jueves, 30 de octubre de 2014

Gofres de Calabaza y Especias



 

Ya estamos en pleno otoño, aunque el tiempo no parezca acompañar, estos días cálidos hacen que se nos olvide que estamos a las puertas ya de noviembre. Eso sí, si paseas por la frutería vuelves rápidamente a recordar en qué fecha estamos.
Castañas, las primera mandarinas con su toque acidillo, mis favoritas,  las granadas, los caquis y como verduras los boniatos, las berenjenas y las calabazas, nuestras protagonistas de hoy. Son algunas de las frutas y verduras de temporada y como veis muchas de ellas son de color naranja, eso es porque generalmente son alimentos con un alto contenido de vitamina C y betacarotenos, que siempre vienen bien para nuestro sistema y en especial para aminorar la tristeza otoñal.
A mi la calabaza es una verdura que me gusta mucho en la cocina, sobretodo en crema o rehogada para hacer pasta, es verdad que para dulce no suelo usarla, no tengo mucha costumbre, pero como últimamente abundan por todos los supermercados la he invitado a unirse a estos maravillosos gofres que son los primeros que hago con mi nueva adquisición.

Llevaba unas semanas viendo por Internet muchas recetas de gofres o waffles como se dice también y acabé descubriendo que existe toda una cultura, jajajaja, hay páginas enteras que te hablan de todo lo que puede hacer este pequeñísimo electrodoméstico, desde hacer la receta tradicional, a un sándwich, una pizza calzzone, una tortilla o un huevo frito. ¿Cómo he podido vivir sin este invento en la cocina? La verdad es que todo lo que he visto tiene muy buena pinta y aunque no sea su primer cometido como máquina yo lo voy a probar a hacer, así que ya os iré contando mis aventuras con la gofrera.
De momento deciros que está muy bien en lo que hacer gofres se refiere, puede que tarde más de lo que me esperaba, pero salen buenísimos y la máquina no se pega, yo no he usado nada para engrasarla. Creo que puede ser un regalo para estas navidades muy asequible y curioso para regalar, sobre todo para amantes de los buenos desayunos de fin de semana.

Aquí os dejo una receta de temporada ideal para meriendas y desayunos, y que si os sobra de un día para otro no os preocupéis, se pueden recalentar en la sandwichera o en ella misma y se vuelven igual de crujientes que el primer día.
Gofres de Calabaza y Especias

Ingredientes



  • 210 grs. de harina
  • 30 grs. de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 290 ml. de leche
  • 1 huevo
  • ½ cucharita de las de café de bicarbonato sódico
  • ½ cucharita de las de café de canela molina
  • 1/4 cucharita de las de café de nuez moscada
  • ¼ cucharita de las de café de clavo molido
  • 210 grs. de puré de calabaza



Elaboración


Derretimos la mantequilla y lo mezclamos con la leche, el huevo y el puré de calabaza. Para el puré previamente hay que cocer la calabaza ya pelada y troceada con un poco de agua, sin llegar a cubrir que luego durante la cocción ya de por sí ella suelta líquido. Yo utilicé una pequeña y luego me sobró puré, cuando está la calabaza blanda se apaga el fuego y ya enfriada se tritura con batidora.

Volviendo a la receta, todos estos ingredientes descritos, se baten con unas varillas para unificarlos, en otro recipiente se colocan los ingredientes restantes, los secos, se mezclan y después se vierte encima los ingredientes líquidos ya batidos.
Se remueve todo, es una masa líquida, como la de cualquier masa de crepes, tortitas o gofre, si no se tiene la máquina, se pueden hacer en una sartén previamente engrasada con mantequilla, recordando darlas la vuelta  a la mitad de cocción, en este tipo de aparatos, no hace falta porque se hacen los dos lados de manera simultáneas.

Recomendable, tomar calentitas para apreciar su punto crujiente. Hasta la semana que viene.

