miércoles, 29 de febrero de 2012

Gracias


1 mes de Blog = 1.000 entradas = 3 encargos = mucha ilusión = gracias

Hoy simplemente quiero dar las gracias por este espacio, está siendo un lindo proyecto de vida que día a día me devuelve la alegría y el amor que pongo cuando realizo una receta.

Sólo deciros que éste ha sido el primer  mes de los muchos que vendrán y que tengo tantas ideas... poco a poco os las iré presentando: diseño del Blog, carta de productos, ... y algo muy especial que tengo entre manos y será una revolución.

Gracias a todos y en especial a tí...

lunes, 27 de febrero de 2012

Tarta Dora de Mango

La tarta Dora de mango es una invención propia para una cena de este pasado fin de semana, se me ocurrió buscando algo ligero, suave y a la par exótico y tengo que deciros que lo conseguí. ¡Qué sabor!


En un principio iba a llevar una cobertura de merengue, pero cuando realicé y probé mentalmente la receta, cosa que siempre hago por don familiar jejeje, descubrí que podía llegar a ser monótona y demasiado dulzona. La fruta (kiwi y fresas) son el complemento ideal. 

¿Por qué una tarta con mango? Esencialmente porque es una de mis frutas favoritas y nunca me había atrevido a realizar nada con ella más allá de echarle tajín y lima ( en mi México del alma saben de que sabrosa receta hablo). Además cuando realizo un postre para una cena, comida… pienso en la persona que lo va a tomar e intento buscar que ingredientes se le asemejan.
Tengo la absoluta certeza de que cada persona tiene una serie de alimentos que describen su personalidad. Para mí el mango tiene felicidad, alegría, sabor y  mucha vida, cualidades que también caracterizan a la anfitriona de la cena del sábado.

Pues bien, aquí os presento una receta fácil y rápida de hacer, con ingrediente estrella: el mango, que puede ser intercambiable con cualquier fruta simpática.

Ah! Lo de Dora es por un intento de ser dueña de una perra que he tenido durante este fin de semana, gracias Dora por enseñarme que cada ser tiene su lugar y el tuyo es el campo.

Tarta Dora de mango

Ingredientes:
Para la base

·         Galletas machacadas
·         1 o 2 nueces de mantequilla
·         1 cucharita de azúcar moreno
·         ½ cucharita de canela
Parte central
·         250 gr. de nata líquida
·         1 cucharadas de azúcar blanca (para que no de color tostado)
·         1 mango bien hermoso, pelado y triturado
·         4 láminas de gelatina neutra
Decoración
·         Fresas
·         Kiwi

Elaboración:
Tomar las galletas y machacarlas (utiliza siempre ese paquete que compraste en el supermercado y luego no tenía el sabor que esperabas y está aburrido en el armario, ese tipo de galletas son geniales para postres) mezclarlo con el azúcar, la canela y la mantequilla derretida.
Colocarlo de base en el molde, recomiendo un molde desmontable, para luego poder hacer una bonita presentación. Con la maza de un mortero, prensar bien la base y meterla unos 5-10 minutos al horno, vigilar que no se queme, sólo queremos que se unifiquen los ingredientes. Sacar y dejar enfriar.
En un cazo poner a calentar la nata, el triturado de mango y el azúcar, para los muy golosos probar si está a vuestro gusto o añadir más azúcar, yo siempre prefiero dejarlo bajo de azúcar para que los demás ingredientes tomen su protagonismo.
Mientras tanto dejar en remojo las láminas de gelatina (el tiempo que estipule la marca) y una vez transcurrido ese tiempo añadir al resto de ingredientes, remover hasta disolver y retirar del fuego.
Verter en el molde (sobre la base de galleta) e introducir en la nevera para que tome la consistencia deseada. Yo la tuve como unas 4 horas.
Para finalizar lo colocamos en su plato de presentación y decoramos al gusto con la fruta seleccionada.

