jueves, 29 de enero de 2015

Tarta Libanesa de Naranja y Almendra



 

Esta receta tiene nombre y sabor muy exótico;  la explosión y  fuerza de la naranja debido a su proceso hace que sea una tarta con mucha personalidad. 

Más que libanesa se podría llamar mediterránea por sus dos principales ingredientes: naranjas y almendras, ¿En qué país bañado por sus aguas no hay estos dos ricos alimentos? Es una tarta muy nuestra  y recomendable 100%.

Para mí ha sido ideal para celebrar el tercer aniversario del blog, este tipo de recetas con sabores intensos son los que me encantan.

Receta muy saludable puesto que no lleva harina de trigo.

Tarta Libanesa de Naranja y Almendra

Ingredientes

  • 2 naranjas medianas (aprox 470 gr.)
  • 150 gr. de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 gr. almendra molida
  • 1 cucharadita de las de postre de agua de azahar
  • ½ sobre de levadura
  • Naranja confitada, guindas y azúcar glass para decorar (opcional)


Elaboración
En la olla exprés se coloca las dos naranjas enteras ya lavadas con abundante agua, se cocinan 10 minutos y una vez que se han enfriado un poco se parten y se reservan.

Por otro lado hay que blanquear los huevos con el azúcar, es decir, hay que batirlos hasta que su color torne a crema. Ahora incorporamos las naranjas troceadas y el agua de azahar. Con ayuda de la batidora se tritura todo, es importante que quede una textura muy suave, insistir porque será parte fundamental para que quede más rica.

Ya sólo falta incorporar las almendras molidas y la levadura, para mezclarlo usar mejor una espátula ya no hace falta la batidora.

En un recipiente forrado con papel vegetal se vierte y se lleva al horno, precalentado a 170ºC por unos 70 minutos, tomará un tono anaranjado muy bonito.  Dejar enfriar y decorar al gusto, es una receta que de un día a otro potencia su aroma y sabor.

Espero que la disfrutéis tanto como nosotros en casa.


 


 







Gracias a Cocinando en Marte por tu receta

miércoles, 28 de enero de 2015

Tres años: más de 1000 días de ilusión



Lo hago porque aprendo, porque me divierto, porque disfruto, porque me relaja, porque pruebo nuevos sabores, porque me gusta, porque lo comparto, porque es un reto de superación, porque quiero recuperar antiguas recetas, porque conoces gente, porque aprendes nuevas historias o tradiciones, porque enriquece, porque sigue sorprendiéndome, porque me motiva… suficientes razones para celebrar este tercer cumpleblog.

Gracias a todos por estar ahí y seguir semana a semana esta aventura.


jueves, 22 de enero de 2015

Corazones de Cabello de Ángel




“Love is in the air” diría John Paul Young si viera estos coranzoncitos, yo por lo menos me enamoré de ellos, me parecieron muy bonitos y aunque es simplemente una masa fermentada puede quedar un bollo muy rico y con tintes amorosos.
A la receta original le añadí vainilla a la masa, para que fuera más aromática y cuando salieron del horno los cubrí con un poco de cabello de ángel y ralladura de limón que me había  sobrado de una receta anterior y la verdad es que fue el complemento ideal, tendría que habérselo puesto antes de entrar a cocer.

 
Con las cantidades salen unos 12 corazones y de sabor sosito, por eso si los acompañáis con mermelada o hasta chocolate derretido les iría muy bien. Ya sabéis que cambiar las recetas es lo mío jejejeje, rara vez no cambio ingredientes o sus cantidades.

Os dejo ya con la entrada de hoy para ir abriendo boca de cara a San Valentín.

Corazones de Cabello de Ángel

Ingredientes


  • 300 gr. harina de fuerza
  • 13 gr. levadura fresca
  • 80 ml. leche templada
  • 40 gr. de azúcar blanca
  • 1 huevo
  • 30 gr. de mantequilla
  • 1 pizca de sal
  • ½ cucharita de vainilla en polvo
  • Cabello de ángel con ralladura de limón o mermelada o chocolate… opcional


Elaboración

Los primeros pasos me recuerdan mucho a la elaboración del roscón, pero con menos tiempo de fermentación. Templamos la leche y le diluimos la levadura, batimos el huevo y lo incorporamos a este preparado.

Por otro lado en un bol  grande colocamos la harina, el azúcar, la sal y la vainilla, es decir todos los ingredientes secos, mezclamos y añadimos aquí los líquidos, amasamos, yo lo hice a mano, pero si tenéis en casa amasadora lo podéis hacer así sin problemas. Cuando es una masa compacta y casi se despega de las paredes del recipiente añadís la mantequilla un poco derretida, ahora mismo se volverá pegajosa, pero ahí tenéis que veniros arriba y seguir amasando, primero tendrá una textura un poco ruda pero después de unos 15 minutos será tersa y suave, ese es el punto que se necesita.

Ahora se coloca un paño encima y se deja reposar al menos una hora en un lugar cálido de la casa, pasado ese tiempo se amasa un poco para extraer el aire y con la ayuda de una báscula hacemos porciones de 50 gramo, le damos con forma de bola y se dejan reposar otros 10 minutos tapados con el paño.

Ya toca darle la forma de corazón, aunque os lo explique con palabras también os dejo unas fotografías para que se entienda mejor. 1º con un rodillo se aplana la bola dejando una forma ovalada, 2º se enrolla sobre sí misma como si fuera una canutillo, 3º se junta los extremos, 4º con una tijera se hace un corte por el lado contrario a los extremos sin llegar al final, y 5º para colocarlas sobre el papel de horno y la bandeja se abre el corazón hacia arriba.

