miércoles, 26 de diciembre de 2012

Budín de Rosas y Requesón

Ayer día de Navidad tuvimos un postre nuevo, la tarde de antes me vino la inspiración, a veces me pasa, como si una voz me dictara al oído una receta y he descubierto que cuanto más caso le hago más recetas vienen a mí.
Nunca había hecho un budín, ni un jarabe y mucho menos de pétalos de rosa, pero de repente me vino una imagen de la receta y lo mejor de todo es que tenía todos los ingredientes en casa, hasta el más especial: pétalos de rosa desecados.
 
Hace unos años mi madre fue al cementerio a visitar a una tía abuela suya, la tía Laura, que por cierto me acabo de enterar que hoy era su cumpleaños, nació en 1900, y a los pies de su tumba en plena sierra madrileña había plantado un rosal. Sus flores eran de color amarillo y su aroma embriagaba a cualquiera, así que mi madre tomó un esqueje y con su gran habilidad para las plantas, tenemos un hermoso rosal en la terraza que muy a menudo nos regala lindas y olorosas rosas amarillas. Una vez que las rosas empiezan a marchitarse, mi madre le quita los pétalos y una vez secos los guarda en un tarro, con esta receta he gastado todos jejejeje así que tendremos que esperar los nuevos regalos del rosal para probar de nuevo este sutil budín con aroma de rosas amarillas.
 
Yo os recomiendo que uséis rosas cultivadas por vosotros mismos, que las compradas en ramos llevan muchos químicos que no queremos que nos arruinen el postre.

Espero que os guste!!!
 
Budín de Rosas y Requesón
 
Ingredientes:
Para el jarabe de rosas
  • 2 vasos de los de agua llenos de pétalos de rosa desecados
  • 1 vaso lleno de agua
  • 1 cucharada  sopera de zumo de limón
  • 3 cucharadas soperas de azúcar moreno (tal vez se necesite más)
Para el caramelo
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanca
  • 2 cucharadas soperas del jarabe de rosas
Para el budín
  • 250 gr. de requesón
  • 3 huevos
  • Todo el jarabe de rosas restante

Elaboración:

Lo primero de todo es hacer el jarabe, yo lo hice el día de antes para que tomara más sabor. En un cazo alto llevar a ebullición el agua con los pétalos de rosa, cuando el agua se va tintando de color echar el azúcar y el zumo de limón. De esta infusión hay que hacer una reducción para dejarlo convertido en un jarabe, así que hervirá mínimo 30 minutos, removiendo de vez en cuando y vigilando su sabor, cuando hayan pasado unos 20 minutos colarlo y retirar los pétalos de la flor. Si está poco dulce añadir más azúcar al brebaje. Poco a poco toma otra textura, como una miel líquida y su color es oscuro, como aparece en las fotos. Cuando está más o menos a 1/3 de lo que era su tamaño apagar el fuego, dejarlo enfriar y reservarlo para el día siguiente.

En la flanera o recipiente donde vayáis a hacer el budín, poner el azúcar y colocarlo al fuego para conseguir el caramelo de tan rico postre. Cuando el azúcar está liquido, verter las dos cucharadas del jarabe de rosas y dejar que hierva durante unos instantes. Retirar el recipiente del fuego y con movimientos suaves moverlo para que el líquido bañe parte de las paredes de la flanera y así repartir el caramelo. Mientras se enfría, en un bol romper y batir un poco los tres huevos, añadirle el requesón y el jarabe de rosas. Con una batidora licuar los ingredientes hasta conseguir que todos estén bien triturados.
Verterlo sobre sobre el molde  caramelizado e introducir al horno precalentado, queda mucho mejor si se hace al baño María, más o menos una hora a 200ºC. Una vez cuajado sacarlo del horno y dejarlo enfriar antes de desmoldar, para servir se recomienda que tenga una temperatura templada para apreciar más el aroma floral!!!

 


 



lunes, 24 de diciembre de 2012

Hojaldrinas o Mantecado de Navidad


En este día festivo, Nochebuena, sólo quiero desear a todos y todas una feliz noche, donde reine el amor y la paz donde quiera que estemos y con quien estemos.
 
Las hojaldrinas o mantecados de navidad es otro de los productos típicos que en estas fiestas nos acompañan. Aunque parece laboriosa su preparación, sólo necesitamos algo de tiempo y un buen rodillo.