Ya está lista para saborearla. Tengo que decir que es una receta que según la vas tomando cada vez te gusta más. Os la recomiendo a todos!!!

jueves, 23 de febrero de 2012

Lemon Curd (Crema inglesa de limón)


Lemon Curd es una deliciosa crema de limón de tradición inglesa, que se hizo popular a finales del siglo XIX y principios del XX. A modo de mermelada era muy recomendable para acompañar al famoso té inglés, untado en tostadas, panes o pasteles. Hasta aquí la historia universal, ahora os presento mi propia historia del Lemon Curd o Lemon Cheese, no tengo del todo seguro que sea lo mismo, pero tampoco he encontrado nada que diga lo contrario.

Esta receta es de mi madre, siempre me cuenta que a finales de los ’70 la venta de azúcar cayó bastante y empezó haber críticas negativas en relación al consumo de este producto. Por ello, la empresa más famosa de azúcar española (no decimos nombre, pero todos conocemos) promocionó un pequeño libreto con recetas sencillas, originales y clásicas de postres y dulces donde había que usar su ingrediente, jejeje siempre hay buenas ideas para los momentos de crisis. Así que cualquier persona que escribía a un apartado de correos que ellos indicaban,  recibía al poco tiempo en su casa dicho recetario totalmente gratuito.
Seguramente publicaré más recetas de aquí, ya que son verdaderamente buenas y están todas experimentadas en mi historia familiar.

Mi madre ya hacía el Lemon Curd cuando yo todavía no había nacido, lógicamente esta crema de limón es uno de mis dulces favoritos, que sirve tanto para tomarla sola como para complementar pastas y tartas!
El procedimiento que lleva esta receta es el baño María y para ello utilizar este utensilio es lo propio, que por cierto, venden  a un precio muy económico en esa tienda sueca que amablemente nos decora nuestra casa... Os dejo una foto para que veáis como es. Está genial tenerlo entre nuestras herramientas de pasteleria, así que la próxima vez que os paséis por allí...

Lemon Curd
Ingredientes:
  • 2 huevos
  • 1 vaso de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla
  • 3 limones (zumo y ralladura)
Preparación:

Batir los huevos con el azúcar, añadirle el zumo y la ralladura, remover y agregar la mantequilla derretida. Poner al fuego al baño María, sin dejar de remover hasta que empiece a espesar.
Dejarlo enfriar y envasarlo. Se conserva en frasco de cristal en la nevera alrededor de diez días.

En breve seguiré incluyendo recetas que llevarán Lemon Curd de base.



Gracias a todos y todas por leer estas dulces palabras!!!

martes, 21 de febrero de 2012

Bizcocho de las Descalzas de Sevilla

A veces una propone y Dios dispone, ... tras días de colapso y algo de frustración en relación al diseño del blog, por fin publico esta receta. Me quedaré con el sabio consejo que me dio mi hermano: tú dedícate al contenido que poco a poco el blog tomará su forma.

¿Por qué queremos decorar la casa que todavía no tiene los cimientos? ¿Por qué no estaba disfrutando de todos los pasos que conlleva este nuevo proyecto?



Normalmente cuando hago una receta disfruto tanto de la preparación, como de la evolución que tiene en el horno, del resultado y hasta de fregar la loza que he utilizado, pues amigos, se me olvida este patrón para otros aspectos. Todavía estamos aprendiendo...

La receta que hoy os presento tiene una característica muy peculiar, es una receta que se hace en 10 días, que no lleva nada de refrigeración y que se supone que es una receta muy antigua de las Carmelitas Descalzas de Sevilla. Para poder elaborarla alguien te tiene que dar una parte de su masa, lo que técnicamente se llama “masa madre”.

En mi caso me lo ha dado mi tía, a la cual le agradezco que me haya tenido en cuenta para tal proceso. 
¡Gracias tita!

Esto sucede de la siguiente manera: con la masa que te dan debes hacer una serie de pasos, respetando unos días marcados. Se supone que debes empezar siempre un jueves y hacer el bizcocho el sábado de la siguiente semana, es decir, diez días de fermentación.

Cuando llega ese sábado debes retirar de tu masa tres porciones que tú entregarás a otras tres personas, con tus mejores deseos. Entonces en este punto te planteas ¿Desde donde vendrá la masa que tengo entre mis manos? ¿Por cuantos hogares ha pasado, sentimientos, deseos...? Realmente es como una herencia, como la herencia invisible que te dejan tus antepasados y que  tanto marca en tu vida.

