martes, 31 de julio de 2012

Charlota de Frambuesa


Hoy es un gran día para mí, mi cumpleaños. Y lo estoy celebrando de la mejor manera que se puede: en plena naturaleza y rodeada de la familia que tanto quiero, la que está aquí y la que está por otras tierras, todos están en mi corazón y los siento más que nunca.

Es un cumpleaños diferente, el primero en el que no está mi padre (físicamente) y eso lo hace tan extraño..., pero le tengo muy presente, lo siento detrás mía, dándome el apoyo necesario para este punto de mi vida: cambio de década, cambios en la familia, cambios en lo laboral... Cada vez más creo que la vida me está regalando en mi 30 cumpleaños la posibilidad del “cambio”. Como ya he dicho anteriormente, sé cómo empecé el 2.012 pero no sé cómo lo terminaré. Mientras escribo estas palabras, levanto la vista y la belleza de La Vera me muestra su mejor estampa, tengo paz en mi interior y sobretodo mucho amor.

Así que para celebrar tan especial día pensé en hacerme una tarta bonita, dulce, aromática y con ese punto ácido que tanto me gusta en los postres. Al principio me costaba encontrar una receta idónea, pero sabía cual era la presentación que quería, lo había visto ya en muchas revistas y blogs y tenía ganas de hacerla. Poco a poco vino la inspiración y aquí os presento mi Charlota de Frambuesas.


Charlota de Frambuesas

Ingredientes:
  • Bizcocho de soletilla (para el relleno)
Crema Bávara de frambuesas:
  • 450 gr de frambuesas (para economizar pueden ser congeladas)
  • 50 cl de crema pastelera (1 sobre de natillas diluido en la mitad de leche para que esté bien espesa)
  • 200 ml de nata líquida
  • 4 hojas de gelatina
  • 70 gr. de azúcar moreno
Decoración:
  • Bizcocho de soletilla
  • Frambuesas frescas suficientes para cubrir la superficie.

Elaboración

Lo primero de todo es hacer la crema Bávara, para ello ponemos a calentar la crema pastelera, la nata líquida, el azúcar y los 450 gramos de frambuesas ya pasadas por la batidora, hechas una pasta. Cuando ya esté bien mezclado y caliente le echamos las hojas de gelatina, previamente hidratadas en agua fría. Removemos hasta diluir y retiramos del fuego, dejando que se vaya enfriando para montar la tarta.

La crema Bávara tiene que haberse enfriado  para que tenga más consistencia según ha ido tomando cuerpo la gelatina. Entonces se monta la tarta en uno de estos recipientes que luego son desmontables para poder decorarla. Lo primero es colocar una base de bizcochos de soletilla, luego capa de crema de frambuesas y otra capa de bizcochos, si todavía la crema está muy liquida puede ocurrir que los bizcochos tiendan a subir a la superficie, simplemente esperar un poco más a enfriar la crema. Se pueden hacer tantas capas como el recipiente permita y luego llevarla a la nevera. Es un postre que si se realiza en día de antes toma más sabor.

Por último la decoración, desmoldar la tarta y cubrir toda la superficie con las frambuesas frescas, rodearla con los bizcochos de soletilla  y con un lazo se le da el toque final.



Por cierto, con esta colorida tarta cuelgo el cartel de "Cerrado por Vacaciones", buen verano a todos y todas, nos vemos en Septiembre!!!

domingo, 22 de julio de 2012

Agua de Jamaica


El verano aprieta y el calor está por todos lados, el abanico no para de moverse y necesitamos hidratarnos para vivir!!! Así que entre el agua fresca, la limonada y las cervecitas, vamos poco a poco.

Pero hoy os presento otra bebida especial, muy acertada para combatir el calor, “El agua de Jamaica”, la conocí en México y desde entonces siempre que va alguien allí le pido me traiga flor de jamaica desecada para elaborar el agua, ya he viso en alguna tienda de aquí de Madrid donde venden productos internacionales que disponen de ella, pero no tiene el mismo precio y la misma ilusión que haberlo comprado en un mercado de allá, donde la mujer te mira a los ojos, al alma y te dice, sé que volverás a México y sé que volverás aquí!!!! Y qué razón lleva!!!!

Cuando volví a España, investigando, descubrí que la Flor de Jamaica es una planta de la familia de los hibiscos!!! Normalmente esas infusiones que venden ya preparadas que son rojizas suelen llevar la base de hibisco, y al tomarlas su sabor tira ácido.

