domingo, 30 de septiembre de 2012

Día de Regalos

Ayer fue un día redondo, lleno de emoción y alegría, además de celebrar la boda de dos grandes amigos, desde aquí un beso enorme a Elena y José, tuve a primera hora del día una sorpresa que ni me esperaba: UN PREMIO!!!
 
En la vida me habría imaginado algo así, cuando empiezas a bloguear lo haces con la intención de llegar a la gente y compartir algo te que te gusta, pero a veces te cuestionas si merece la pena, cuando ocurren cosas así sabes que vas por el buen camino.
 
El premio se llama BFP (Best Facebook Page) y se concede a blogs que cuentan con menos de 200 seguidores, y ahí estoy yo!!! Pero seguiremos aumentando!!!!
 
Le doy las gracias a Cecilia de Nanatartaspor darme el premio y así instarme a continuar y se lo dedico a: jajajaja que emoción, nunca creí que pudiera dedicar un premio ;)
A mi padre allí donde estés, por apoyarme con tu amor y pasión por los dulces.
A mi madre, por enseñarme a amar la cocina, a  no tener miedo y crear nuevas recetas usando la imaginación y el amor.
A mi hermano Javier, por estar ahí siempre dándome consejos, apoyándome y ayudándome con las fotos reposteras.
A mi hermano Pablo, por ser un fan absoluto de las recetas y diseñar la página para que yo pueda cumplir un sueño.
 
A todos ellos y a todos vosotros que semana a semana seguís las recetas, muchas gracias!!!


domingo, 23 de septiembre de 2012

Tarta Shaker de Limón


La tarta Shaker ha sido un descubrimiento de esta primavera y ha gustado tanto por aquí, que ya se ha elaborado en varias ocasiones, debido a su especial sabor a limón con un toque amargo que para nada estorba al global de la tarta, altamente recomendable y fácil de preparar.

Esta receta es creación de "los Shaker", que aparecieron en América a finales del siglo XVIII, sus fundadores eran cuáqueros que procedían de Inglaterra y en las nuevas tierras vieron la oportunidad de promover y asentar sus creencias. Así nacieron las comunidades Shaker, que en cierta medida recuerdan a los Amish, pero su diferencia fundamental es que si aceptan e integran los cambios tecnológicos.
De esta comunidad también se destaca su estilo musical y la ebanistería. Investigando en internet se estima que en la actualidad quedan pocos seguidores de esta religión ya que entre sus aspectos básicos se rechaza al matrimonio y esto produjo su rápido declive.
 
Tengo que decir que no soy una entendida de esta materia, pero que les agradezco en el alma la creación de esta receta, que también se puede realizar con naranjas.

Tarta Shaker

Ingredientes:

·        2 planchas de hojaldre
·        4 limones de tamaño medio
·        200 grs de azúcar moreno
·        5 huevos y la yema de otro
·        3 cucharadas soperas de nata líquida
·        1 pizca de sal

Elaboración

Se lavan los limones eliminando cualquier impureza o suciedad que tengan, ya que se van a usar por completo. Una vez secos, se cortan en rodajas muy finas, es importante que sean láminas casi transparentes, porque eso ayudará a su maceración.

Se colocan los limones cortados en un cuenco y se le añade el azúcar, dandole un par de vueltas y dejando macerar al menos 8-10 horas, durante ese tiempo verás como el limón va soltando su jugo que se funde con el azúcar, es bueno de vez en cuando removerlo.

Llegado el momento se monta la tarta; se coloca la primera lámina de hojaldre en la fuente del horno. En el cuenco de los limones se añade la sal y los huevos, se bate todo y se coloca como relleno en el hojaldre. Cubrimos con la otra plancha y damos unos cortes a la masa para facilitar la cocción.

La nata se bate con la yema del huevo y se pincela la tarta por encima, espolvoreando azúcar blanca. Una vez montada la tarta se aconseja que esté un rato en la nevera y luego se hornea como unos 45 minutos a unos 180ºC.

La tarta se toma a temperatura ambiente y acompañada de una infusión realzamos su sabor.

 

domingo, 16 de septiembre de 2012

Mermelada de Moras (de Zarza)


Entre mis recuerdos de la infancia, los de la temporada de otoño son especialmente dulces, en el mes de Septiembre cuando íbamos los sábados y domingos al campo en familia recolectábamos moras, era muy divertido, para mí una gran aventura. Aprendíamos  a respetar a las zarzamoras y sólo recoger los frutos que estaban a punto y dejando el resto para otro día u otra familia. Si la temporada era buena, recuerdo que nos llevábamos a casa un cubo lleno. Nunca olvidaré a mi madre lavando las moras y preparando la mermelada, esa misma noche, para que los frutos no perdieran frescura y propiedades. Qué aroma tan dulce se expandía por todas las habitaciones!!! 