Yo este bizcocho lo hice la semana pasada y debo decir que está muy rico, lleva entre sus ingredientes ese sabor antiguo que tantas veces buscamos en las tiendas y que luego no está.

Bizcocho de las Carmelitas Descalzas de Sevilla

Jueves:  colocar la masa que has recibido en un recipiente grande. Añadir un vaso de azúcar y otro de harina, sin removerlo.
Viernes: removerlo.
Sábado: no tocarlo.
Domingo: no tocarlo.
Lunes: añadir un vaso de azúcar, otro de leche y otro de harina, sin removerlo.
Martes: removerlo hasta dejarlo homogéneo.
Miércoles: no tocarlo.
Jueves: no tocarlo.
Viernes: no tocarlo.
Sábado:  después de tantos días de duro trabajo que nos ha dado la receta...Retirar las tres porciones que vas a entregar a tres personas especiales y empezar con la segunda parte de la elaboración.

Por cierto a cada persona le sale su masa de una manera especial, para daros un ejemplo, mi tía me dio una masa líquida y a mí me quedó cementosa (como se puede apreciar en la foto).

En la segunda parte de la elaboración, añadimos los siguientes ingredientes:

  • 2 vasos de los de vino de harina
  • 1 vaso de aceite
  • 1 vaso de azúcar (yo realmente esté vaso no lo eché, en mi opinión ya tiene bastante azúcar)
  • 1 vaso de frutos secos (yo puse daditos de almendras)
  • 1 vaso de leche
  • 1 cucharadita pequeña de bicarbonato
  • 2 huevos
  • 1 manzana troceada (las manzanas reinetas van muy bien para los dulces)
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de vainilla

Horneado: introducirlo estando ya precalentado a 180º C unos 30-40 minutos.


Si por alguna mágica razón os llega esta receta a vuestras manos, por favor no dejéis de hacerla, os transportará a otro tiempo.








lunes, 13 de febrero de 2012

Tarta de Amor

Para celebrar el día del amor (no sólo de los enamorados) os presento una tarta de fresas y nata.

¿Alguien podría decirme lo que es el amor? Creo que no somos capaces de percibir todo  lo que abarca dicho sentimiento.

Amor no es sólo tener una pareja,  un viaje sorpresa, una cena romántica, un abrazo… el amor es más que eso. El amor es cuando te levantas de la cama y te sientes completa, cuando cierras los ojos, respiras profundamente y sonríes para ti, cuando preparas una cena especial donde sólo habrá una comensal… Ese es el amor que se les ha olvidado enseñarnos y a nosotros aprender: el amor a nosotros mismos.

Por eso solteras o casadas, viudas o divorcias, todas las personas tendríamos que celebrar el día del Amor!!!

Para mí,  preparar esta tarta ha sido algo muy especial, en su interior lleva esencia del amor más puro y sincero: el amor a la vida y el amor al amor.

 Por cierto, ha sido mi primer encargo remunerado oficial!!!!

Tarta de amor

Ingredientes:

(Bizcocho)

·           4 vasos de los de vino de harina
·           1 vaso de azúcar moreno, le dará un tono mas tostados
·          2 vasos aceite
·          2 vasos de leche
·          1 pzca de vainilla
·          ½ cucharadita de bicarbonato
·          2 huevos
   --
·          Brandy

(Relleno y cobertura)

·          250 ml. nata para montar
·          3 cucharadas de azúcar blanca
·          500 gr. de fresas

(Almíbar)

·          Zumo 1 limón
·          5 cucharadas de azúcar blanca
·          ½ vaso de agua

 Preparación:

Lo primero de todo es hacer el bizcocho, mezclamos primero los ingredientes sólidos (recordar tamizar la harina, eso hará que eliminemos las impurezas que pueda llevar y le dará una textura más esponjosa),  poco a poco los líquidos. Cuando todo está bien batido lo introducimos al horno precalentado a 180º unos 30-45 minutos, hasta que se vea dorado y al pinchar la masa salga el utensilio utilizado limpio.

Se deja enfriar y se hace un corte horizontal para introducirle el relleno. Truco: yo hice dos bizcochos iguales de menor cantidad y los superpuse uno encima de otro.