 



Idea tomada del blog, “El Club de las mujeres”, gracias!!!!

jueves, 23 de octubre de 2014

Blondie o Brownie de Chocolate Blanco





Hace unos meses llegó a mí la noticia de la existencia de un brownie de chocolate blanco. En un principio esperas que simplemente cambie el color y un poco de sabor, pero realmente después de elaborarlo para una reunión de amigos tengo que decir que es más que un hermano del clásico brownie, de hecho tiene su propio nombre: Blondie.

No sé a quién se le ocurrió la idea, seguramente a un apasionado del chocolate blanco, que harto de encontrar esta famosa receta sólo de una manera quiso innovar, gracias!! Como siempre digo la creatividad en la cocina es algo fundamental.

Curioso de probar, sube menos que el clásico y puede que sea menos empalagoso, sobretodo porque yo lo tomé frío y así no es tan contundente como de costumbre. Os lo recomiendo si sois fan de la repostería yanqui y en especial del este blanco placer.

Blondie o Brownie de Chocolate Blanco
 

  • 150 grs. de chocolate blanco
  • 125 grs. de mantequilla
  • 70 grs. de azúcar blanca
  • 200 grs.  de harina
  • 2 huevos
  • ½ cucharita de las de café de vainilla en polvo
  • 110 grs. de nueces peladas y picadas


Elaboración

Al baño María se derrite el chocolate blanco y a la par también en otro cazo se derrite la mantequilla, cuando los dos ingredientes están líquidos se mezclan hasta homogeneizar la masa.
Se deja templar y se vierte en una fuente, se añade el azúcar y se remueve con una espátula, después es el turno de los huevos, que también se mezclan bien y finalmente la harina con la vainilla incorporada. Como veis no tiene ningún tipo de elevador, de ahí que sea un postre bajito y compacto.

Se engrasa un molde o se le coloca un papel vegetal y se vierte la mezcla dentro. Ahora toca repartir las nueces y con una cuchara introducirlas un poco dentro de la masa. Con el horno precalentado a 170ºC se introduce por un tiempo aproximado de 35 minutos, los bordes se dorarán y por lo general quedará con un color tostado.

Dejar templar y extraer del molde, dejando el blondie sobre una rejilla para que pierda el exceso de humedad.
Receta curiosa y para estar a la moda ;)

 



jueves, 16 de octubre de 2014

Espirales de Queso y Vainilla


Hoy os traigo una creación que he encontrado en pinterest, hace tiempo que conocía esta red y llevaba un par de años que no pasaba mucho por allí, pero desde hace un mes lo he retomado con mucho gusto, claro que hay de todo, pero disfruto mucho viendo las fotos tan cuidadas. Es verdad que a veces haces una receta que no te queda igual, pero otras veces aciertas y de que manera.

Estas galletas desde que las vi me encantaron, por su pinta y por lo fácil y rápido de su preparación, es verdad que tiene cuatro pasos, pero es importante seguirlos  para conseguir la forma, el domingo andaba con la cabeza en otros mundos y casi estropicio su presentación. Importante la temperatura fría de la masa y su corte.


 
Idea tomada del blog Ma Petite Boulangerie, desde aquí gracias por compartirla. Es curioso porque la masa como tal no lleva azúcar, va en el empanado y además por algunas partes se carameliza durante la cocción. A veces detectas el contraste entre la masa y su cobertura crujiente, que hace que la galleta sea especial, ya me imagino añadiendo limón a la receta o granitos de anís. Con creatividad

Espirales de queso y vainilla

  • 100 grs. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200  grs. de queso crema tipo Philadelphia
  • 250  grs. de harina de trigo
  • 1 pizca de sal
  • Vainilla
  • Azúcar la que se necesite

