jueves, 27 de marzo de 2014

Bocaditos Rellenos




Cuando tengo que elaborar una receta en el fin de semana, normalmente pregunto en casa que es lo que les puede apetecer y así vamos ampliando el recetario de este blog. A veces no hace falta que lo pregunte sino que recibo directamente peticiones o demandas  y esto fue lo que ocurrió con estos pequeños bollitos. ¿Cómo no los vas a elaborar cuando te lo piden con tanto cariño? 


Se podrían clasificar como las crepes o los blinis: sencillas recetas que sirven tanto para dulce como para salado, lo que hacen es acompañar al sabor seleccionado. Su sabor es muy sutil, no son crujientes, pero tienen la suficiente consistencia  para denominarlos “bocados”.


Yo los hice de unos 5 centímetros de diámetro, pero se puede variar su tamaño en función de lo que vaya acompañar, duran bastante tiempo, así que si en breve tenéis un evento podéis hacerlos con tiempo y reservarlos.

Aquí va la receta de la semana.

Bocaditos Rellenos

Ingredientes

  • 450 gr. de harina
  • 1 cucharada de levadura de panadería en polvo
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr. de mantequilla
  • 1 huevo
  • 180 gr. de leche

Para el relleno

  • Fresas
  • Nata montada
  • Crema de chocolate

 
Elaboración

En un bol grande se coloca la harina con la levadura, la mitad del azúcar y la pizca de sal, también se agrega la mantequilla a daditos, con las manos se amasa todo hasta que quede una masa de tipo miga de pan. 


En otro recipiente se bate el huevo con la leche, se echa en la masa anterior y se vuelve a trabajar con las manos, ahora si será una masa consistente y homogénea. Cuando esté elástica y blanda, con  un rodillo se extiende sobre una superficie enharinada, su grosor debe ser de unos 3 centímetros. Con la ayuda de un corta-pasta o vaso se hacen los discos y se colocan en una bandeja de horno con papel vegetal. Ahora toca el reposo en algún lugar cálido de la casa para que la masa fermente y suba de tamaño, tampoco sube en gran cantidad como veis en las fotos


Pasado más o menos una hora y con el horno ya caliente se cuecen a 220ºC durante unos 10-15 minutos, por la parte inferior quedarán un poco tostados, pero en general es un bollito con poco color.


Ahora toca abrirlos por la mitad con la ayuda de un cuchillo, yo de relleno usé, fresas, nata y crema de chocolate casera, pero también son ideales para aperitivos en salado, por ejemplo con caviar, queso crema, revuelto de setas… en este punto sobra hablar de la creatividad.







jueves, 20 de marzo de 2014

Pastel Vasco


Tengo que decir que hasta hace unas semanas no tenía conocimiento de esta tarta, un domingo mientras hacía “mis labores” en casa puse un programa de cocina, para mi sorpresa estaban preparando esta receta y pensé que seguramente sería una delicia. Mi intuición no me falló y cuando a la semana siguiente la elaboré... amigos, todos en casa quedamos encantados con su sabor.


Debo reconocer que tengo debilidad por las tartas cerradas y que llevan frutas, muy típico de las recetas inglesas y americanas como el apple pie. Pero en este caso sólo hay que viajar hasta el País Vasco. 


Por lo que he investigado es una receta bastante abierta, es decir en cada zona o familia le dan su toque especial, parece que data del siglo XVII. En sus orígenes era un pastel seco a base de harina de maíz, manteca y miel y sería a finales del siglo XIX cuando se le introduciría la crema en su interior. La confitura que lleva dentro varía, en muchos lugares hablan de diferentes frutos rojos y en otros he llegado a leer de albaricoque o higo. Yo en mi caso aproveché un tarro de Mermelada de Mora (de Zarza) que aún tenía en el congelador de la última cosecha.


Ya sin más, os doy paso a su receta y a los trucos que hay que tener en cuenta para poder conseguir un auténtico Pastel Vasco.