Para realizar el relleno, habrá que montar la nata y preparar las fresas. De las fresas hay que elegir cuales irán en el relleno y cuales en la cobertura, las que serán para el relleno se trituran con la batidora y un poco de azúcar, se reserva y montamos la nata.

Es verdad que hay que tener cuidado para montarla, pero no es imposible. Algo muy importante en la cocina es no tener miedo a lo que pueda salir, todo es experimentar, es verdad que a veces no sale a la primera, pero eso no es motivo para no atreverse.

A tener en cuenta para montar nata: que esté bien fría, no hacer toda la cantidad a la vez, porque si se corta habremos desperdiciado mucha nata y algo súper importante: tener unas varillas eléctricas que hagan el trabajo por ti, jejeje…

Desde aquí alabo a esas mujeres, digo mujeres porque antiguamente era raro ver a un hombre en la cocina, que han sido capaces de montar mahonesa, merengue o nata a mano, eso es para quitarse el sombrero y en algún momento lo intentaré, lo prometo, pero ahora disfruto de los adelantos de mi época y uso las varillas eléctricas.

Volvamos a la receta. Empezar a montar la nata y cuando veáis que su textura se vuelve más cremosa añadirle poco a poco (sin parar de batir) el azúcar. Una vez montada, también sin parar de batir añadirle las fresas trituradas. Muy importante, una vez montada la nata no lo batáis mucho que se lía.

Para hacer el almíbar, en un cazo colocar los tres ingredientes y llevar a ebullición, debe cocer a fuego lento unos 15-20 minutos, veréis que poco a poco tomará un color dorado y empezará a ser más espeso. Retirar del fuego y dejarlo enfriar.

Montaje de la tarta:

Tomamos la parte inferior del bizcocho y se emborracha con un poco de brandy, que no se quede humedecido, sólo queremos que tenga aroma. Colocar encima parte de la nata montada con fresas, repartir bien el relleno para que quede lo más igualado posible. Poner la otra parte de bizcocho y cubrir toda la tarta con la nata sobrante.

Las fresas que irán en la parte superior pueden ir troceadas, como se ve en la fotografía o por mitades. En mi opinión de esta manera se cubre mejor toda la parte superior de la tarta y las tonalidades de rojo se entrelazan.

Una vez colocadas pasamos el almíbar por encima con un pincel o cucharita. Por último, limpiar el plato de la presentación que seguro se ha llenado de nata y almíbar, que os conozco.



Feliz día del Amor a todos y que os guste la receta!!!

domingo, 12 de febrero de 2012

Ochitos de Anís

Este es el dulce favorito de mi madre, “Los Ochitos de Anís”, son pastas de té con mantequilla y  anises en grano.  ¿Se llamarán así realmente? Pues la verdad es que desde pequeña los he conocido con este nombre y sería tontería cambiárselo ahora.

La historia de cómo empecé a hacerlos me resulta entrañable. Mi madre siempre tiene una caja de lata con estas pastas en el salón, uno de sus placeres es tomarse una pasta después de comer y saborearla lentamente, esta receta tiene la peculiaridad de dejarte un sabor anisado por bastante tiempo en la boca que resulta muy placentero. Un día estaba comiendo con mis padres y al terminar se me antojó un ochito, bueno la verdad es que fueron dos, cuando abrí la caja descubrí que sólo quedaban esos. Me los comí y cuando mi madre me explicó que ella se tomaba uno cada día, muy ufana le dije: “Pues esta tarde no” y a ella le hizo mucha gracia, riéndose a carcajadas.

Sé que puede sonar egoísta y frío, pero lo que ella no sabía es que esa tarde iba ser yo quien le prepararía este dulce, con todo mi amor y alegría. Esta conversación quedó como una anécdota y ella se marchó a unos asuntos,  unas horas después le dije que antes de que llegara a su casa, por favor pasara por  la mía. Cuando me vio llegar con su caja de pastas llena  de ochitos no se lo creía, me regañaba por haberme gastado un dineral en la pastelería... Pero cuando los probó entendió que no eran comprados sino que los había hecho yo y que eran una delicia.

Desde entonces la caja de pastas de mi madre siempre está llena y yo soy su proveedora oficial, jejeje...

Muchas gracias mamá por estar ahí, apoyándome e incitándome a seguir mis sueños y a disfrutarlos. Esta receta te la dedico con todo mi corazón.