Elaboración

En un recipiente batimos la mantequilla con el queso, la sal y la vainilla, de esta última no pongo cantidad, al gusto, yo prefiero con bastante aroma para que contraste con el queso. Cuando está todo bien integrado añadimos la harina y con las manos se termina de amasar e incorporar todo.
Ahora con la ayuda de dos papeles vegetales para que no se quede pegado ni a la mesa ni al rodillo hacemos una plancha rectangular como de dos  centímetros de grosor. Y así lo llevamos a la nevera por media hora, mi error fue enfriarla hecha una bola y pasado el tiempo estirarla, no, es importante primero hacer la plancha para que se enfríe más y cuando esté en el horno mantenga su forma enrollada y no se desfigure, como he visto en otras publicaciones.

Pasado ese tiempo se saca de la nevera y se espolvorea azúcar por encima no hace falta gran cantidad. Se enrolla sobre si misma y con un cuchillo bien afilado, otro punto importante, se cortan porciones como de un dedo de grosor, hay que intentar hacer un corte limpio para no deformarlo, cada disco se empana en azúcar y se coloca sobre la bandeja del horno, éste debe estar precalentado a 210ºC y se cuecen durante 20 minutos, veréis que los bordes se doran, enfriar sobre una rejilla para extraer la humedad.

Son una auténtica delicia que sorprenden por su sutileza y aroma, os la recomiendo.

 

jueves, 9 de octubre de 2014

Paquetitos de Plátano Tatín



Otra receta sencilla para principiantes, que se toma fría y podemos preparar con antelación. Se divide en dos partes, el relleno: plátano tatizinado, ya sabéis que me encanta este proceso de caramelo y mantequilla y la otra parte: las empanadillas. Todo un descubrimiento de este verano, las empanadillas se pueden hacer en la sandwichera o plancha!!! Yo siempre las hago al horno porque no me gusta freir, pero este verano he aprendido que si tienes una sandwichera (con base plana, sin forma) o una plancha puedes hacerlas en nada de tiempo y muy económicas.

Tanto en dulce como en salado puede ser una muy buena opción para cuando no se tiene mucho tiempo para cocinar.

Poco más que decir, seguro que os sale perfecta, no como a mí este finde, que probé hacer brioche francés y quedó… rico pero bajito, no subió lo suficiente, pero no voy a desfallecer, lo volveré a intentar y aquí os lo mostraré.

Feliz semana a todos y todas.

 
Paquetitos de Plátano Tatin

Ingredientes


  • 150 grs. de azúcar moreno
  • 100 grs. de mantequilla
  • El jugo de un limón
  • Plátanos maduros
  • Obleas de empanadillas precocinadas


Elaboración

Para tatinizar el plátano os dejo el enlace de su proceso con la tarta original: Tarta Tatín

En esta receta ya partimos con la idea de tener la fruta elaborada y la dejamos enfriar.

Simplemente se toma cada una de las obleas y se pone un poco del relleno en cada una. Cerramos formando un paquete rectangular como vemos en la foto.
Se calienta la plancha que no hace falta engrasar, colocamos los paquetitos y dejamos que se cocinen hasta que estén dorados.

Dejar enfriar y saborear.

 



jueves, 2 de octubre de 2014

Blinis con Posset de Limón y Mango Caramelizado



 
El pasado viernes empecé el fin de senama sin horno, se habían fundido un par de resistencias, así que pensé, toca postre sin horneado, un buen momento para presentar los blinis, unos sencillos discos de masa tipo tortitas ideal para salados, por ejemplo con salmón ahumado, pero que también en dulce resultan muy ricos. ¿Pero con qué puedo presentarlo? No quiero queso crema, ni chocolate… así me pasé el viernes tarde, a la cabeza sólo me venía una idea, quiero una nata de limón, sencilla y natural. Bueno pues cuando llegué a casa me puse a mirar un libro de Michel Roux abrí por la página 85 y allí estaba: el Posset de limón, sólo nata, zumo de limón y azúcar, asombrada me quedé, no sabía de ese postre y de entre todos los libros de repostería que tengo en casa lo encontré. Todo un descubrimiento y altamente recomendable para principiantes en la repostería. 