 Hojaldrinas o Mantecados de Navidad

 Ingredientes
  • 125 gr. harina de fuerza
  • 125 gr. harina normal
  • 175 gr. de manteca de cerdo
  • 13 ml de zumo de naranja
  • Ralladura de un limón
  • 50 dl de vino dulce
  • Azúcar glass (para empanar)
Elaboración

Comenzamos con la manteca de cerdo, ésta debe estar a temperatura ambiente para trabajarla mejor. Se bate para que tome una consistencia más cremosa y poco a poco se le añade el zumo de naranja, la ralladura del limón y el vino; por último las harinas de los dos tipos.
Se amasa bien todos los ingredientes hasta que quede una masa homogénea y nada pegajosa, ahora estará al menos dos horas en la nevera para que repose,  colocamos la masa entre dos papel vegetales de horno, que luego nos ayudarán a trabajar mejor con el rodillo.
 
Pasadas las dos horas, colocamos la masa, aún entre los dos papeles, sobre una superficie plana y la estiramos intentando hacer un rectángulo, cuando tiene un grosor de más o menos 1 centímetro tomamos dos de sus extremos y los doblamos sobre sí mismos como si de un tríptico se tratara. Lo volvemos a colocar entre los dos papeles y otros 15 minutos a la nevera, tras el tiempo estimado volvemos a pasar el rodillo sobre la masa para fundir esos pliegues que habíamos hecho y cuando vuelve a tener 1 centímetro de grosor volvemos hacer la operación de plegado pero con los otros dos extremos y vuelta a la nevera 15 minutos. Con estos pasos lo que estamos construyendo son las capas de la masa al estilo hojaldrado, de ahí uno de sus nombre. Tras los últimos 15 minutos volvemos a pasar el rodillo por encima para fundir las capas, pero esta vez dejaremos que el grosor del mantecado sea mayor, entre 2 y 3 centímetros.

Con un cortapasta cuadrado hacer los mantecados y colocarlos sobre la bandeja del horno, cuando vaya menguando la masa no se puede volver  a unificar en una bola porque perderíamos las capas trabajadas, habrá que poner un trozo sobrante encima del otro y unificarlo con el rodillo.

Introducirlos en el horno que debe estar precalentado, a 180ºC unos 15 minutos, cuando empiecen a dorarse sacarlos y empanarlos en azúcar glass.

Para mejorar su conservación, colocarlo en una caja de lata.

 
Feliz noche al Universo!!!!

lunes, 17 de diciembre de 2012

Roscos de Vino


Son los años ochenta, es Navidad y George Michael suena en el radiocassette de la cocina, ya en pijama y después de cenar papá y mamá nos dicen que podemos tomarnos un dulce. Así que me dirijo hacia el salón y en el aparador que está al lado de la terraza mis hermanos y yo abrimos la puerta, allí está la bandeja de Navidad, con sus polvorones, figuritas de mazapán, bombones y ... con una envoltura de color burdeos y una imagen de una puntilla blanca los maravillosos roscos de vino. Todavía tengo bien presente su sabor, su azúcar glass que se queda en los dedos y su autenticidad. 

Pues bien hasta el domingo pasado no lo había vuelto a revivir, y es que los roscos son uno de estos dulces que de un tiempo a esta parte no tiene su sabor característico, que no es a polvorón ni a mantecado, que su color es más oscuro y su aroma a vino es real.
Y cuando probé uno en el curso de repostería, como si de un portal en el tiempo fuera me traslado a mi infancia y al momento de la elección del dulce de después de cenar, mis favoritos.. los roscos de vino y después los polvorones de limón, que llevaban un envoltorio en un verde lima muy eléctrico!!!!

Si las Navidades son especiales por algo son por los recuerdos que  nos creamos, la ilusión de poner el belén y el árbol, el momento de comerse las uvas y acto seguido fundirnos en besos y abrazos para felicitarnos el año nuevo, el nerviosismo de la noche de Reyes y el subidón de la mañana del día 6... o simplemente cuando el 24 de diciembre por la mañana salías de paseo con tu padre, te tomabas un vermut y comprabas flores para el centro de mesa, que por la noche acompañaría a los manjares que tu madre había estado preparando y que todos degustaríamos. Estos son los recuerdos que yo me he creado y a los que os invito para celebrar la Navidad.

Así que este año volveré a rebuscar los roscos de vino entre los demás dulces, porque de alguna manera ha vuelto a mí este dulce recuerdo de la cálida infancia.