Ochitos de anís


Ingredientes:

  • 500 gr. de harina tamizada
  • 300 gr. mantequilla
  • 150 gr. azúcar glass
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita vainilla en polvo
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas soperas de anises en grano
  • 3 o 4 cucharadas de azúcar blanca

Preparación:

 La mantequilla es lo primero que trabajaremos, debe estar a temperatura ambiente, la batimos hasta que se quede a punto de pomada con el azúcar, la sal y la vainilla. Posteriormente le introducimos el huevo y sin parar de batir se le añade muy poco a poco la harina anteriormente tamizada. Me encanta esta receta por la textura que toma la masa, es tan sutil y esponjosa que tiene un sonido especial. Cuando ya hemos incorporado toda la harina,  repetimos la operación con los anises en grano.

 A esta masa le sienta muy bien reposar como una hora en la nevera. Una vez transcurrida esa hora, tomaremos de la masa pequeñas porciones e iremos haciendo la forma peculiar del 8, de ahí su nombre coloquial, las rebozamos en el azúcar blanca por la parte superior y las colocamos en la bandeja de hornear.

Horneado:

El horno tiene que estar bien caliente, las bandejas de pastas estarán dentro de él como uno diez minutos a 220º C, con la opción de arriba y abajo, si así es vuestro horno. El truco para saber si una pasta o galleta está hecha, será que empezaréis a verla tostada por debajo.

Con esta receta sale bastante cantidad y se conservan durante mucho tiempo como el primer día, lo ideal... En una caja de lata. Si se hace en verano la masa debe estar bien fría, sino cuando se introduce al horno se queda hecho una torta homogénea, pura experiencia.

Espero que os guste!!!

miércoles, 8 de febrero de 2012

Cortadillos de Cidra

Celebro las 303 visitas que he obtenido en cuatro días de la mejor forma, empezando con las recetas de mi vida.

Sabía desde el principio cúal sería la primera, "Los Cortadillos de Cidra". Su historia es muy antigua unos dicen que son típicos de Cádiz, otros de Sevilla, otros de Huelva... yo lo único que sé es que eran los dulces favoritos de mi padre y en Navidades no podían faltar en la bandeja de los turrones y polvorones.

Por ello quiero dedicar esta receta a mi padre.

Cortadillos de Cidra

Ingredientes:
  • 500 gr. de harina tamizada
  •  250 gr. de manteca de cerdo
  • 125 gr. de azúcar glass
  • 30 cl. de agua
  • 500 gr. de dulce de cabello de ángel
  • ralladura de un limón
  • 1/2 cuchadarita de canela en polvo
Preparación:

Colocaremos en un recipiente grande, la harina tamizada, el azúcar glass, la manteca (que esté a temperatura ambiente) y el agua. Se mezcla todo hasta obtener una masa compacta y homogénea, se deja reposar mientras se prepara el relleno.

A parte en otro recipiente, se mezcla el cabello de ángel, la ralladura de limón y la canela.

Ahora ya se monta el dulce: la masa se divide en dos partes iguales, se hará a modo de sándwich, primero extenderemos una de esas partes en la bandeja donde se vaya a hornear, extendiéndola para que quede lo más uniforme posible en el grosor. Cuando ya esté bien repartida en la bandeja, se coloca por encima el relleno, también repartiéndolo por todos los lados por igual.

Con la otra parte de la masa, se realiza el mismo procedimiento, se extiende bien hasta conseguir un grosor igualado. Yo recomiendo realizarlo sobre una tabla enharinada para que no se adhiera, porque si intentamos extenderla encima de lo ya preparado se puede malograr. Cuando ya más o menos tiene el mismo tamaño que la bandeja, se coloca encima y se termina de igualar.

Horneado:

El horno debe estar precalentado, a bastante temperatura, cuando ya se meta la bandeja lo bajamos a 150º, en el caso de mi horno, con la opción de arriba y abajo, para que se haga poco a poco, se tiene así durante una hora.

Para finalizar:
Lo dejamos enfriar y cuando esté listo se corta en cuadrados de 5x5 cm. (más o menos) y se le espolvorea azúcar glass por encima.

Espero que disfrutéis de tan lindo manjar.