Si investigas por Internet dicen que el Posset es una bebida medieval  inglesa de leche hervida donde incorporaban otros ingredientes como cerveza, vino o huevos… la verdad es que esta vez me quedo un poco extrañada de su historia porque no este postre no es bebible. El mango caramelizado fue otra idea extraída de Internet y me pareció que si podía resultar muy rico el contraste.

Resultado: el postre del domingo fue espectacular, cada postre, porque realmente son tres recetas diferentes están buenísimas por sí solas y en unión… ufff!!! Ni os digo!!! Ideal para una merienda con amigos o hasta para un desayuno de fin de semana, sabores naturales y nada de colorantes, perfecta para entrar en el recetario de Los dulces de mi vida.

Blinis con Posset de Limón y Mango Caramelizado

Ingredientes

Para el Posset de Limón


  • 500 grs. de nata para montar de 30-35% de grasa
  • 125 grs. de azúcar blanca
  • 50 grs. de zumo de limón
  • Ralladura de un limón

Para el mango caramelizado


  • 1 mango grande y durito
  • 50 grs. de azúcar blanca

Para los blinis (12 unidades aprox.)

  • 1 yogurt natural
  • La medida del yogurt en harina de trigo
  • 1 huevo
  • 1/3 de cucharita de las de café de bicarbonato sódico
Elaboración 

Empezamos con el Posset, se realiza en poco tiempo pero es interesante poder hacerlo por lo menos el día de antes para que cuaje tranquilamente en la nevera. 

En un cazo se vierte los 500 grs. de nata para montar, la ralladura de limón y el azúcar destinado a esta receta, con una cuchara se va removiendo a un fuego lento, no debe llegar a hervir, cuando veáis que empieza a crearse esa espumilla característica de los lácteos al calentarse en el borde del cazo, aguantáis así un par de minutos y lo retiráis del fuego. Sin parar de remover vertéis el zumo en hilo y seguís removiendo para integrarlo bien, entonces empezará a ponerse un poco cremosa la mezcla. Aquí hay dos caminos, sino os gusta encontraros la ralladura de limón, deberíais colarlo y dejarlo enfriar ya en los recipientes de presentación, si como en mi caso, que me gusta encontrarme los trocitos de cáscara, simplemente lo vertéis en su recipiente y dejáis que se enfríe un par de horas a temperatura ambiente y luego lo metéis en la nevera hasta el día siguiente para que tome la consistencia de yogur griego o islandés.

Caramelizar el mango es muy sencillo, lo peláis y cortáis en dados, lo colocáis en una sartén o cazo alto con el azúcar y a un fuego medio durante unos 20 minutos más o menos lo tenéis sin parar de remover. Al principio sacará mucho jugo pero poco a poco lo evaporará y empezará a crearse una confitura muy sabrosa, antes de que empiece a pegarse o quemarse, lo apagáis y dejáis enfriar.
 
Por último quedan los blinis, hay que decir que están más ricos recientes y un punto calientes, pero si no tenéis tiempo, con que los hagáis un ratito antes es suficiente.

Mezcláis todos sus ingredientes y con unas varillas manuales lo batís, en una sartén engrasada levemente en mantequilla vais vertiendo pequeñas cantidades (de entre 6-8 centímetros de diámetro) para hacerlas a la plancha por los dos lados, darle la vuelta con la ayuda de una pequeña espátula. Si alguna vez habéis hecho tortitas o crepes es seguir el mismo procedimiento. Cuando están doradas por los dos lados, sacar de la sartén y reservar.

Ya tenéis toda la receta, bueno recetas, sencillas y bastante rápidas, ideales para sorprender a vuestros comensales en futuras reuniones gastronómicas.
 
Hasta la próxima semana.