 

Pastel Vasco


Para la masa

  • 280 grs. de harina
  • 100 grs. de almendra molida
  • 200 grs. de mantequilla con sal
  • 2 huevos
  • 100 grs. de azúcar moreno
  • 4 cucharadas de brandy

Para la crema pastelera

  • 600 grs. de leche
  • La cáscara de un limón grande
  • 2 yemas de huevo
  • 50 gr. de azúcar blanca
  • 2 cucharadas soperas de maicena
  • 1 tarro de mermelada de zarzamoras casera o en su defecto  cualquier mermelada de calidad





Elaboración

En un bol grande se echa la mantequilla fría y partida a daditos, la harina, la almendra molida y el azúcar moreno, con las manos se desmiga y amasa, como son casi todo ingredientes secos no amalgamará, serán como migas de pan irregulares. A parte se baten los huevos con el licor y se añade a la masa anterior, hay que tener cuenta que es una masa pegajosa y que siempre será necesario trabajarla en frío, bueno eso ya lo cuento más adelante. Tapar con papel film y guardarlo en la nevera.
Ahora iría la crema pastelera de limón, para ello vertemos la leche en un cazo a calentar con la piel limón, evitando su parte blanca para que no amargue. La idea es extraer su esencia así que herviremos la leche y luego lo dejaremos reposar como si fuera una infusión.  Mientras se disuelve la maicena en el poco de leche que debemos haber reservamos y se mezcla con las yemas de huevo batidas y el azúcar. 


Volvemos a colocar al fuego la leche sin la cáscara de limón y le añadimos la otra mezcla, con una cuchara de madera removemos lentamente y dejaremos que vaya espesando. Por lo menos serán unos 8-12 minutos, no más porque no queremos que sea muy espesa, luego irá al horno y eso lo cuajará más. Apagamos y dejamos que se enfríe.


Ya es hora de trabajar la masa, desde ya os digo que es un poco pegajosa y costosa de alisar, ¿Los trucos? Que esté bien fría y estirarla con el rodillo entre dos papeles de horno, de vez en cuando podéis volver meterla unos minutos en el congelador para que no gane temperatura. Dos tercios serán para la base y los bordes y el otro tercio para la tapa de la tarta. Cuando ya tenemos el disco de la base hecho, puede ser que os toque varias veces estirarlo si se rompe o pega demasiado; con uno de los papeles de horno se coloca en el recipiente, lo rellenamos con la crema ya fría y se coloca encima la mermelada de moras.


Con otros dos papeles se vuelve a estirar el resto de masa y con mucho cuidado, porque esta vez sólo tenéis una oportunidad lo colocáis como cobretura. En estas tartas es típico decorarlas con unas rayas hechas con un tenedor, yo se lo hice pero tras la cocción se borraron, tal vez no incidí mucho porque era muy frágil.

Con huevo batido se barniza y se lleva al horno precalentado a 180ºC durante 30-40 minutos, ya veréis que se ha dorado uniformemente.


Dejarla enfriar, ya que se servirá mejor y disfrutar de este manjar!!!



















Basado en la receta de Biscayenne

jueves, 13 de marzo de 2014

Salsa de Toffe



La entrada de hoy tiene muchas posibilidades,  como parte de otra receta o por sí misma y es especial para los amantes del toffe. 


Es una salsa basada en el procedimiento de este dulce cremoso a base de caramelo y mantequilla que ha tenido y tendrá siempre un hueco en nuestros recuerdos de pequeños, cuando nos traían los famosos toffees ingleses o con piñones, más típicos en España.


Esta receta surgió de otra que vi en un revista, mientras la leíamos y la elaboraba en mi cabeza fue transformándose y no pude hacer otra cosa que levantarme de donde estaba y ponerme a ello. Su olor es arrebatador, mientras lo remueves y se va caramelizando, todos los sentidos se ponen en alerta.


Nosotros lo tomamos por encima de fruta o encima de rebanadas de un bollo,  tal y como aparecen en las fotos,  pero como salsa de unas crepes, relleno de unas magdalenas o simplemente encima de unas tostadas puede ser ideal para postres o meriendas; se puede tener en un bote de cristal en la nevera porque aguanta bastante tiempo.


