sábado, 28 de enero de 2012

Un comienzo con historia...

Quiero abrir este blog con un poco de historia, la historia de mi familia que me ha llevado hasta aquí:
Aquí está, la imagen de mis antepasados, pasteleros reconocidos en Madrid. Esta fotografía es el regalo de reyes de este año 2.012, pero creo que nos tenemos que remontar unos años atrás…


Son finales del siglo XIX, principios del XX y de derecha izquierda nos encontramos con el matrimonio Paul Benito, mis tatarabuelos, llamados Benito Paul y Narcisa Benito Benito, curioso juego de nombres... Seguidamente están sus empleados de la pastelería y entre ellos, dos hijos de dicho matrimonio.
Si tengo que decir la verdad, no sé desde cuando tenían el establecimiento y cuando dejó de ser suyo, sólo queda esta instantánea, algunas bandejas grabadas e historias de familia...
Esta es la historia que mí tía cuenta a mi padre cuando le entrega esta foto. Sabíamos de la existencia de dicha instantánea desde hace unos años, pero las cosas del destino… no llegó esta foto a nuestras manos hasta este 5 de enero. Este día mi tía fue a visitar a mi padre al hospital donde estaba ingresado para pasar sus últimas semanas de vida ,debido a un cáncer muy extendido.
Cuando mi tía le entregó la foto, no sabía la importancia que esta imagen en blanco y negro iba a tener para toda  nuestra familia y en especial para mí. Eso le dijo mi madre y cuanta razón llevaba.
A la misma hora en otro punto de Madrid yo tomaba por fin la decisión de abrir este blog y empezar a formalizar mi sueño: ser pastelera, tener un lugar donde mostrar mis creaciones y ofrecerlas a un público que busca un sabor más tradicional y artesano que los dulces que hoy en día conocemos.
Yo necesitaba esta fuerza, la fuerza de esta familia que me dice “Adelante, lo llevas en la sangre, por eso cuando te plantas en la cocina sabes lo que tienes que hacer, qué cantidad echar de ingredientes y qué amor ponerle al realizarlos”.
Cuando entré a la habitación del hospital y vi una foto antigua en las manos de mi padre, supe que era ella, sólo podía llorar de alegría,  por fin había llegado a mí.

Cada vez que elaboraba una receta sentía el apoyo de mis antepasados, poder tener esa foto era un orgullo y un gran regalo.
Esa misma tarde investigando en documentos antiguos y hemerotecas, mi hermano descubrió una noticia publicada el 5 de enero de 1910 en el periódico "El Liberal" y en "Abc" ¿Casualidad en la fecha o magia? Trascribo dicha noticia:
“Hoy y mañana serán días de verdadero júbilo en la pastelería establecida desde 1865, en la calle el pez número 9.  Esta casa, cuyo crédito y respetabilidad han llegado a la mayor altura, se propone este año ofrecer los clásicos roscones de reyes con sorpresas, que ningún otro establecimiento ofrecerá. Bien merecen los esfuerzos de nuestro amigo Sr. Barquín la predilección que el público dispensa a su acreditada casa”.
Como comprenderéis estas son las cosas por las que sigo creyendo en la sincronicidad y en el destino… Tras este tiempo de gestación aquí presento mi primer proyecto como pastelera: un blog “Los Dulces De Mi Vida”, dedicado a mi familia y en especial a mi padre, goloso por excelencia que me apoyó y apoya allá donde esté a seguir con este dulce sueño.

Espero que os guste y bienvenidos!!!!