Pues con estos días con tanta temperatura es lo mejor que se puede hacer, os animo a que descubráis todas las propiedades de esta maravillosa planta y su refrescante sabor.


Agua de Jamaica
 Ingredientes:
  • 200 grs de flor desecada
  • 3 litros de agua
  • Azúcar al gusto ya para servir.
  • Hielo

Elaboración

De esta receta no puedo decir que la aprendí de una abuela o una tía, así que investigando en internet y con mi intuición creo que he acertado con el procedimiento.
 
Lavar las flores y colocarlas en una cacerola al fuego con los tres litros de agua, debe hervir e ir reduciéndose hasta alcanzar el medio litro aprox., remover de vez en cuando. Así  vamos a conseguir un concentrado del agua de jamaica, que luego nos servirá para hacer litros y litros!!!!
 
Cuando se haya enfriado, colar la infusión. Veréis que queda de un color rojo muy oscuro, como un vino tinto. Para tomarla simplemente se rebaja con agua hasta el punto deseado, muy claro de color y sabor u oscuro, como el que presento en la fotografía.

Echar el azúcar al gusto, añadir los hielos y a refrescarrrssseee!!!
 


martes, 17 de julio de 2012

Cheesecake

Esta semana había cumpleaños, un amigo forofo de todo lo que vaya relacionado con la cultura estadounidense me encarga una tarta, pues que mejor que una cheesecake!!! Dulce típico de New York, ciudad donde por lo menos le hubiera gustado nacer, seguro, aunque yo creo que una parte de él siempre será de allí.

En este caso quería darle un toque real, con sabor auténtico a queso. Así que decidí fusionar la receta familiar de tarta de queso con la composición de la tarta americana (base de galleta y confitura de fruta).

Tengo que decir que la tarta salió hermosa y no sólo me refiero de aspecto, debía pesar 2 kilos por lo menos!!!! De sabor estaba muy buena y a todo el mundo le encantó.

En relación a la receta familiar os contaré que recuerdo de pequeña las cenas y cumpleaños con primos y tíos,  donde era ovacionada esta deliciosa receta casera y en secreto os diré que no consentía comerla, porque no me gustaba su sabor, pero ahora…. Creo que en estas semanas caerá una para el petit comité jejejeje!!!!

Ah!!! Resaltar los colores de la presentación, en honor a la bandera, me parecía muy yankee poner una, pero sí hacerle un dulce guiño.

 Cheesecake

Ingredientes

La base:
  • 75 grs. de mantequilla
  • Galleta molida (suficiente para cubrir la base)
  • ½ taza de las de café de azúcar moreno
  • 1 cuchara de canela en polvo
La parte central:
  • Zumo de un limón (grande en cáscara y jugo)
  • Cáscara de un limón
  • 1 bote de leche condensada (de 500)
  • 3 huevos
  • 750 grs de requesón
La cobertura:
  • Confitura de fresa
 Elaboración

En primer lugar triturar las galletas, siempre lo he realizado con un mortero y ésta vez siguiendo un consejo lo hice con el molinillo de café…. Sin palabras…. Quedó más suelto y reducido, perfecto para la base. Añadir derretida la mantequilla, el azúcar y la canela. Amasar para que los ingredientes se amalgamen y quede lo más homogéneo posible. Para colocarlo en la base del recipiente y quede prensado se puede usar un plato para presionar. Lo mejor es que el molde sea desmontable para luego la presentación.

La parte central de la tarta: colocar en un recipiente alto el zumo, la cáscara rayada, la leche condensada, el requesón  y los huevos; batirlo hasta dejar una textura líquida, verter sobre el molde y llevarlo al horno unos 40 minutos a 200ºC, es preferible que sólo se cueza por debajo, esta tarta suele quedar pálida, lo cual no significa que no esté bien cocida.

Una vez sacada la tarta del horno, dejarla enfriar y si se hace el día de antes tomará más sabor. Ya sólo queda la última parte, la cobertura, lo ideal es que hagáis vosotros la propia mermelada de fresa, ya sabéis que hace unos meses subí una rica receta: "Mermelada de Fresa", si no os da tiempo o estáis perezosos comprar una confitura de fresa, pero de buena calidad, para que no empobrezca el resultado final.
Desmoldar la tarta, repartir por encima la confitura y a la nevera… esta tarta está rica tomándola semi-fría.

