todos les van a encantar.
Son fáciles de hacer, procedimiento sencillo e ingredientes que se suelen tener en casa, siempre que hago una receta de miel os recuerdo la importancia de su calidad, para que el resultado sea sabroso.
Poco más que decir, a por la receta de la semana

Galletas “Rústicas” de Miel

Ingredientes
  • 2 huevos
  • 1 sobre de levadura seca
  • 60 gr. de azúcar moreno
  • 2-3 cucharadas soperas de miel
  • 150 ml. de aceite suave
  • 10 gr. de azúcar vainillada
  • 460 gr. de harina de trigo
  • Para barnizar un huevo y más azúcar vainillada
Elaboración
Por un lado se mezclan todos los ingredientes líquidos: huevos, miel y el aceite, seguidamente en otro recipiente se juntan los secos: harina, azúcar, levadura y la vainilla.
Con las manos se mezcla todo, es un poco pegajosa la masa pero pronto os haréis con ella. Se hace bolas del tamaño de una ciruela, las presionáis levemente sobre el papel de la bandeja del horno y con la ayuda de un tenedor le hacéis el motivo decorativo más o menos a cuadritos. Ahora se barnizan con el huevo batido y se espolvorea un poco más de azúcar vainillado, buen truco para aumentar su aroma.
En el horno, precalentado estarán durante 15 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo. Para dejarlas enfriar sobre una rejilla será perfecto.
Son unas galletas que con el paso de los días intensifican su sabor.
















Gracias a “Recetas de Cocina de Tayla & Piluka” por la receta.

jueves, 9 de abril de 2015

Corazones o Bizcocho de Coco



 
La receta de esta semana tiene aires tropicales, el coco es el protagonista, con su aroma y sabor hace de este bizcocho algo inolvidable. Después de unas semanas de dulces más laboriosos, con levadura, fermentación… llega esta receta que antes de una hora está hecha y ni te lo crees. 

La verdad es que me gustan las recetas de los dos tipos, de las laboriosas y técnicas y las que son rápidas y fáciles, que te recuerdan a tus primeros pasos en la cocina, cuando te juntabas con amigas para hacer una cenita el sábado aprovechando que los padres habían salido por ahí.  Por lo menos nuestro grupo de amigas era así, compañeras de colegio e instituto que aunque la universidad diferenció nuestros caminos, seguimos teniendo contacto. 
Para mí la amistad o las relaciones sociales han sido más divertidas siempre alrededor de una mesa o preparando el banquete, son momentos distendidos, donde el reloj se para y son muchas las conversaciones  y risas que surgen.

Volvamos al dulce que hoy os presento, deciros que toma más sabor a coco según pasan los días y que si os gusta el chocolate podéis incorporarle unos trocitos para complementar su sabor o pedacitos de toffe, toda una revelación. La receta de hoy dedicada a estas grandes amigas que han estado y están en mi vida, os quiero chicas!!!

Corazones o Bizcocho de Coco

Ingredientes


  • 120 gr. de azúcar blanca
  • 120 ml. de aceite suave de oliva
  • 250 gr. de harina de trigo
  • 3 huevos
  • 100 gr. de coco rallado
  • 200 ml. de nata líquida
  • 1 sobre de levadura seca
  • ½ cucharita de las de café de azúcar vainillado


Elaboración
Con la ayuda de la minipimer se baten los huevos y el azúcar y cuando están bien mezclados se incorporan el resto de ingredientes. Se sigue batiendo hasta homogeneizar la masa.

En un molde engrasado, yo en mi caso use moldes de acero inoxidable para emplatar, se reparte la masa y se lleva al horno para cocer durante 35 minutos a 190ºC, éste debe estar previamente caliente. El calor arriba y abajo, podéis usar la técnica de la punta del cuchillo para saber si está hecho por dentro, en mi caso por el tono que tenían los bizcochitos se sabía que estaba en su punto. Para enfriar, mejor desmoldarlo y dejarlo sobre una rejilla.

¿Habéis visto que rápido y sencillo?



 










Gracias al blog “Creandoaficiones” por la receta

jueves, 2 de abril de 2015

Mona o Torta de Naranja




Oficialmente la Semana Santa llegó, con sus ritos y su gastronomía, cada año he ido presentando un postre típico y este año repito dulce pero no receta: La mona de pascua o en otros lugares llamadas toñas o tortas. 

Son típicas de la zona del mediterráneo y si queréis saber más de su historia os invito a pasar por la otra entrada que ya publiqué de monas. Desde que vi esta receta a principios de años he estado esperando para poder hacerla, me encanta el bollo de miga, fermentada y si encima tiene este sabor tan nuestro a naranja, ni te cuento. Se podría decir que por ingredientes y procedimiento puede recordar al roscón de reyes, pero me da igual, como es otro de mis dulces favoritos pues para mí, perfecto.

Ideal acompañarlo con leche para la merienda o para el desayuno, jejejeje éste está siendo el mío estos días, qué aroma, qué sabor… sólo tengo elogios para ellas.

Felices vacaciones, a disfrutarlas al aire libre que parece que el tiempo nos acompaña!!!


Mona o Torta de Naranja

Ingredientes 


  • 1 naranja pequeña
  • 3 huevos
  • 40 ml. de aceite de oliva suave
  • 75 ml. de leche
  • 25 ml. de anís líquido
  • 140 gr. azúcar blanca
  • 25 gr. de levadura fresca
  • 1 pizca de sal
  • 700 gr. de harina de fuerza (tal vez un poco más)
  • Leche y azúcar para decorar


Elaboración 

La receta en la que me baso es de termomix, yo como no la tengo me he inspirado en la receta del roscón para su elaboración.

Se entibia la leche y se diluye la levadura y una cucharada de harina, se mezcla todo bien y se deja reposar bien tapadita, mientras preparamos el resto.

La naranja se lava y se corta a daditos, si tuviera mucha piel blanca habría que eliminarla, necesitamos su cáscara y la pulpa. Se añade el azúcar, con la mini-pimer se tritura al máximo y así puede integrarse enteramente en la masa. Ahora vertemos los huevos, el anís, el aceite, se siguen batiendo para mezclar todo bien.

En otro recipiente grande se pone la harina con la sal y se incorpora la mezcla anterior de ingredientes. Con las manos y con ganas se amasa bien hasta dejarlo todo homogeneizado, será una masa pegajosa, ahora le toca el turno al prefermento, lo añadimos y seguimos con fuerza trabajandola, claro que podéis hacer con ayuda de una amasadora si la tenéis a mano.

Con los 700 gramos de harina puede ser que sea suficiente, pero si ves que sigue siendo pegajosa y cuesta trabajarla, añadir harina la que admita, eso será ya vuestro ojo repostero quien lo vea.

Cuando la masa es manejable y compacta se deja reposar para que aumente su volumen, en un lugar cálido, tapado  con un paño. Pasado mínimo una hora, se saca el aire con las manos y se forman ya las piezas, en mi caso hice dos monas grandes, se dejan ya en la bandeja del horno sobre el papel vegetal y tapadas deben reposar mínimo otra hora de la misma manera que antes.

Antes de hornearlas se barnizan con leche y se espolvorea bien de azúcar, se cuecen a 180ºC durante 20 minutos con calor arriba y abajo hasta que se doren. Después dejar enfriar sobre una rejilla.

 












Gracias a Alcoiama Blog por esta deliciosa receta.