Le sigue otra hora de reposo y después sólo queda barnizarlos con huevo batido e introducirlos al horno, previamente calentado a 180ºC, con calor arriba y abajo por 15 minutos, no hace falta más tiempo, como os he dicho podéis añadir cabello de ángel o mermelada antes de cocerlos o después, será un complemento perfecto para el sabor.

Listos para ser degustados en buena compañía.


 














Gracias Kanelaylimon por la receta.

jueves, 15 de enero de 2015

Sobaos tipo Pasiego





Tenía muchas ganas de presentar la receta de hoy,  ya que en casa nos encanta este bizcocho de tradición cántabra, no lo he hecho antes porque no había encontrado el papel de barba o papel encerado que se recomienda para hacerlo de manera individual. Después de recorrerme varias papelerías tradicionales del barrio, llamar a tiendas de papeles antiguos y visitar diferentes supermercados decidí hacerlo en un molde rectangular y después cortarlo.

He leído en algún otro blog que con papel vegetal se puede hacer los moldes, pero al ser una masa líquida preferí no arriesgarme y evitar que los sobaos acabaran al fondo del horno y ha sido una gran idea porque hemos podido disfrutar de este manjar y seguro que en breve haré más.

Los Sobaos son típicos del Valle del Pas, Cantabria, parece ser que en sus inicios era un pan hecho a partir de harina y mantequilla de las vacas pasiegas, el sabor dulce vino más tarde y de hecho antes de usar azúcar lo realizaban con miel. En algunas recetas además pone que lleva un poco de ron, desde la web que yo tome los ingredientes decía que ella no lo usaba y la verdad es que no lo necesitan.

Algo muy importante: que la mantequilla sea de verdad de buena calidad, merece la pena gastarse más dinero y comprar una mantequilla gourmet, sino los sobaos se parecerán a los que puedes comprar en cualquier súper, le faltará ese sabor a mantequilla tan típico de esta receta. Yo utilicé una mantequilla de la cooperativa CADI y quedé muy satisfecha con el sabor. También es importante que los sobaos se hagan por lo menos un día antes de consumirlos, para que rebajen el aroma del limón y la mantequilla sea más protagonista. 

En todas las recetas que he visto se marca la misma cantidad de harina, mantequilla y azúcar, yo reduje la cantidad de ésta última y salió perfecta.

Sobaos tipo Pasiego

Ingredientes

  • 250 gr. de buena mantequilla
  • 190 gr. de azúcar blanca
  • 250 gr. de harina de trigo
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 3 huevos
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura de medio limón pequeño


Elaboración

Con la ayuda de las varillas eléctricas o manuales se bate la mantequilla que está levemente derretida sin llegar a líquida, con el azúcar hasta unificar bien los dos ingredientes, después se incorporan los huevos, uno a uno.
Seguidamente la ralladura de limón y por último todos los secos: la harina, la levadura y la sal. Debe quedar bien mezclado. 

Ya sólo queda colocarlo en el molde que hayáis elegido e introducirlo al horno previamente calentado a 180ºC durante 30 minutos. Yo sólo tuve el calor abajo casi todo el tiempo, para no tostar mucho y ya en los últimos 7-5 minutos también arriba y la verdad es que salieron calcados jijiji.

Pues nada ya tenéis el desayuno del sábado, eso sí con un buen vaso de leche.


 









Gracias a Bavette.es por la receta

martes, 6 de enero de 2015

Pastelitos de Gloria



Ya se terminan las navidades, cada año más rápidas y estas en particular más estresantes, como las fiestas caían en medio de la semana había momentos que no sabías en que día vivías, era un poco descoloque, menos mal que estoy de vacaciones y así las he disfrutado más.

Se que la receta de hoy tendría que ser el Roscón de Reyes, cualquier red social que visites está inundada de recetas caseras de dicho manjar, pero he preferido cerrar estas Navidades con una delicatessen clásica, los Pastelitos de Gloria, eran uno de los dulces favoritos de mi abuela paterna, junto con el Pan de Cádiz. 

Es una receta que se podría hacer con recortes, es decir, que se hace a partir de otros dulces ya confeccionados: el mazapán y las yemas dulces. De hecho yo las hice porque me sobraron Yemas de Santa Teresa y tenía en casa mazapán ya preparado, también ahora venden en algunos supermercados unos paquetes de mazapán para repostería.
 
Espero que hayáis tenido unas buenas Navidades, las mías han sido geniales, ah!! Y que los Reyes os hayan traído muchos regalos!!!

Pastelitos de Gloria

Ingredientes para seis pastelitos

  • 150 grs. de mazapán
  • 3 yemas de Santa Teresa
  • 1 huevo para barnizar
  • Azúcar glass para decorar

Elaboración

En esta preparación parto con el mazapán y las yemas ya hechas de otro día, de hecho os dejo los enlaces para ver su elaboración.

Tomamos los 150 gramos de mazapán y lo dividimos en seis partes iguales, entre dos papeles de horno y con la ayuda de un rodillo se estira de forma rectangular y se coloca en el centro media yema. Se dobla haciendo un paquetito y se deja en la fuente del horno con otro papel vegetal, así con los todos bollitos.

Con una brocha se barnizan con el huevo batido y se llevan al horno, previamente precalentado a 250ºC con calor arriba y abajo. Estarán dentro ente 10-15 minutos, hasta que se doren. Cuando los saquéis del horno les tamizáis azúcar glass por encima y dejándolos enfriar sobre una rejilla.

Ya tenéis unos maravillosos Pastelitos de Gloria para degustar en tan familiar día.