Roscos de Vino

Ingredientes:
  • 250 grs. de harina
  • 100 ml. de aceite suave
  • 75 ml. de vino dulce, tipo moscatel
  • 7 ml. de anís dulce
  • ½  piel de un limón en cáscara y la otra ½ en ralladura
  • 30 grs. de azúcar moreno
  • 1 puñadito de sésamo en grano
  • 1 cucharadita de las de moka de canela molida
  • 2 cucharadas soperas de azúcar glass para rebozar

Elaboración

En una sartén poner el aceite a calentar suavemente con la cáscara de limón, cuando ésta se empieza a dorar, echar el sésamo y el anís, apagar y dejar enfriar. Esta cáscara se tira.
En una fuente mezclar la harina con el aceite aromático, el moscatel, la ralladura del limón, el azúcar y la canela, amasar bien todos los ingredientes y si por una casualidad queda muy aceitosa la masa incorporar un poco de agua. Cuando la masa no sea pegajosa y sea manejable con un rodillo extenderla sobre una superficie lisa, dejando la masa con un grosor de 1 centímetro o 1,5.
Con un corta pasta circular y el utensilio se que usa para quitar las semillas a las manzanas o si no se tiene un vasito o dedal marcar la masa y extraer el centro del círculo, creando así una pequeña rosca o anillo.

Colocar los roscos en la bandeja e introducirla en el horno precalentado, con el calor arriba y abajo, ponerlo a una temperatura de 180ºC en torno a 20 minutos, controlar que no se quemen porque sino su textura se volverá crujiente y muy hecha.

Extraer del horno y aún calientes empanar los roscos en azúcar glass, dejar enfriar y colocar en una caja bien hermética para mantenerlos todas estas fiestas, eso si aguantan a nuestros antojos y tentaciones golosas!!!



miércoles, 12 de diciembre de 2012

Pan de Plátano y Chocolate


Ya estamos en el mes de diciembre y como siempre llega... La Navidad, la esperes o no siempre llega puntual como un reloj. Bueno en las tiendas cada vez se adelantan más y la campaña navideña empieza a primeros de octubre, pero yo no me voy a adelantar tanto. Le voy a dedicar todo este mes y parte de enero a los dulces que nos acompañarán en estas cenas y comidas familiares, para ello en esta semana he realizado un curso de dulces navideños y en breve haré otro sobre el maravilloso Roscón de Reyes!!!! Así que estas semanas van a ser bien temáticas!!!

Y también en este último  fin de semana “Los dulces de mi vida” da un paso más en las redes sociales!!! Con página en Facebook: https://www.facebook.com/LosDulcesDeMiVida  y perfil en Twitter: @dulcesdemivida  así que ya sabéis por donde podéis encontrar recetas de ayer y hoy, noticias y temas relacionados con la repostería.

Así que para empezar esta aventura de dulces navideños que mejor que con una receta novedosa: Pan de plátano con chocolate ¿Y por qué llamarlo así? Porque es un bizcocho muy compacto, su textura es seca y está muy bien acompañada de la cobertura de chocolate.

Puede ser una receta innovadora para una comida donde tú te encargas de llevar el postre, ya que se prepara con antelación y seguro que gusta a mayores y pequeños.

Pan de Plátano y Chocolate

Ingredientes:
  • 2 plátanos maduros
  • 1 limón (su zumo y ralladura)
  • 1 cucharadita de las de moka de bicarbonato sódico
  • 2 cucharadas de Cointreau
  • 250 grs. mantequilla
  • 70 grs. de azúcar
  • 4 huevos
  • 350 grs. de harina

Para la cobertura
  • 200 ml. de nata liquida
  • 200 grs. de chocolate para fundir
  • 1 dado de mantequilla

Elaboración
Lo primero de todo es aplastar los plátanos hasta hacerlos papilla, con un tenedor es suficiente, acto seguido se echa por encima el zumo del limón y las dos cucharadas de cointreau y se remueve. A parte, se bate la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una textura de pomada o crema y añadimos los 4 huevos batiendo bien.

En un recipiente más grande se añade a esta mezcla la ralladura del limón, la masa que se había hecho con los plátanos, el zumo, el licor y poco a poco la harina con el bicarbonato, remover hasta que todos los ingredientes  están bien unidos. Se coloca en la fuente para hornear, mejor con un papel especial para evitar que se adhiera al recipiente. Meter en el horno precalentado a 200ºc hasta que el pan esté cuajado, más o menos unos 20 minutos. Sacarlo del horno y dejarlo enfríar.
 
Mientras tanto en un cazo derretir los ingredientes de la cobertura: la nata líquida, el chocolate y la mantequilla, remover a fuego lento hasta que estén bien mezclados y retirar del fuego. Cubrir el pan de plátano y dejar enfriar en la nevera para que la cobertura se cuaje y endurezca.

Servir a temperatura ambiente y ...  que comiencen las navidades!!!
 

martes, 4 de diciembre de 2012

Tarta Tatín



Sobre esta tarta existen diferentes versiones en relación a su creación, investigando por la red lo más común  es encontrar la historia de unas hermanas francesas, las hermanas Tatín, que regentaban un hotel de igual nombre. Una de ellas por “error”  cocinó más de la cuenta las manzanas y para no desperdiciarlas las cubrieron con una masa y surgió una de las creaciones más famosas a día de hoy de la cocina francesa: La Tarta Tatín.
Son muchas sus variaciones: con pera, plátano, melocotón y hasta mango, pero la genuina hecha a base de manzanas se lleva el mejor premio.