De hecho cuando elaboraba la mermelada de esta receta, el olor despertó mis recuerdos y no pude controlar alguna lágrima de emoción, muchas veces no nos damos cuenta de toda la información que puede llevar impresa un olor especial, un sabor, un sonido... son como nuestras pequeñas cajitas de recuerdos.

A veces cogíamos tantas moras que por la noche cuando me iba a dormir y cerraba los ojos no podía parar de ver moras y mentalmente recogerlas, era como un videojuego  donde había que recolectar el máximo de frutos jejeje y así me quedaba dormida.

Que cosa tan rica la mermelada de moras, se podía comer en tostadas, pero si encima mi madre hacía su espectacular tarta de moras, mmmmm, era todo un regalo al paladar.
Esta receta tiene en sí una textura muy gelatinosa y congelada en tarros pequeños se conserva muy bien  para los desayunos del invierno. 

Las moras de esta receta están recogidas a primeros de mes en San Rafael, en plena sierra madrileña, resultado de un lindo día de campo.

Mermelada de Moras (de Zarza)

Ingredientes:
  • La cantidad de moras que se hayan recolectado
  • Azúcar blanca (en proporción, véase otras recetas ya publicadas de mermelada)
  • Zumo de limón

Elaboración:

Lo primero de todo será eliminar los rabitos y lavarlas con abundante agua, mejor en un buen escurridor.
Para ponerlo al fuego se necesita una cacerola alta, para evitar que se derrame cuando empiece la ebullición.
Introducimos las moras en la cacerola junto con el azúcar y el zumo de limón que también será en proporción a la cantidad de fruta. Vigilar y remover, reduciendo o aumentando el fuego según veamos la necesidad, esto es debido a que la fruta debe ir soltando su agua de manera gradual y evitamos que se queme el fondo del recipiente.

¿Qué tiempo necesita? Pues el que nosotros mismos vayamos estimando, que será entre 40 minutos y una hora, según se nos haya dado la recolección.
La textura idónea es algo densa porque parte de las moras se han ido deshaciendo. Para obtener el punto de mermelada se da un toque de batidora y esperamos a que se enfríe para poder envasarla.
Lo rico de esta mermelada es encontrarse sus semillas, textura y su inconfundible aroma y color.

Daros prisa que se acaban y no se encuentran en el mercado, así que es doblemente gratificante: día en el campo y desayuno artesano.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Agua de Guanábana

Volvemos a encender  el horno y desempolvar las cucharas de madera, que viene la temporada de otoño y muchas recetas y retos por hacer!!! Tras unas vacaciones excepcionales, las energías están renovadas y las recetas se agolpan en mi cabeza, todavía no tengo los pies aterrizados en la cocina y mis manos ya quieren amasar, batir y sobretodo CREAR!!!! 

La primera entrada de esta temporada ha sido el descubrimiento de este verano, el Agua de Guanábana, y todo empezó de camino a la playa en “Playa del Carmen”, en una tienda de jugos y aguas lo vendían y aunque no conocía la fruta como tal, sabía de ella por un son jarocho que me encanta escuchar, así que compramos un litro y rápidamente nos hicimos adictas a nuestra agua de guanábana todas las tardes, en la piscina, en la playa, de vuelta de las excursiones, allá donde veíamos su nombre escrito allá que comprábamos una. Cuando nos fuimos a la capital mexicana se nos hizo casi difícil encontrarla, pero gracias a un gran amigo lo tomamos en polo y también estaba deliciosa.
Cuando ya quedaban unos días para regresarnos a España se me metió en la cabeza llevarme una guanábana para poder realizar esta entrada, pero no la encontré fresca, me dijeron que su temporada era principalmente en julio. Con la penita de no poder hacerla en mi país, me regresé y la sorpresa es que encontré en una tienda  su pulpa congelada. Tengo que decir que no es tan exquisita, porque yo creo que el mar, el sol y el airecito caribeño tienen mucho que ver.

En estas vacaciones he tenido tiempo para pensar como abrir esta nueva estación, de momento decir que vendrán mermeladas y confituras de frutos de temporada y recetas traídas de México!!!!
Empezamos!!!

Agua de Guanábana

Ingredientes:

  • 250 gr. de pulpa de la fruta
  • 2 cucharadas soperas de azúcar blanca
  • ½ vaso (de los de agua) de leche entera
  • Agua para rebajar

Elaboración

Creo que es la más rápida que he tenido que describir, jejeje, en un recipiente colocar la pulpa de guanábana, el azúcar, la leche, usar la batidora para mezclar todos los ingredientes y añadir poco a poco el agua.
Para servirlo, bien frío, poner hielos en los vasos y a disfrutar del agua de guanábana, tan refrescante y nutritiva (esta maravillosa fruta es un portento de beneficios para la salud) y de todos los buenos recuerdos del verano!!!!