Sólo por el hecho de embriagar con su aroma tu hogar es suficiente razón para elaborarlo.



Salsa de toffe

  • 60 gr. mantequilla
  • 200 gr. azúcar moreno
  • 100 gr. de nata líquida para cocinar





Elaboración


En una cazuela se pone a calentar al fuego el azúcar, queremos crear un caramelo así que hasta que no esté completamente líquido removeremos de vez en cuando. Una vez disuelto el azúcar y es caramelo, lo retiramos del fuego añadimos los dados de la mantequilla y con cuidado de no quemarnos lo removemos hasta que se disuelva, entonces lo volvemos a poner al fuego y seguimos removiendo.


Poco a poco añadimos la nata sin parar de darle vueltas y lo integramos totalmente. Ahora tiene que espesar y reducir de tamaño ligeramente, lo ponemos a fuego lento y sin parar de remover estaremos unos 15 minutos.


Dejarlo enfriar y colocarlo en un tarro de cristal.









jueves, 6 de marzo de 2014

Magdalenas Caseras




 
La magdalena, ese tierno bollo que más de una y cien veces ha sido nuestro desayuno, que no hace falta que venga Marcel Proust con sus recuerdos de infancia porque todos tenemos los nuestros. Porque se puede comer sola, mojada en leche, con azúcar por encima o rellena, cualquiera de sus versiones son espacios donde el tiempo se para y te vuelves una cría de 7 años que llega con dificultad a la encimera de la cocina donde su leche con cacao y magdalenas le esperan para asumir un día lleno de aventuras.

Más que una entrada, esto es una oda, un agradecimiento a las magdalenas por existir, dicen que vienen de Francia, pero en qué pueblo de España no es uno de los bollos típicos??? Les pueden cambiar las formas (alargada, redonda, cuadrada…) pueden añadir más huevo o ralladura de limón, pero siempre serán ellas, las magdalenas.

Como muchos otros productos la globalización les ha pasado una mala jugada y muchas magdalenas que se venden  hoy en día no deberían ni llamarse así por su triste sabor, en fin, para eso estamos las pasteleras clandestinas y autodidactas, que buscamos y degustamos el sabor a pueblo, a abuela, que tanto nos gusta encontrar en nuestros paladares.

En estos años de blogueo y receteo son varias las pruebas de magdalenas que he ido haciendo, pero no he publicado porque no nos han llegado a satisfacer, pero hoy por fin, os puedo presentar unas que merecen la pena, y como no son del libro de Xavier Barriga “Bollería”. En breve elaboraré otra receta que me han dado de pueblo, pueblo. Ya os contaré y si viene al caso publicaré.

¿Tenéis todos el vaso de leche preparado para mojar unas auténticas magdalenas? Ahí van!!!

Magdalenas Caseras

Ingredientes (para unas 25 unidades normales)
  • 250 gr. (más o menos 5 unidades) de huevo
  • 350 gr. de azúcar
  • 120 gr. de leche
  • 380 gr. de aceite de oliva suave
  • 420 gr. de harina
  • 7 gr. de bicabornato
  • Ralladura de 2 limones
  • 1 pizca de sal


Elaboración

En un bol grande bate los huevos y el azúcar con las varillas eléctricas, cuando esté bien espumoso incorpora la leche y continúa batiendo. A continuación agrega el aceite en forma de hilo sin parar de batir.

En otro cuenco mezcla la harina, el bicarbonato, la ralladura de limón y la sal; cuando esté homogéneo viértelo poco a poco sobre el otro preparado y mézclalo. 

Ahora tiene que reposar mínimo 1 hora en el frigorífico para que la masa tome más cuerpo. Cuando haya pasado el tiempo remuévelo con energía y  con una cuchara de hacer bolas de helado rellena los moldecitos de papel de magdalena, dejando un tercio libre, para cuando la masa suba en el horno.

 Introdúcelas en éste precalentado a 210ºC y cuécelas durante unos 15-20 minutos, hasta que se doren y se vean más altas.

A nosotros nos encantaron.