Una de las cosas que más me maravilla de la cocina es crear algo nuevo y sabroso de un “error”, esa es la creatividad en estado puro, la hermana Tatín valoró la opción de desechar las manzanas y no lo hizo, a cambio creó una receta única que la llevaría a la posteridad, al recuerdo, ¿no es mágico? Es un reto tener una serie de ingredientes en la nevera y a partir de ahí “jugar” a mezclarlos y sazonarlos con mucho amor y alegría!!! En nuestra familia es muy habitual crear platos nuevos a partir de alimentos que se quedan un poco “descolgados” en el frigorífico, por eso a veces nos resulta tan difícil repetir una receta, porque nunca más tendremos esa mermelada que compramos un día y no nos gustó o ese plátano bastante pasado que ya nadie se quiere comer, son platos efímeros e irrepetibles, tal vez su sabrosura arraigue de ahí.
Me veo reflejada en las hermanas Tatín que no se quedaron en el error, apostaron por ellas mismas y por crear algo exquisito, si los ingredientes son buenos muy mal se tiene que dar que no esté rico. Jajajajaja a veces pasa, recuerdo que hace unos meses descubrí porqué la gelatina no se disuelve en agua caliente y luego se echa en la mezcla jajajaja no había quien se comiera la tarta!!! Los tropezones de gelatina hacían incomible lo que podría haber sido un manjar, pero por una tarta mala salen 100 bien ricas!!!! Creo que por las estadísticas es necesario seguir creando e inventando a partir de lo que se tiene en casa.
La verdad es que desde la creación de este blog sigo más a rajatabla las recetas y cantidades, pero aún así siempre durante la elaboración de los dulces me entra una vena rebelde, que me hace incorporarle algo nuevo, exótico o simplemente complementario. Todos lo que me conocen lo saben y les encanta porque siempre suelen repetir jejejeje.
Hoy es un día que os digo, más bien os pido, que al preparar la cena o la comida de mañana deis rienda suelta a vuestra creatividad, que todo el mundo la tiene (más o menos escondida) y hagáis un plato más especial, con más consciencia y sentimiento y seguro que todo el mundo quiere repetir!!! Hoy brindo por las hermanas Tatín y su rico y exitoso “error”.
 
Tarta Tatín

Ingredientes:
  • 150 gr. de azúcar moreno
  • 100 gr. de mantequilla
  • El jugo de un limón
  • Manzanas (4 o 5 según su tamaño y del recipiente)
Para la Masa Quebrada:
  • 180 gr. de harina
  • 90 gr. de mantequilla fría
  • 30 cc. agua fría

Elaboración
Lo primero de todo: debéis elegir un recipiente que se pueda poner en la vitrocerámica o gas (según tengáis en la cocina) y que también sirva para el horno. Lo mejor de todo las fuentes de cristal aptas para ambos modos de cocinar.  Primero lo colocamos sobre el gas o vitro con el azúcar, lo convertimos en caramelo a fuego lento, cuando está en su punto se retira de la fuente de calor, se le añade los 100 gr. de mantequilla a daditos y se remueve para que se derrita y mezcle con el caramelo. Las manzanas se pelan y cortan en cuartos, se colocan en la base del recipiente que lleva el caramelo con la mantequilla, intentando cubrir toda la superficie, que no quede ningún espacio libre, ya al final se pueden cortar trocitos pequeños de las manzanas para esos huecos pequeños. A fuego lento se deja al menos una hora, sin remover para evitar descolocar las manzanas, ya que su presentación es al revés (tipo flan) y lo que se ve es la base de la tarta: las manzanas caramelizadas. Durante ese tiempo las manzanas van tomando un color más oscuro y el olor que se desprende es muy reconfortante.
Es la hora de preparar la masa, sobre la harina colocar la mantequilla fría y amasar con la mano para conseguir una textura de miga de pan, poco a poco verter el agua, es el mismo proceso del  "Apple Pie", os dejo el enlace por si no lo recordáis.
Se retiran las manzanas del calor y se cubre con la masa, importante hacerle varias pinchadas con un tenedor para que respiren las manzanas y se lleva al horno, previamente calentado. La tarta estará poco tiempo, unos 15 minutos con fuego arriba y abajo, lo justo para que la masa se cueza y se dore.
Una vez terminada y semifría desmoldar en un plato, a la hora de servir acompañar la tarta con un poco de nata o simplemente degustarla así, recordando y agradeciendo a las hermanas Tatín que no desecharan lo que parecía incomestible.