El resultado final es delicioso y os animo a comprobarlo



domingo, 15 de julio de 2012

Leche Merengada

Hola de nuevo, no se como empezar esta entrada, después de tantas semanas sin dar noticias, la verdad es que no se que me ha pasado, sencillamente la gran cantidad de trabajo de estos meses, algunas conversaciones con una amiga blogera y mis emociones han hecho tomarme estas vacaciones sorpresa, pero que no significa que no haya seguido creando en mi cocina, eh??


Pero en esta semana un buen amigo me devolvió parte de la ilusión con la que empecé hace unos meses, la idea de un nuevo encargo me hizo repasar las entradas que había ido haciendo semana a semana  y me sorprendí, como si fuera la primera vez que las veía, reconocí en ese momento lo que había disfrutado y superado haciendo esas recetas y publicándolas. En estas últimas semanas había perdido la magia, el sueño y la emoción. ¿Qué me había pasado? Mucha exigencia para que todo estuviera perfecto, como dijo la autora del blog “Cocina compartida” queremos convertirnos de la noche a la mañana en los mejores cocineros, fotógrafos y escritores..., estas palabras resonaron muy hondo en mí. De repente lo que era una alegría se convirtió en una carga y los sueños no pueden ser cargas, porque entonces pierden su esencia.


Hubo otra circunstancia en esta semana que me reubico, estuve viendo una conferencia sobre la creatividad, la motivación y la superación, según pasaban los minutos estaba deseando llegar a casa y retomar los dulces.  Así que esta semana además de conjunciones de planetas y tormentas solares he vuelto a la pasión y a mi sueño.

Como en verano la mantequilla se derrite y trabajar con el horno encendido da mucho calor, aqui os presento una serie de postres y bebidas que nos ayudaran a refrescarnos en estos días estivales.

Hoy empezamos con la rica Leche Merengada, bebida/postre típico de las tierras españolas, tiene una canción infantil y en todas las heladerías que se precien la tienen entre sus productos. En algunos lugares se presenta más bien líquida como un batido/granizado y por el contrario en otros sitios como un helado, personalmente me gusta su textura intermedia, compacta y según te la vas comiendo se va derritiendo, vamos, que empiezas con un helado y acabas con un batido, jejejeje, ésa es mi preferida.

Tras una tarde calurosa madrileña acabamos en una heladería clásica de la zona de Goya y mientras me tomaba mi “Merengada” del verano, me pregunté y porqué no la hago, no creo que sea difícil no?? Sé que en algunas recetas le incorporan clara de huevo, pero yo me he decantado por una receta más casera y fácil, allá vamos con los dulces sueños!!!



Leche Merengada

Ingredientes:

  • 2 litros de leche
  • 130 gramos de azúcar
  • Cáscara de limón
  • Cáscara de naranja
  • Rama de canela (de buen tamaño)
  • 200 ml de nata líquida para cocinar

Elaboración

En una cacerola de tamaño alto, para evitar estropicios en la cocina cuando la leche pueda llegar a ebullición y derramarse, colocar la leche, la canela, el azúcar y las cáscaras de los frutos. Llevarlo a ebullición y remover para evitar que la leche se salga, cuando esté hirviendo, bajar la temperatura y seguir cociendo unos 15 minutos.

Cuando la leche ya haya tomado sabor por el proceso de cocimiento, retirar del fuego y dejarlo enfriar. Una vez esté casi fría, añadir la nata, remover con la cuchara y esperar a que tome temperatura ambiente.


Ahora llega la segunda parte, conseguir su rica textura, esto nos llevara unas horas, así que si vas a hacer este postre para una merienda o cena, recomiendo elaborar los pasos ya comentados el día anterior (reservandolo en el frigorifico) y por la mañana del día que lo vayas a servir realizar los siguientes.

Una vez fría la leche, colocarla en un recipiente y llevarlo al congelador, básicamente lo que hay que hacer es ir batiendo el preparado durante su congelación para que no se cristalice, más o menos cada hora, hora y media sacar el recipiente y con la batidora, mejor si es de dos varillas,  batir hasta dejarlo espumoso. Esta receta conlleva más horas de preparación, pero el resultado merece la pena.


Para servirlo se pueden hacer unas bolas para cada copa y decorarlo con un poco de canela molida.

 Y ya está lista para entonar esa entrañable canción de la Vaca Lechera!!!